no vivir en los árboles les salvó las plumas

Así sobrevivieron estos pájaros al temible meteorito que acabó con los dinosaurios

El asteroide de Chicxulub acabó hace 66 millones de años con el 75% de las especies vivas en el planeta. Sin embargo, unas pocas especies de ave escaparon a la extinción

Foto:  Ilustración: Phillip M. Krzeminski
Ilustración: Phillip M. Krzeminski

Al norte de la península mexicana de Yucatán, los investigadores Antonio Camargo Zanoguera y Glen Penfield descubrieron en los años setenta un enorme cráter, que bautizaron como de Chicxulub, mientras buscaban recursos petrolíferos en la zona. Años más tarde supimos que aquel impacto, causado por un meteorito de al menos diez kilómetros de diámetro, es el mismo que erradicó a los dinosaurios de la faz de la Tierra hace 66 millones de años.

Aquel impacto acabó con cerca del 75% de las especies del planeta, incluyendo también a los reptiles voladores (pterosaurios), acuáticos y hasta a los ammonites. Sin embargo, unas cuantas especies de aves sobrevivieron a la Extinción Masiva del Cretácico-Paleogeno, una de las más devastadoras de la historia del planeta y ahora unos investigadores de la Universidad de Bath (Reino Unido) han descubierto por qué.

En un trabajo publicado en 'Current Biology', Daniel Field y sus compañeros analizan múltiples evidencias, como el registro fósil de plantas o la ecología de aves antiguas y modernas, para descubrir que las únicas supervivientes a la catástrofe fueron las aves que vivían en el suelo, no en los árboles. La principal razón es que el impacto del asteroide provocó una destrucción de bosques a escala global que tardaron miles de años en recuperarse.

"Partimos de una variedad de aproximaciones diferentes hasta lograr reunir esta historia", dice Field, paleoantropólogo en el Centro Milner para la Evolución de la universidad británica. "Concluimos que la devastación de los bosques después del impacto del asteroide explica por qué las aves que habitan en los árboles no sobrevivieron a este evento de extinción". Al parecer, los antepasados ​​de las aves modernas que actualmente viven en los árboles no se desplazaron hasta ellos hasta que los bosques se recuperaron de los efectos del meteorito.

En las ilustraciones que se realizaban del impacto del Chicxulub siempre aparecían pterosaurios, una especie que desapareció en aquella época (Wikimedia Commons)
En las ilustraciones que se realizaban del impacto del Chicxulub siempre aparecían pterosaurios, una especie que desapareció en aquella época (Wikimedia Commons)

El posterior análisis del registro de fósiles de plantas confirmó también que los bosques de todo el mundo colapsaron a raíz del impacto. Luego, Field y su equipo estudiaron la evolución de las aves vivas actualmente y sus hábitos ecológicos para rastrear cómo éstos habían cambiado a lo largo de la historia. Estos análisis mostraron que el ancestro común más reciente de todas las aves vivas probablemente vivió en el suelo.

Esto contrasta con la evidencia de que muchas especies de ave de las que vivieron al final de la era de los dinosaurios mostraban el hábito de vivir en los árboles. Sin embargo, ninguna de ellas sobrevivió a la extinción del Cretácico para evolucionar hacia los tipos de pájaro que conocemos actualmente.

"Hoy en día, las aves son el grupo de animales vertebrados terrestres más diverso globalmente: hay casi 11.000 especies", explica Field. "Solo un puñado de linajes ancestrales de aves logró sobrevivir al evento de extinción masiva de hace 66 millones de años, y toda la asombrosa diversidad de aves vivas de hoy en día puede rastrearse hasta estos antiguos supervivientes".

El análisis de los investigadores sobre las aves que han llegado hasta nuestros días (Current Biology)
El análisis de los investigadores sobre las aves que han llegado hasta nuestros días (Current Biology)

Los hallazgos ilustran, una vez más, la tremenda influencia de los principales eventos de extinción en las trayectorias evolutivas de los principales grupos de organismos. A partir de aquí, Field y los demás trabajarán para ofrecer datos más precisos sobre cuándo el bosque volvió a recuperarse como hábitat y cómo aquellas primeras aves fueron extendiéndose hasta evolucionar en diferentes especies.

"Estamos trabajando duro para arrojar nueva luz sobre esta turbia etapa del registro fósil, que promete decirnos mucho más sobre cómo las aves y otros grupos de animales sobrevivieron, y luego prosperaron, tras la extinción de especies como el T-Rex o el Triceratops", añade Field.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios