es el cigarrillo electrónico de silicon valley

JUUL, el USB con nicotina: aún no se vende en España pero ya asusta a padres y médicos

Un nuevo estudio realizado en EEUU revela que los adolescentes están adquiriendo este nuevo dispositivo, bautizado como "el iPhone de los cigarrillos electrónicos"

Foto: Un Juul y varias recargas (Juul Labs)
Un Juul y varias recargas (Juul Labs)

La industria tabacalera lleva años tratando de encontrar una solución a su crisis de reputación, y esa solución pasa por crear nuevos productos que sean percibidos como menos nocivos que el propio tabaco. Así, durante años, los cigarrillos electrónicos han ido perfeccionándose, cambiando de tamaño, de forma, de sabores... incluso de tecnología. Pero los viejos modelos con forma de cigarrillo no han tenido demasiado éxito a la hora de convertir a los fumadores en vapeadores. Tan sólo Marlboro está haciendo progresos con su IQOS, del que declaran haber vendido 100.000 unidades.

Sin embargo, la auténtica sensación en Estados Unidos es JUUL, un aparato que no parece un cigarrillo sino una memoria USB. De hecho, lo es. También echa menos humo que los cigarrillos electrónicos convencionales, pero cada una de sus pequeñas cargas, o JUULpods, equivale a una cajetilla. Esta característica está provocando que los adolescentes lo estén adquiriendo masivamente. Piénselo, si fuese usted un chico de 15 años que comienza a fumar a escondidas de sus padres o maestros... ¿optaría por algo que echa humo y se parece físicamente a un cigarro?

Esta semana, investigadores de la Universidad del Sur de California (USC) han presentado en la revista 'Drug and Alcohol Dependence' los resultados de su estudio analizando el uso de este nuevo producto. Gracias a una beca del Instituto Nacional del Cáncer, Jon-Patrick Allem y sus compañeros de la Facultad de Medicina analizaron más de 80.000 tuits para estudiar la recepción que había tenido Juul entre el público estadounidense.

Pese a que el producto está enfocado como 'alternativa al tabaco', los científicos descubrieron que quienes verdaderamente lo estaban usando no eran ex-fumadores sino estudiantes de secundaria e incluso de primaria. "Encontramos a gente joven usando JUUL en los recreos, en clases, en los baños, en la biblioteca, en los descansos y en clase de gimnasia", dijo Allen. "Los vapores de JUUL se disipan rápido, no como las delatoras humaredas de los otros cigarrillos electrónicos, por tanto es una forma para que los chavales puedan usar nicotina sin ser detectados".

El dispositivo se recarga con un USB.
El dispositivo se recarga con un USB.

El dispositivo lleva dos años en el mercado y ya acapara casi la mitad del mercado de cigarrillos electrónicos. Lo llaman de dos formas: "El fenómeno más extendido del que nunca has oído hablar" y "el iPhone de los cigarrillos electrónicos". Al igual que el 'smartphone' de Apple, este USB con nicotina propone una solución estilosa y que pase sólo por sus propios recambios, nada de comprar botecitos con líquido que uno mismo tiene que andar rellenando. La apuesta por la discreción parece estar funcionando.

Los fundadores de JUUL Labs, Adam Bowen y James Monsees, son puro Silicon Valley. Ambos son físicos y posgrados en Diseño de Producto en Stanford. Todo lo que rodea al cacharro recuerda a los esfuerzos de 'marketing' de Apple: las opciones, los precios o el nombre de los sabores (de Tabaco Virginia a Creme Brulée) parecen más vinculados a un artefacto tecnológico que a la sucia industria tabaquera.

Pese a que aún no ha llegado a Europa, la onda expansiva que está suponiendo este nuevo producto tiene a los médicos españoles en ascuas. Hace unas semanas, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia advirtió durante su congreso anual de su llegada. "JUUL es lo que viene", dijo Andrés Zamorano, vicepresidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios