tumban el mito más usado por los 'magufos'

¿Quiere usted duplicar su riesgo de morir de cáncer? Añada pseudoterapias al tratamiento

No hace falta que las terapias alternativas reemplacen al tratamiento oncológico para ser dañinas, basta con que lo complementen según un estudio publicado en la revista 'JAMA'

Foto: Productos homeopáticos pueden encontrarse en cualquier farmacia. (EC)
Productos homeopáticos pueden encontrarse en cualquier farmacia. (EC)

Si alguna vez ha tenido alguna dolencia menor, como una infección de garganta, probablemente alguien cercano le habrá recomendado añadir a los antibióticos un vaso de leche caliente con miel para mejorar su pronóstico. En el caso del cáncer, esta situación se multiplica exponencialmente y al paciente de repente le recomiendan homeopatía, suplementos minerales o cambios en la dieta.

Eso sí, los promotores de terapias alternativas suelen empezar sus filípicas con un "no abandones el tratamiento" para, paradójicamente, curarse en salud. En esa zona gris operan y nadie puede demandarlos.

Ahora, un nuevo estudio publicado en 'JAMA Oncology' ha descubierto que estas pseudoterapias alternativas y complementarias al tratamiento oncológico no sólo no mejoran el pronóstico en cuatro tipos de cáncer comunes y generalmente tratables, sino que duplican las posibilidades de acabar falleciendo.

Los autores, Skyler Johnson y James Yu de la Facultad de Medicina de Yale (Estados Unidos) compararon a 258 pacientes de cáncer de mama, próstata, pulmón o colon en fase no metastática que habían hecho uso de pseudoterapias con otros 1.032 que, diagnosticados con los mismos tumores, se habían adherido sólo al tratamiento convencional, es decir: radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal o cirugía.

Departamento de radioterapia en Japón (EFE/EPA)
Departamento de radioterapia en Japón (EFE/EPA)

La conclusión del estudio es demoledora: "Los pacientes que recibieron terapias complementarias eran más proclives a rechazar una terapia convencional adicional contra el cáncer y tenían un riesgo de muerte más elevado", explican los autores. Las terapias no probadas por la ciencia incluían hierbas y otros componentes botánicos, medicina tradicional china, homeopatía, naturopatía o dietas especializadas.

Para la creciente industria que aprovecha la zozobra que provoca un diagnóstico de cáncer para colocar sus productos, la coletilla de la complementariedad es un salvavidas. Por ejemplo, la Escuela de Descodificación Biológica Original, que asegura que las causas que subyacen al cáncer son conflictos emocionales, acaba sus comunicados con una aclaración tal que así: "La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos".

El estudio de JAMA muestra que este tipo de terapias no son sólo un sacadero de cuartos para enfermos desesperados, sino que predisponen a muchos pacientes a retrasar o discontinuar el tratamiento oncológico convencional. Incluso en los casos en los que todo se hizo correctamente, el uso de pseudoterapias no tenía una incidencia significativa en la supervivencia a los cinco años.

Si quiere aumentar el riesgo de muerte, escoja la mano de la derecha (o ambas)
Si quiere aumentar el riesgo de muerte, escoja la mano de la derecha (o ambas)

Los autores reconocen que el estudio tiene, no obstante, sus limitaciones. La más relevante es que "el uso de terapias complementarias probablemente está infradeterminado, dado que los pacientes dudan a la hora de informar sobre su uso a los médicos". Algunas de las encuestas que manejaban señalan que hasta dos terceras partes de los pacientes con cáncer creen que ese tipo de terapias pueden prolongar su vida y uno de cada tres espera que lleguen a librarles de la enfermedad.

Pero en los casos en que la terapia convencional no se abandona, cualquier uso extra de medicina ayurvédica o Qi Gong suele quedar oculto a ojos del oncólogo. "Es posible que los médicos documenten más el uso de terapias alternativas cuando son notables y resultan en el rechazo de la terapia convencional".

Por último, ambos autores, aunque ponen la mano en el fuego "por la integridad de los datos y la precisión en su análisis", declaran que el estudio fue financiado por algunas de las empresas que fabrican instrumentos de radioterapia para el tratamiento del cáncer como Johnson&Johnson, Medtronic, 21st Century Oncology o Pfizer.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios