Es noticia
La última locura de Google para acabar con el teletrabajo: duerme junto a la oficina por 99 $
  1. Tecnología
HAY TRABAJADORES QUE NO QUIEREN VOLVER

La última locura de Google para acabar con el teletrabajo: duerme junto a la oficina por 99 $

La compañía, al igual que otras tecnológicas, está intentando que los empleados vuelvan a la oficina varios días por semana. Después de asegurar que la presencialidad contará para las evaluaciones, ahora propone dormir en el campus

Foto: Sundar Pichai, CEO de Google, durante una presentación. (Google)
Sundar Pichai, CEO de Google, durante una presentación. (Google)
Loading

Loading

Suena raro, pero Google, una de las tecnológicas que ha creado decenas de herramientas imprescindibles para trabajar en remoto, se ha cansado de ello. La compañía de Mountain View, al igual que otros de los grandes nombres de Silicon Valley, lleva semanas inmersa en un pulso con parte de su plantilla para que vuelvan a la oficina física o al menos lo hagan varios días por semana.

Hace unos pocos días, la responsable de personal de la empresa mandó un mensaje a los empleados de Estados Unidos en el que elogiaba los beneficios de la presencialidad. “No hay sustituto para reunirse en persona. Trabajar juntos en la misma sala marca una diferencia positiva”, escribía la directiva de Google. Pero había un mensaje oculto, ya que se deslizaba que la asistencia física a la oficina iba a empezar a tenerse en cuenta para las evaluaciones trimestrales de desempeño. Ahora, la filial de Alphabet ha sorprendido con una nueva medida con la que intentar seducir a sus empleados más reticentes: una oferta para dormir en el hotel que hay junto en su campus de Bay View (inaugurado el pasado año) por 99 dólares por noche.

“Imagínese no tener que viajar a la oficina por la mañana y, en cambio, podría tener una hora extra de sueño y menos fricción”, dice el mail enviado a los trabajadores de la compañía, y al que ha tenido acceso CNBC.com. “A continuación, puede salir de su habitación y tomar rápidamente un delicioso desayuno o hacer ejercicio antes de que comience el trabajo”. El periodo de promoción acaba el 30 de septiembre y el objetivo de la campaña es conseguir que los trabajadores se adapten al modelo híbrido impuesto por la dirección de tres días en la oficina y dos días en casa.

placeholder Foto: Peter Da Silva/Reuters.
Foto: Peter Da Silva/Reuters.

Estos roces, que no son exclusivos de Google, surgen después de que, en 2020, las tecnológicas decretasen barra libre para el trabajo remoto. Cuando la vieja normalidad fue ganando enteros, quisieron desandar parte del camino recorrido, pero muchos ya se habían movido a otras ciudades y otras partes del país, huyendo, entre otras cosas, de los altos precios del alquiler que tienen que afrontar en ciudades como San Francisco, donde el mercado local está muy tensionado.

Estos mismos problemas los está atravesando también Apple, que la pasada primavera amenazó con sanciones a quienes no cumpliesen la tasa de presencialidad. Los trabajadores de Amazon llegaron a organizar una huelga en la sede de Seattle contra la nueva política de presencialidad. Recientemente, incluso, se filtró a la prensa que la multinacional estaba invitando a trabajadores que vivían lejos de sus sedes a que se mudasen de nuevo o presentar la renuncia si no querían hacerlo después de autorizar estos cambios en la pandemia.

Foto: El cubículo ideado por los de Zuckerberg. (Carolyn Fong/Redux)

La última, y no por ello menos sorprendente, en tomar esta decisión ha sido Zoom. La empresa creadora de la aplicación de videollamadas, una de las grandes triunfadoras de la pandemia, anunció hace unos días que cualquier empleado que viva a menos de 80 kilómetros de la oficina tiene que adoptar un modelo mixto, y acudir dos días a la oficina.

Suena raro, pero Google, una de las tecnológicas que ha creado decenas de herramientas imprescindibles para trabajar en remoto, se ha cansado de ello. La compañía de Mountain View, al igual que otros de los grandes nombres de Silicon Valley, lleva semanas inmersa en un pulso con parte de su plantilla para que vuelvan a la oficina física o al menos lo hagan varios días por semana.

Google
El redactor recomienda