Es noticia
No soy alérgico y meter un purificador de aire en casa me parecía una tontería. Hasta ahora
  1. Tecnología
probamos y comparamos varios

No soy alérgico y meter un purificador de aire en casa me parecía una tontería. Hasta ahora

Una máquina que limpie el aire no es solo para alguien que sufra el efecto de las gramillas y el polen. Olores y elementos tóxicos se acumulan en nuestras casas. Eso sí, el mercado está más atomizado que el de los móviles

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.

Si hubiese tenido que hacer una lista de boda al estilo de la que han tenido que confeccionar José Luis Martínez Almeida y Teresa de Urquijo, probablemente, jamás se me hubiese ocurrido meter un purificador de aire entre los posibles regalos. Me hubiesen venido a la mente decenas de aparatos, electrodomésticos y posibles obsequios supuestamente más útiles que un aparato pensado para limpiar el aire de casa. ¿Acaso no basta con abrir las ventanas? También es cierto que dudo que consiga invitar al convite a medio millar de personas. Si ese fuese el caso, vaya usted a saber lo que haría, que hay modelos que cuestan un pastón.

La cuestión es que durante muchos años he pasado por completo de estos gadgets porque, al igual que muchas personas, estaba convencido de que era algo que solo necesitaban los alérgicos. Pero estaba equivocado. O al menos esa es la sensación que tengo después de que hace unas semanas cayese en mis manos un pequeño medidor para la calidad del aire que conecté en mi casa. Me di cuenta de todas las veces que se enturbia el ambiente.

Me sorprendió especialmente lo que ocurría cuando cocinaba. Yo pensaba que el tremendo ruido que hacía mi campana extractora era sinónimo de que estaba tragándose la mayoría del humo o de los olores. Pero no. El medidor empezó a encender una luz roja que era un aviso de que algo no iba bien. Al consultar la app vi que las partículas orgánicas volátiles se habían disparado. Abrí las ventanas y dejé la campana un rato encendida y, a pesar de ello, la situación tardó en volver a la normalidad.

Evidentemente un purificador de aire va a ayudar a las personas con alergia o asma a tener un aire más limpio en casa o en la oficina, pero también puede ser muy útil para el resto de los mortales. Pueden atrapar los olores, el humo, los ácaros, los pelos y la caspa de mascota e incluso a reducir el polvo.

En las últimas semanas hemos probado modelos de todo tipo y precio. Es un mercado tan atomizado como el de los móviles. Tenemos algunos que rondan los 200 euros pero también otros muchos más caros, que rozan casi los 1.000 euros, como el Big and Quiet Formaldehyde, una invención de Dyson que es algo así como el iPhone de los purificadores de aire.

"Pueden atrapar los olores, el humo, los ácaros, los pelos y la caspa de mascota e incluso a reducir el polvo"

Obviamente hay opciones más modestas e, incluso, integrados en un mueble para aquellos que no quieren tener un mamotreto en medio del salón. IKEA tiene alguna propuesta interesante en este sentido.

No es el punto central, pero el diseño es un punto a tener en cuenta. Por ejemplo, el Dyson que mencionamos anteriormente es un aparato muy grande, porque está pensando para purificar espacios muy grandes. Tiene un diseño marca de la casa británica, que destaca por el módulo de su parte superior, que parece una suerte de campana. Esta pieza le permite crear una corriente de aire muy potente que se sienta, incluso, a diez metros de distancia, algo que les permite acelerar la circulación de aire para limpiarlo.

placeholder Vista del nuevo purificador en su parte superior. (M. McLoughlin)
Vista del nuevo purificador en su parte superior. (M. McLoughlin)

Es una buena opción para los que además de querer purificar el ambiente de casa, quieren algo que les ayude a refrescar el ambiente cuando el calor aprieta sin recurrir al aire acondicionado. Si vives en una ciudad donde la calidad del aire es regulera y te pasas de junio a septiembre durmiendo con la ventana abierta, este aparato puede matar dos pájaros de un tiro. Hay un detalle importante: tiene ruedas. Al igual que el combo purificador-ventilador, esto no es habitual, pero es más que lógico que la empresa haya tomado esa decisión.

Si te vas a gastar ese dineral en un aparato para tu oficina, tu restaurante o tu casa, qué menos que no necesitar uno en cada cuarto. Obviamente no todo el mundo necesita un modelo de tantos quilates ni tiene espacio para tenerlo en casa. La propia Dyson tiene muchos otros de menor categoría porque saben lo que hay. Lo habitual es que no estén pensados para llevarlos de aquí para allá, así que es importante pensar el hueco donde vamos a colocarlo. Si no tienes mucho espacio porque tu apartamento es relativamente pequeño, tienes hasta modelos de mesa.

Foto: Foto: EC Diseño.

Es importante saber qué uso queremos darle. No es lo mismo purificar la planta baja de un chalet de La Moraleja donde tenemos una cocina en isla, un comedor y el salón en el mismo espacio que la habitación donde dormimos con nuestra pareja. Estas máquinas se clasifican por metros cuadrados que pueden cubrir. Por ejemplo, el Big and Quiet es un cañón gordo. Está capacitado para dar cuenta de un espacio de 100 metros cuadrados en poco tiempo. Es importante fijarse en este punto.

Más importante todavía es el tipo de filtro, para saber qué es capaz de hacer y qué no. Hay una palabra que te vas a encontrar sí o sí en prácticamente todas las fichas técnicas: HEPA. Es recomendable optar por un filtro HEPA y no uno tipo HEPA, que emulan las características del primero sin llegar a ofrecer sus capacidades. Son más asequibles, pero atrapan menos partículas.

A partir del filtro HEPA 13 ya tenemos una capacidad de atrapar 99,95%. Si queremos una protección prácticamente total, el filtro HEPA 14 sube este nivel de protección hasta el 99,995% lo que puede ser más que suficiente para el ámbito doméstico y que humos o alergias no den más guerra.

placeholder Dyson tiene modelos más pequeños, baratos pero que además sirven como calefactor. Foto:  M. McLoughlin
Dyson tiene modelos más pequeños, baratos pero que además sirven como calefactor. Foto: M. McLoughlin

Algunos fabricantes introducen mejoras sobre estos filtros haciendo que sus aparatos puedan descomponer y atrapar incluso el formaldehído, un químico que pueden emitir con el paso del tiempo el barniz o la pintura, pudiendo acumularse durante años de forma invisible. El problema es que su reducido tamaño (menos de 0,1 micras) dificulta eliminarlo del ambiente si no es con un filtro especialmente diseñado para ello.

Otros filtros interesantes son los de carbón activado, que son los que se ocupan de eliminar olores y gases. Otros modelos apuestan por incluir sistemas UV-C, que aumenta su efectividad para acabar con bacterias o virus. Fundamental fijarse en el soporte, lo fácil que son de cambiarlos, el precio de los repuestos…

"Lo idóneo es un aparato que tenga diferentes niveles de potencia, para ajustarse a cada ocasión"

Hay muchas más cosas en las que fijarse. Por ejemplo, el ruido que producen. Lo idóneo es un aparato que tenga diferentes niveles de potencia, para ajustarse a cada ocasión y que no se convierta en una molestia cuando se utiliza en una habitación.

También que se pueda programar o que se ponga en marcha automáticamente. La forma de controlarlo también merece una reflexión, ya que hay muchas formas. Pueden ser modelos que se controlen únicamente desde el móvil, compatibles con asistentes de voz, con control remoto.

A continuación, repasamos una serie de modelos, de diferentes características y precios, que han pasado por nuestras manos y pueden ser interesantes para alguien que este buscando un purificador de aire.

El iPhone de los purificadores
placeholder
Dyson Big + Quiet
Compra desde 899€

El Dyson Big and Quiet Formaldehyde es, como decíamos, un purificador pata negra. Como decíamos, puede limpiar en unos pocos minutos hasta 100 metros cuadrados. Además, sorprende lo silencioso de su gestión incluso cuando el ventilador funciona al máximo de revoluciones. En el aspecto de filtración es uno de los más capaces que se pueden encontrar, con un filtro HEPA de fibra de vidrio combinado con un filtro de carbón activo. Puede gestionar, como decíamos, el formaldehído y la versión superior, la que cuesta casi mil euros, también puede detectar y absorber el CO2. Otros aspectos a destacar son las ruedas para poder utilizarlo en el cuarto que queramos, el control por la app además de contar con un mando. Lo más negativo, el precio y el tamaño.

3 en 1
placeholder
Dyson Purifier Hot+Cool
Compra a precio mínimo

Decíamos que uno de los puntos interesantes del anterior modelo es que puede ser utilizado para purificar el aire, pero también para utilizarlo a modo de ventilador, gracias a su potente chorro de aire. Pero dentro de la casa, Dyson tiene una opción que también sirve para calentar la estancia. Se trata del Purifier Hot + Cool Formaldehyde. Un modelo más pequeño, sin capacidad para detectar el CO2, pero que cuenta también con un filtro HEPA 13 capaz de gestionar la misma variedad de partículas que su hermano mayor. Se trata de un modelo más pequeño con el diseño de pinza tradicional de la compañía.

Oculto en una mesa
placeholder
IKEA Starvink
Compra por 169€

Ikea apostó por crear Starkvind, un purificador de aire que se oculta en una mesa auxiliar. Es cierto que su aspecto no es el de un mueble de diseño, pero puede ser una opción muy interesante para los que quieren una opción discreta y que no se vea cualquiera. La mayor pega es que no es un filtro HEPA sino un filtro tipo HEPA, lo que puede echar para atrás a los que buscan una filtración máxima. Sin embargo, el rendimiento general es bastante bueno y absorbe también el formaldehído. Otras cosas a tener en cuenta es que el filtro de carbón o los accesorios para conectarlo al sistema inteligente de IKEA son compras por separado. Si no te gusta el formato mesa pero te interesa este purificador, también se vende por separado.

Un modelo top a precio de ganga
placeholder
AEG AEX9
Compra a precio mínimo

Si necesitas un purificador top, pero no quieres gastar un dineral, el AX9 de AEG está rebajado un 40%. Se trata de uno de los modelos más potentes de esta compañía, con capacidad para limpiar el aire de una estancia muy grande. A diferencia del Dyson, el chorro de aire se produce en vertical, así que no puede hacer las veces de ventilador como los que trabajan de forma horizontal. Sus puntos fuertes, el filtrado HEPA capaz de retener el 99,5% de las partículas (así como la posibilidad de añadir nuevos filtros), un funcionamiento extremadamente silencioso y todas las opciones de conectividad.

Barato, pero matón
placeholder
Xiaomi Air Purifier 4 Lite
Compra por 89€

Por menos de cien euros también se pueden encontrar opciones interesantes. Uno de ellos es el Xiaomi Smart Air Purifier 4 Lite, que ya está a la venta por apenas 90 euros. Es un dispositivo con filtrado HEPA que está pensado para habitaciones de unos 40 metros cuadrados, por lo que puede ser una buena opción tanto para una casa pequeña como para colocarlo en otra punta de la vivienda, como la habitación principal o la de los niños, sin gastar tanto dinero. Ofrece múltiples opciones de conectividad, así como compatibilidad con Alexa o Google Home.

Cuando el tamaño te importa
placeholder
Philips Series 800i
Compra a precio mínimo
DESCUENTO 13%

No todo el mundo quiere una máquina grande. Y se prefiere una que se pueda colocar en una mesilla o en un rincón de la habitación: En este sentido, el Philips Series 800i puede ser una buena opción. Además de contar con múltiples sensores y un funcionamiento muy silencioso, cuenta con filtro HEPA. A pesar de su reducido tamaño, se puede encargar perfectamente de un espacio de casi 50 metros cuadrados.

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me Lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me Lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.

Si hubiese tenido que hacer una lista de boda al estilo de la que han tenido que confeccionar José Luis Martínez Almeida y Teresa de Urquijo, probablemente, jamás se me hubiese ocurrido meter un purificador de aire entre los posibles regalos. Me hubiesen venido a la mente decenas de aparatos, electrodomésticos y posibles obsequios supuestamente más útiles que un aparato pensado para limpiar el aire de casa. ¿Acaso no basta con abrir las ventanas? También es cierto que dudo que consiga invitar al convite a medio millar de personas. Si ese fuese el caso, vaya usted a saber lo que haría, que hay modelos que cuestan un pastón.

¿Me lo compro?
El redactor recomienda