siguiendo las actuales tendencias en el país

Esto hará el cambio climático con la España de 2050: Galicia sin lluvia y la Meseta 'on fire'

Esto es lo que ocurre cuando se aplica un modelo climático a las actuales tendencias en temperatura y precipitaciones. Los objetivos del Acuerdo de París no se cumplen ni de broma

Foto: El incremento de temperaturas de España en 2050. (Imagen: EC/EFE)
El incremento de temperaturas de España en 2050. (Imagen: EC/EFE)

El año 2050 no está tan lejos. Para entonces, puede que los coches contaminantes lleven décadas sin entrar en el centro de Madrid, puede que toda la electricidad que necesita España proceda de fuentes renovables y que cada edificio sea inteligente, neutro y acabe absorbiendo más CO2 del que alguna vez generó. Pero aun así, nada nos garantiza que no acabemos sufriendo las peores consecuencias del cambio climático.

El Acuerdo de París suscrito en diciembre de 2015 tenía el objetivo común de que la temperatura del planeta en 2100 no superara los 2ºC con respecto de la época preindustrial. Más recientemente, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU exigió aún más esfuerzos para reducir este aumento hasta los 1,5ºC. Lográndolo, se evitarían consecuencias tan indeseables como la extinción de especies, pérdida de litorales o una mayor probabilidad de fenómenos extremos como olas de calor, sequías o inundaciones, como las recientemente acontecidas en Mallorca o Málaga.

Aún no sabemos qué harán España y los otros 194 países, pero sí podemos adivinar qué ocurrirá si las cosas siguen como hasta ahora. Sabíamos que con la reducción de emisiones a la que se comprometieron los distintos países en París, la temperatura a nivel global en 2100 aumentaría en 2,6ºC. Ahora, un nuevo estudio elaborado por el Observatorio de Sostenibilidad aplicando el modelo climático CCSM4 muestra que España ya alcanzaría ese aumento a mitad de camino, en el año 2050.

Los diferentes escenarios de emisiones a 2100 que maneja el IPCC de la ONU. (Fuss et al.)
Los diferentes escenarios de emisiones a 2100 que maneja el IPCC de la ONU. (Fuss et al.)

El trabajo se sitúa en el peor escenario posible (el llamado RCP8.5), que es el que manejan los científicos climáticos para valorar qué ocurriría si en el futuro siguiéramos manteniendo una dependencia de los combustibles fósiles. Claro que tampoco es que este escenario sea totalmente descabellado. "Entre 2016 y 2017, España aumentó sus emisiones un 4,4%, lo que señala que no se ha producido una descarbonización de su economía", dice el informe basándose en datos oficiales.

Entre 2016 y 2017, España aumentó sus emisiones un 4,4%, lo que señala que no se ha producido una descarbonización de su economía

Salvo la Comunidad Valenciana, que redujo sus emisiones de efecto invernadero un 0,07%, todas las demás comunidades autónomas de España las aumentaron. Algunas, como Navarra o Castilla y León, lo hicieron marginalmente (menos de un 0,5% de aumento); otras, como Murcia, Asturias o Aragón, en más de un 10% con respecto a 2016. Solo las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla registraron un descenso.

Nuevo mapa de precipitaciones

En 2050, solo las Canarias occidentales, la Comunidad Valenciana y Navarra experimentarán incrementos positivos en las precipitaciones. Como explica el informe, esta ganancia en lluvias será muy moderada y probablemente se distribuyan irregularmente, "por lo que los fenómenos de inundaciones asociados a gota fría se harán más intensos y frecuentes".

En el resto de España asistiremos a una reducción de la precipitación, especialmente grave en el cuadrante noroeste. "Las lluvias se harán más escasas precisamente donde más llueve, alcanzando reducciones máximas en la Galicia interior, Lugo y Ourense, con reducciones de más de 500 mm anuales, lo que supone llevar su precipitación media anual a valores inferiores a la mitad de la actual", dicen desde el Observatorio de Sostenibilidad.

La imagen histórica de bosques mixtos caducifolios y prados que viene a la cabeza al pensar en Galicia podría dar paso a una estampa de bosques más parecidos a los que actualmente observamos en Alicante o Murcia.

La Mancha será la nueva sartén

Si el objetivo es no aumentar la temperatura en 1,5ºC, en España solamente A Coruña estaría dentro de la zona de seguridad. Pese a ser la región de España donde menos subiría el termómetro, aumentaría en 1,5ºC para 2050, lo que reduce al máximo su margen de error. Solo esta provincia y las islas estarían por debajo de los 2ºC, el resto del país pasaría de largo las previsiones incrementando sus temperaturas hasta los 3,1ºC.

Según uno de los escenarios más negativos posible en caso de no reducirse el actual ritmo de emisiones atmosféricas, "el incremento será mayor principalmente en las áreas más interiores, con máximos en el área que se extiende por el sistema central, la mayor parte de Castilla-La Mancha, Extremadura y norte de Andalucía, donde no bajará de los 3ºC de incremento", dice el estudio.

Para evitar, o al menos atenuar, estas consecuencias, el volantazo deberá ser muy serio. Precisamente ayer, el Parlamento Europeo solicitó a la Comisión una estrategia de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para toda Europa en el año 2050.

La petición se complementa con recortes de emisiones más ambiciosos para dentro de 12 años. De una reducción del 40% a una del 55% en 2030.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios