A Apple sí le quedan sorpresas: así son los nuevos MacBooks y las bestias que les dan vida
  1. Tecnología
TAMBIÉN HUBO NUEVOS AIRPODS

A Apple sí le quedan sorpresas: así son los nuevos MacBooks y las bestias que les dan vida

La manzana da el golpe de pedal definitivo en sus planes para independizarse de Intel, con el M1 Pro y el M1 Max. Unos procesadores que darán vida, entre otros, a nuevos portátiles de 14 y 16 pulgadas

Foto: Foto: Apple.
Foto: Apple.

Hace casi un año y medio, Tim Cook anunció un ambicioso plan que les llevaría, si se cumplían los plazos, a cortar el cordón umbilical que unía a Apple con Intel en tan solo dos veranos. La compañía sustituye desde entonces sus procesadores por otros hechos por ellos mismos, basándose en la arquitectura ARM, la misma que llevaban años utilizando para sus iPhone y sus iPads. En aquel momento presentaron el M1, un chip que daría vida a un MacBook Pro, un MacBook Air y un MacMini. Unos meses después llegarán los primeros Mac, los de sobremesa, equipados con este motor. Este lunes, la compañía ha dado probablemente el que sea el golpe de pedal definitivo para cumplir sus plazos: lo ha hecho anunciado nuevos MacBook Pro (uno de 14,2 pulgadas y uno de 16,2) que se moverán al ritmo de dos nuevos procesadores, el M1 Pro y el M1 Max.

Foto: EC Diseño.

La arquitectura ARM ha estado vinculada tradicionalmente al mundo móvil, porque ofrecía un gran equilibrio entre autonomía y rendimiento. Precisamente, este último punto, el de la fuerza bruta, parecía una de las grandes incógnitas que rodeaban a la apuesta de Apple. Tras una primera entrega bastante satisfactoria, Apple ha llevado sus chips y, por tanto esta tecnología, a un nuevo nivel. El M1 Pro se trata de un chip que cuenta con casi 34.000 millones de transistores, construidos en cinco nanómetros. El ancho de banda de la memoria alcanza 200 gigas por segundo y cuenta con hasta diez núcleos en la CPU y 16 en la GPU (que le darán una potencia de 5,2 teraflops).

placeholder Foto: Apple.
Foto: Apple.

En el caso del M1 Max, la parte gráfica puede tener hasta 32 núcleos (potencia de 10,4 teraflops) mientras que la CPU siempre estará configurada con una decena de ellos. El modelo superior alcanzará un ancho de banda de 400 gigas por segundo y podrá dar soporte hasta 4 pantallas con un solo equipo. En el caso del Mi1 Pro, el número de monitores externos que puede sostener es de 2.

En el caso de la RAM, por primera vez aguantarán configuraciones de hasta 64GB en el caso del modelo superior. En el caso del M1 Pro, el tope se quedará en 32GB, el doble que el M1 que vio la luz en 2020. Apple ofreció muchos datos sobre estos nuevos bueyes.

Uno que subrayar especialmente: utilizan hasta un 70% de energía menos. ¿En qué se traduce todo esto? En un rendimiento muchísimo mayor, sin sacrificar autonomía. Por ejemplo, utilizar CoreML, un proceso diseñado por Apple para añadir modelos de Machine Learning a las aplicaciones cuando se desarrollan, será tres veces más rápido con un MacBook Pro con un Mi1 Max que con un Mac equipado con un i9, el punta de lanza de los Intel Core.

'RIP TouchBar', 'Hello, Macnotch'

Estos M1 Pro y M1 Max darán vida a los nuevos MacBook. La compañía ha recuperado los hábitos prepandemia y este segundo evento de otoño ha estado por fin protagonizado por sus portátiles. Hay que recordar que el año pasado, las dificultades en la producción llevaron a una presentación en diferido viendo en septiembre iPads y relojes y en octubre ya teléfonos. El pescado de los portátiles se vendió en junio en la WWDC. En este caso hemos visto dos nuevos MacBook Pro, de 14,2 y 16,2 pulgadas, respectivamente. Dos nuevos MacBook Pro que jubilan uno de los inventos más controvertidos de la compañía: la TouchBar. Se trata de una 'tira' OLED que modificaba los controles, dependiendo las apps que se utilizaban. De esta forma, si utilizabas un Power Point tenías opciones para saltar de diapositiva y si utilizas un editor de texto, tenías los controles para seleccionar negrita o el tamaño del texto.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Se dice adiós a este invento para recuperar un teclado clásico. A cambio tendremos el 'MacNotch'. La ceja a la que nos hemos acostumbrado en los teléfonos de Apple llega ahora a sus portátiles. En este caso no parece que el objetivo sea implementar 'Face ID'. Solo tendrá una webcam capaz de grabar en 1080p, con una apertura de f/2.0. Es un cambio estético que persigue ganar algo más de espacio de pantalla y así poder reducir unos marcos que pedían a gritos ya un recorte.

Los nuevos MacBook Pro ofrecen dos tamaños de pantalla, pero también crecen en calidad de la misma. Ahora serán paneles miniLED, una tecnología que ofrece una mejor reproducción del color. La tasa de refresco de estos paneles es de 120Hz. Es una función que se adapta dinámicamente. No es lo mismo estar viendo una película que escribiendo un texto y por tanto esta función se modula para ajustarse a los frames que necesita en cada momento para ahorrar batería. El usuario también tiene libertad para bloquearla. El brillo medio será de 1.000 nits, pero podrá alcanzar niveles de 1.600 para las situaciones más complicadas.

En el fuselaje de estos MacBook también se han dado otros cambios. Han recuperado puertos como el conector HDMI o el lector de tarjetas SD así como el cargador Magsafe 3. La configuración se completa con 3 puertos USB tipo C, así como con jack para auriculares. ¿Y el peso? Pues el modelo de mayor pulgada superará los dos kilos de peso y tendrá un grosor de casi 17 mm. El de 14,2 pulgadas reduce su peso hasta los 1,36kg y mide 15,5mm. Dentro de estos cuerpos se alojarán seis altavoces: dos tweeters y cuatro woofers, compatibles con la tecnología de audio espacial de la compañía. Además de poder configurarse indistintamente con varias versiones del M1 Pro o del M1 Max, una mención a la memoría. Podrán tener hasta 8TB de almacenamiento interno SSD, que pueden alcanzar tasas de lectura de hasta 7,4 GB por segundo.

Si estás pensado en hacerte con uno de estos nuevos portátiles parece que no serán en absoluto baratos: la configuración más básica está por encima de los 2.000 euros.

Más AirPods, más Homepods, más Music

Aunque Apple nunca confirma qué verá la luz y qué no, se daba por supuesto que iba a haber novedades en sus productos de audio. Se venía rumoreando desde hace mucho tiempo que la compañía trabajaba en una nueva edición de sus AirPods más asequibles. Unos AirPods de tercera generación que hereda el aspecto del modelo Pro, pero que renuncian a algunas especificaciones (la ausencia más significativa es la cancelación de ruido activa) para lograr tener un precio más ajustado.

Foto: Los cinco auriculares analizados. (EC Diseño)

La nueva versión de los AirPods no jubilará a la anterior, sino que está se rebajará para tener más opciones en un mercado muy competido como es el de los auriculares TWS. Las novedades que sostienen esta renovación es la resistencia al agua y al sudor, sonido espacial y ecualización adaptativa, de manera que los matices del sonido se ajustarán a lo que se esté reproduciendo.

La batería también mejora, según lo anunciado por la compañía, hasta suponer un uso equivalente a 6 horas por carga. Con el estuche, puedes lograr hasta 30 horas de autonomía.

placeholder Los nuevos AirPods de tercera generación. Foto: Efe.
Los nuevos AirPods de tercera generación. Foto: Efe.

Tim Cook ya adelantó al principio de la noche que la música tendría un importante espacio en el menú de esta noche. Pero había mucho más que auriculares. Por ejemplo, Apple anunció un nuevo plan de Apple Music al que ha bautizado como 'Voice Plan'. Una tarifa un 50% más barata que solo te permite controlarlo con la voz. Se trata de un plan unipersonal, que se une al plan de 9,99 euros y al familiar de 14,99 euros, que tendrán ventajas como sonido especial o sin pérdida de calidad, entre otras ventajas.

Esta tarifa está muy pensada para dar soporte a los Homepod, los altavoces inteligentes de la compañía, que finalmente ha decidido centrarse solo en la versión Mini, desechando el Homepod original. Este aparato ahora estará disponible en varios colores, a diferencia de hasta ahora que estaba solo disponible en gris y negro. Se podrán comprar en amarillo, azul o naranja a partir de noviembre. El precio se mantiene intacto, 99 euros.

El redactor recomienda