firmada en la cumbre de bonn

Una alianza de 21 países dice adiós al carbón pero España no está entre ellos: ¿Por qué?

Reino Unido, Bélgica, Italia, Francia u Holanda acuerdan dejar de usar carbón para generar electricidad antes de 2030. España, por su dependencia de este recurso, no se ha sumado

Foto: Vapor de una central térmica propiedad de RWE al noroeste de Colonia (Reuters)
Vapor de una central térmica propiedad de RWE al noroeste de Colonia (Reuters)

Son solamente 21 países de 197, pero la decisión de formar una alianza internacional para comprometerse a eliminar el carbón del mix energético ha causado un cisma entre quienes se declaraban contra el cambio climático en la última cumbre anual: la COP23 celebrada en Bonn, Alemania.

En la alianza de Energía sin Carbón están, por un lado, Reino Unido, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Italia, Francia, Austria, Holanda, Portugal, Bélgica, Suiza, Etiopía, Chile, México, Angola, Salvador, Costa Rica, Fiyi, Nueva Zelanda, Niue e Islas Marshall.

[¿Por qué España ha quedado retratada en el lado de los 'malos' que apoyan el carbón?]

Además, a la alianza se han sumado individualmente cinco regiones canadienses (Alberta, Vancouver, Colombia Británica, Quebec y Ontario) y el estado de Washington, que circula en sentido contrario a lo que declaró Donald Trump al sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Entre los que no se han unido, las miradas se han dirigido en primer lugar hacia Alemania, el líder en energías renovables destinado a liderar a la Unión Europea y al mundo en la descarbonización de la economía. Por mucho que aumenten sus kilovatios-hora de energía solar y eólica, el país teutón sigue siendo muy dependiente del carbón: un 40% de su electricidad procede de aquí.

Qué ocurre con España

En cuanto a España, la situación es distinta ya que actualmente el carbón sólo representa el 8% del mix energético nacional. Pero esta semana, el ministro de energía Álvaro Nadal se ha encontrado con el permiso de Iberdrola para cerrar las centrales de Lada y Velilla del Río Carrión, únicas que le quedan en España. El ministerio tratará ahora de impedir el cierre de estas centrales mediante un decreto ley.

"El objetivo es cumplir con el medio ambiente y evitar perjudicar el desarrollo económico, la competitividad de las empresas y que a las familias no les suponga un esfuerzo más allá del necesario", ha dicho a EFE la delegación española en Bonn para explicar su ausencia de esta alianza.

"España va a cumplir siempre sus objetivos medioambientales, eso es irrenunciable, pero apostamos por una transición energética ordenada que permita cumplir nuestros compromisos medioambientales, teniendo en cuenta los aspectos socioeconómicos y la garantía de suministro", han añadido.

El comisario europeo de Acción Climática, Miguel Arias Cañete, no ha querido inmiscuirse en la decisión española, comentando desde Bonn que no entra "en las decisiones de política energética que tomen los Gobiernos nacionales". Sin embargo, queda evidenciado que la alianza ha partido en dos a quienes lograron disolver la política de bloques en la cumbre de París de hace dos años.

Los miembros de esta alianza, que cuenta con socios poderosos, esperan llegar hasta los 50 países, aunque es muy dudoso que gigantes del carbón como Estados Unidos, Rusia o China lleguen a sumarse.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios