el 93% de los españoles respira aire peligroso

Uno de cada cuatro enfermos de corazón muere por la contaminación del aire

Nueve de cada diez personas en todo el mundo respiran un aire que no es seguro para la salud, según los límites marcados por la OMS

Foto: Nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado (EFE/Roman Pilipey)
Nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado (EFE/Roman Pilipey)

Si la Organización Mundial de la Salud no miente, y no tiene por qué hacerlo, los datos son estremecedores: la contaminación del aire mata cada año a siete millones de personas, de las que 1,5 millones corresponden a enfermos del corazón y 1,4 millones a ictus. Acabar con la polución es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la sociedad mundial y la propia OMS lo ha denominado como el “nuevo tabaco”.

Las partículas que se suspenden en el aire, ya sean sólidas o líquidas, son los productos contaminantes que tienen un mayor impacto en el medio ambiente, sobre todo las que miden menos de 2,5 milimicras. En ese grupo se encuentra el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno o el dióxido de azufre.

Según el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC) “todas estas sustancias vician el aire, haciéndolo insalubre y peligroso. Su paso a la sangre, a través de la barrera alveolar, favorece el desarrollo de cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, arritmias graves que pueden generar en parada cardiocirculatoria, ictus, tromboembolismo pulmonar y sistémico, trombosis venosa profunda y arterioesclerosis acelerada”.

Hay que cambiar las ciudades

El doctor Palma recuerda que “la enfermedad coronaria y el ictus representan el 80% de todas las muertes debidas a la contaminación ambiental”, por lo que toma mayor importancia si cabe acabar cuanto antes con los contaminantes como el tráfico rodado. Según algunos estudios que cita la Sociedad Española de Cardiología, los vehículos son responsables de entre un 70 y un 80% de la contaminación por partículas en suspensión de menos de 2,5 micras, lo que impacta directamente sobre la salud de la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye a la contaminación del aire alrededor de siete millones de muertes cada año en el mundo

Según el vicepresidente de la FEC, “se ha estudiado que los aumentos de esas partículas en el aire incrementan el riesgo de morir por cualquier causa y, en especial, de fallecer por enfermedades del aparato circulatorio y cáncer de pulmón.

Los vehículos más contaminantes son los que cuentan con motores diésel antiguos, los que no están provistos de catalizadores selectivos. Limitar y acabar con el tráfico rodado de esos vehículos es una de las soluciones y el Gobierno se basa en esos datos para poner fecha al fin de las ventas de vehículos contaminantes: el año 2040.

Palma señala que “el 93% de la población española respira un aire que excede los límites considerados como peligrosos” y concluye que “la salud cardiovascular y respiratoria de la población será mejor cuantos más bajos sean los niveles de contaminación del aire”.

Para analizar esta problemática, la Fundación Española del Corazón celebra el próximo lunes 26 la jornada “Impacto de la calidad del aire en la salud cardiovascular”. En el encuentro participarán expertos en el área de las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como responsables en definir y aplicar políticas de salud y medioambientales con el objetivo de sensibilizar y orientar sobre un tema de máxima importancia y actualidad.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios