Es noticia
Menú
El imperio del ajedrez 'online' que engancha a millones de personas: "Ya no somos bichos raros"
  1. Tecnología
Chess.com

El imperio del ajedrez 'online' que engancha a millones de personas: "Ya no somos bichos raros"

La vuelta a la normalidad no ha acabado con la moda del ajedrez 'online', que cada vez mueve más dinero. Ahora, la plataforma web más importante ha comprado a la competencia y algunos temen que se convierta en un monopolio

Foto: Magnus Carlsen, durante un torneo este año. (EFE/EPA/Olaf Kraak)
Magnus Carlsen, durante un torneo este año. (EFE/EPA/Olaf Kraak)

“Si quieren que me denude, lo haré”. Es raro que una partida de ajedrez acabe con esa frase, pero es fue lo único que se le ocurrió decir al jugador estadounidense Hans Niemann cuando fue acusado de hacer trampas ante el noruego Magnus Carlsen, el número uno del mundo. Durante días, se especuló con que un dispositivo anal le indicaba los mejores movimientos mediante vibraciones, un rumor que nunca se llegó a confirmar. En cambio, sí reconoció que había hecho trampas años atrás en la web Chess.com, que lo expulsó sin dar muchas más explicaciones. La polémica ya ha alcanzado cotas históricas, ya que se trata de la plataforma reina para los aficionados a este deporte en internet, un auténtico imperio que arrastra tanto millones de personas como de dólares. Todo ha ocurrido cuando la empresa está a punto de comprar a su competencia directa, que a su vez es propiedad del propio Carlsen.

Si no estás familiarizado con el ajedrez, es normal que ni te suene Chess.com, pero lo cierto es que desde su fundación en 2005 se ha ido convirtiendo en un actor clave para un mundillo que no para de crecer. Un auge que no se entiende sin los meses de confinamiento, cuando las plataformas de ajedrez ‘online’ crecieron como nunca. "Se ha notado muchísimo. Estamos bastante mejor que en 2019, aunque haya bajado algo con la vuelta a la normalidad", cuenta Marga Bonet, directora de 'streamers' en Chess.com en España, lleva ya cuatro años trabajando en el sector. "Es una barbaridad lo que se juega ahora mismo. Hay mucha actividad de torneos, directos de partidas...", relata.

Foto: Ramón García con Ibai Llanos. (Twitch).

En concreto, la plataforma cuenta con más de 90 millones de usuarios y acoge unos 10 millones de partidas diarias. Solo en España, las partidas suelen tener una audiencia media de 1.000 personas, aunque cuando son en inglés, esa cifra se multiplica. Incluso estrellas entre los 'streamers', como ElRubius, han sido fichados por Chess.com. "Ha llevado bastante de su comunidad al mundo del ajedrez", destaca Bonet.

"La pandemia ha beneficiado muchísimo al mundo del ajedrez, en particular al 'online", agrega Pepe Cuenca, reputado comentarista en Chess24, hasta ahora la principal competencia de Chess.com. Al igual que Bonet, también destaca la importancia del éxito de la serie 'Gambito de dama', emitida en Netflix. "Antes amigos y familiares jamás me habían preguntado por la vida del ajedrecista o los torneos, pero ahora cada vez más quieren saber más sobre nuestra vida. Hemos pasado de bichos raros a algo chulo después de esta serie", reconoce Cuenca.

Una de las claves de su éxito ha sido saber dar un nuevo enfoque a la narración de las partidas, algo en lo que recuerda muchas veces a Ibai Llanos. "Las retransmisiones de torneos de élite le tratamos dar una vuelta en Chess24 para darle un toque más atractivo para aficionados, con un tono futbolero, casi de conversación de bar, muy informal, y hacer que la gente esté cómoda en su casa", dice antes de enfatizar que han llegado a tener 40.000 personas escuchándoles en directo. "Es una burrada para el ajedrez", remacha. El tráfico se multiplicó durante los meses más duro de confinamiento, algo que la vuelta a la normalidad ahora ha rebajado.

¿Un monopolio del ajedrez?

Hasta ahora, la principal competencia de Chess.com ha sido Play Magnus Group (PMG), un conglomerado de plataformas fundado por el propio Carlsen en 2013. Ambas firmas ofrecen todo lo que un aficionado al ajedrez puede querer, como partidas 'online' —tanto a nivel amateur como profesional—, retransmisiones en directo, noticias de actualidad o entrenamientos. En el caso de PMG, Chess24 se encarga de casi todas esas facetas, pero también es propietaria de Chessable, una herramienta de entrenamiento para aficionados que funciona mediante inteligencia artificial.

Aunque el proyecto ha tenido una repercusión considerable, lo cierto es que los números no acompañaban tanto. Desde su salida a bolsa en 2020, sus acciones han caído más de un 60%. Es lo que ha hecho que el gigante del ajedrez 'online' haya lanzado una oferta de compra por 82 millones de dólares, algo superior el precio de mercado, ya que lo más probable es que implique el fichaje del propio Carlsen. Según confirma la dirección de la empresa a El Confidencial, PMG ya ha aceptado y solo faltarían los vistos buenos de reguladores y accionistas. Pero hay quien no lo ve con tan buenos ojos, sobre todo entre los seguidores.

Foto:  StarCraft 2 se ha convertido en el juego más interesante para gigantes como Facebook o Google (Blizzard)

Al poco de conocerse la noticia, un usuario de Reddit enumeraba las razones por las que consideraba que esta operación es "terrible para la comunidad del ajedrez". "Es prácticamente imposible que una empresa compita con Chess.com en todos los ámbitos", decía el hilo, que fue criticado por algunos miembros de la plataforma, al considerarlo demasiado especulativo en algunos puntos, ya que señalaba cuestiones como una hipotética subida de precios, cuando lo cierto es que apenas se conoce cómo será el futuro de estas plataformas.

"Chess.com tiene una fuerza descomunal. Para mí no es ideal que haya un monopolio en el mundo del ajedrez, y lo digo yo, que probablemente voy a seguir trabajando en el grupo", se sincera Cuenca, el comentarista. Si bien considera que es mejor que "haya más competencia para evitar que haya cierto relajo", también defiende que "puede ser muy bueno para el mundo del ajedrez, porque Carlsen va a unirse con Chess.com". Bonet comparte esta última perspectiva y apostilla que "siempre se puede llegar a un nivel más alto".

placeholder Magnus Carlsen, en una imagen de archivo. (Reuters/Anton Vaganov)
Magnus Carlsen, en una imagen de archivo. (Reuters/Anton Vaganov)

A partir de ahora, lo más chocante es que la única competencia seria que va a tener Chess.com es una plataforma desarrollada por código abierto y gestionada por una organización sin ánimo de lucro. Se trata de Lichess y, aunque no ofrece tantos servicios como el resto, sí que tiene un modo de juego que, para muchos, no tiene parangón. "El mérito es impresionante, porque con pocos recursos ha conseguido que casi todo el mundo quiera jugar ahí", reconoce Cuenca, que ve una sencilla explicación: "A la gente le puede gustar hacer ejercicios, ver tutoriales y otras partidas, pero sobre todo quiere jugar, y ese es su punto fuerte, porque diría que es la mejor página para ello. Mientras eso siga siendo así, los usuarios van a seguir ahí".

Por otro lado, las retransmisiones de Chess.com y Chess24 sí que son mucho más potentes, algo que nunca han tenido en Lichess y que parece difícil que puedan integrar con su modelo. Por ejemplo, Chess.com tiene un patrocinio con la estrella Hikaru Nakamura, que hace de 'streamer' y tiene más de un millón de seguidores en esta plataforma, pero también tiene cifras similares en Twitch o YouTube.

"Nakamura casi ha dejado de competir en torneos profesionales por sus contratos con el mundo de los 'streams'. Sus números son bestiales", destaca Cuenca. Además, los premios también son bastante atractivos. En Chess.com cuentan con el Global Championship, "el que más premios ha repartido nunca 'online", recalca Bonet, que especifica que el bote supera ya el millón de dólares. Para jugadores que estén algunos escalones por debajo, pero estén titulados, organizan los Title Tuesday semanalmente con premios de 1.500 dólares para el ganador de cada una de las dos tandas.

La gran polémica del ajedrez

"Que se haya unido tanta gente también trae cosas malas, como gente nueva que quiere ganar a toda costa, así que vemos más tramposos", comenta la directora de 'streamers' de Chess.com en España, que enfatiza que es la razón por la que la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés) "sigue prefiriendo el tablero físico presencial, porque es más fiable". Sin embargo, explica que aunque sea "relativamente fácil" intentar colarla, también lo es que te pillen. "Cuando ocurre es bastante obvio", avisa.

Esto último fue lo que ocurrió durante el enfrentamiento entre Carlsen y Niemann, que tuvo lugar hace un par de semanas en la Sinquefield Cup de San Luis (Estados Unidos). El primero se retiró de la partida sin dar explicaciones, aunque más tarde lanzó un dardo de lo más peculiar y compartió aquel famoso vídeo en el que José Mourinho se quejaba de los árbitros de fútbol: "Prefiero no hablar. Si hablo, tendré serios problemas". Para echar más leña al fuego, Nakamura habló por él y dijo que su contrincante "probablemente había hecho trampa".

"Hice trampa en partidas al azar en Chess.com. Me pillaron. Confesé. Es el mayor error de mi vida, estoy completamente avergonzado. (...) Nunca he hecho trampa jugando presencialmente y, quitando cuando tenía 12 años, nunca he hecho trampas en un torneo con premio", explicó el propio Niemann, número 49 del mundo, durante una entrevista con 'The Guardian'. En aquel torneo no se pudo demostrar ninguna de las acusaciones que se habían lanzado sobre él, pero sí que sirvió para que Chess.com investigara en profundidad su perfil. "El sistema antitrampas detectó más irregularidades de las que dice. No eran solo dos y sí había ocurrido en torneos importantes. Le dieron la oportunidad de dar explicaciones y no quiso", resume Bonet al respecto, aunque los detalles no se han hecho públicos por ahora.

Foto: Magnus Carlsen.

"No voy a dejar que Chess.com, Carlsen o Nakamura, posiblemente las tres entidades más grandes del ajedrez, dañen mi reputación", ha criticado Niemann. Además de bloquear su cuenta, la plataforma le ha retirado la invitación para su Global Championship, por lo que no podrá optar al premio de un millón de dólares. Este lunes, los dos jugadores se han vuelto a ver las caras en la Julius Baer Generation Cup, un torneo organizado por Chess24, la empresa de Carlsen. La expectación era máxima y nadie sabía lo que podía pasar, pero lo que pocos esperaban era que Carlsen accediera a jugar y volviera a abandonar la partida al poco de comenzar. Por ahora, no ha dado explicaciones de ninguno de estos dos episodios, sin precedentes en su carrera. Su silencio, eso sí, es cada vez más ensordecedor.

“Si quieren que me denude, lo haré”. Es raro que una partida de ajedrez acabe con esa frase, pero es fue lo único que se le ocurrió decir al jugador estadounidense Hans Niemann cuando fue acusado de hacer trampas ante el noruego Magnus Carlsen, el número uno del mundo. Durante días, se especuló con que un dispositivo anal le indicaba los mejores movimientos mediante vibraciones, un rumor que nunca se llegó a confirmar. En cambio, sí reconoció que había hecho trampas años atrás en la web Chess.com, que lo expulsó sin dar muchas más explicaciones. La polémica ya ha alcanzado cotas históricas, ya que se trata de la plataforma reina para los aficionados a este deporte en internet, un auténtico imperio que arrastra tanto millones de personas como de dólares. Todo ha ocurrido cuando la empresa está a punto de comprar a su competencia directa, que a su vez es propiedad del propio Carlsen.

Ajedrez
El redactor recomienda