Tiene una masa equivalente a 200 soles

Descubren un nuevo tipo de supernova jamás vista en el universo

La estrella supernova 2016iet ha eliminado a su estrella madre, para los astrónomos supone un acontecimiento histórico que ayuda a comprender como mueren las estrellas

Foto: Supernova SN2016iet (Observatorio Gemini)
Supernova SN2016iet (Observatorio Gemini)

Para muchos apasionados del espacio, la muerte de las grandes estrellas siempre ha sido un misterio, al menos hasta ahora, ya que un articulo del Observatorio Gemini revela cómo la estrella supernova 2016iet, situada a 1.000 millones de años luz, ha eliminado a su estrella madre. Para los astrónomos este hecho es un acontecimiento histórico que ayuda a comprender cómo mueren las estrellas más masivas, aquellas con una masa superior a 10 veces la del Sol, y cómo se desarrolló el universo en sus orígenes.

Los datos de este descubrimiento han sido proporcionados por el telescopio Gemini North situado en Maunakea, Hawai. Gracias a Gemini se ha podido conocer información como la distancia o la composición de la estrella. "Los datos de Gemini nos permitieron estudiar SN 2016iet durante más de 800 días después de su descubrimiento, cuando ya se había atenuado a la centésima parte de su máximo brillo", explica Edo Berger del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Chris Davis, director del programa National Science Foundation, añade: “Estas observaciones del telescopio Gemini demuestran la importancia de estudiar los cambios en el universo. Buscar en el cielo eventos explosivos repentinos, observarlos rápidamente y poder monitorizarlos durante días, semanas, meses y, a veces, incluso años, es fundamental para tener una visión global de este tipo de fenómenos".

Descubrimiento sin precedentes

Según los datos de Gemini y otros satélites, la estrella comenzó su vida con una masa equivalente a 200 soles, por lo que su explosión es una de las más masivas y poderosas jamás observadas. Asimismo, el astro estaba ubicado en un espacio con pocas estrellas, lo que es inusual para una tan masiva. “A pesar de buscar durante décadas entre miles de supernovas, esta es diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes. A veces vemos algunas que son inusuales en un aspecto, pero por lo demás son normales; esta es única en todo" explica Davis.

SN 2016iet es diferente por multitud de factores, entre ellos destaca su gran energía o el entorno pobre en elementos pesados que la rodea. “Cuando nos dimos cuenta por primera vez de lo inusual que era SN 2016iet, me pregunté si algo había salido terriblemente mal con nuestros datos´, declara Sebastián Gómez, investigador del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, y autor principal de la investigación publicada en la revista especializada The Astrophysical Journal.

La estrella se formó a unos 54.000 años luz de distancia del centro de su galaxia enana. "Cómo se puede formar una estrella tan masiva en completo aislamiento sigue siendo un misterio", explica Gómez. "En nuestro vecindario cósmico local, solo conocemos algunas estrellas que se acercan al tamaño de masa de SN 2016iet, pero todas ellas viven en cúmulos masivos con miles de otras estrellas", añade.

Galaxia (Pixabay)
Galaxia (Pixabay)

En cuanto a la larga duración de la supernova o la lenta evolución de su brillo, el equipo de astrónomos cree que la estrella progenitora expulsó su propia materia al entorno circundante a una tasa de aproximadamente tres veces la masa del Sol por año durante una década. “La mayoría de las supernovas se desvanecen y se vuelven invisibles contra el resplandor de sus galaxias anfitrionas en unos pocos meses. Pero SN 2016iet era tan brillante y tan aislada que podremos estudiar su evolución en los años venideros ”, afirma Gómez.

Hasta ahora se desconocía la existencia de estrellas supermasivas con estas características, por lo que el descubrimiento y las posteriores observaciones de SN 2016iet han ayudado a esclarecer las investigaciones. "El papel de Gémini en este sorprendente descubrimiento es muy significativo", señala Gómez, "ya que nos ayuda a comprender mejor cómo se desarrolló el universo primitivo después de sus 'edades oscuras', (cuando todavía no existían estrellas en el firmamento) hasta convertirse en el magnífico universo que podemos observar hoy", concluye.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios