Adiós a Instagram tal y como lo conocías: por qué dejará de ser solo una 'app' de fotos
  1. Tecnología
¿Podrá comerse a TikTok?

Adiós a Instagram tal y como lo conocías: por qué dejará de ser solo una 'app' de fotos

Su director, Adam Mosseri ha anunciado la manera en la que pretenden transformar la aplicación por completo y cómo van a intentar competir con sus rivales en auge

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Renovarse o morir. El director de Instagram ha sido claro en el último mensaje que ha lanzado: “Ya no somos una ‘app’ para compartir fotos”. En un vídeo publicado en sus redes sociales, Adam Mosseri ha anunciado los cambios que están por llegar a la plataforma que, siguiendo los pasos de competidores como Tiktok o Youtube, pretende poner el foco en el vídeo y el entretenimiento, aunque sea a cambio de traicionar a la idea original de la red social.

Mosseri ha diferenciado las cuatro áreas en las que se centrarán las novedades: creadores, compras, mensajería y vídeo, priorizando esta última. Ha hablado de experiencias a pantalla completa, inmersivas y que prioricen el consumo en dispositivos móviles. Algunas de ellas ya están incluidas en Stories, Reels e IGTV, pero el director de la ‘app’ se ha referido a centrarse aún más en explorar este tipo de formatos. No lo ha mencionado, pero la sombra de sitios como TikTok o Twitch empieza a rozar a los gigantes y es hora de actuar para no quedarse atrás.

Foto: 1 de cada 2 empresas consulta el perfil de Instagram de un candidato antes de contratarlo. Foto: Unsplash

Cuando Facebook la adquirió en 2012, llegaron las primeras mejoras, entre las que se encontraban las etiquetas y los mensajes directos con fotografías y vídeos. Después, empezó a ser evidente que a Zuckerberg no le temblaba el pulso a la hora plagiar espacios propios de otras plataformas.

Al igual que hizo con las historias - formato que robó sin ningún escrúpulo a la exitosa Snapchat - y los vídeos en directo al estilo Periscope, la incorporación del formato Reels supuso una maniobra parecida. Con ella, quiso imitar los vídeos breves en los que se basa TikTok, la red social china que nació hace cinco años en China y que ha revolucionado a jóvenes (y no tan jóvenes) plagando internet de vídeos virales. El problema, para Instagram, es que esta vez no consigue merendarse al pez pequeño que reta al grande.

placeholder (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Instagram ya venía avanzando en un giro hacia la utilización de técnicas propias de TikTok, como la recomendación de contenidos. De hecho, este mismo mes lanzó una prueba para sugerir publicaciones en el 'feed' de los usuarios, situándolas incluso por encima de las fotos y vídeos subidos por las personas a las que siguen. Es decir, que buscaba igualar a TikTok en su mejor terreno: el algoritmo.

Esta técnica es una buena manera de prolongar el tiempo de estancia de los usuarios en las 'apps' - y TikTok lo sabe - aunque todavía está por ver si funcionará tan bien en Instagram, sobre todo en aquellos usuarios que siguen a pocas personas y que prefieren encontrarse únicamente con las fotografías y vídeos publicadas por sus amigos. Un riesgo que ven de forma clara, pero que prefieren asumir, por lo dicho por su CEO.

¿Su propio Onlyfans?

Observando su estrategia, todo apunta a que Instagram quiere quedarse con lo mejor de cada casa, incluso con las funciones más polémicas. Unas de las exploradas en los últimos meses son las ‘Exclusive Stories’. Se trata de una especie de ‘OnlyFans’ que abriría a los creadores la posibilidad de publicar contenido reservado a aquellos ‘followers’ que accedan a pagar por él. Habrá que ver si ponen algún tipo de limitación a las mismas.

Este tipo de historias se diferenciarían de las demás por una etiqueta púrpura. Al acceder a ellas, una ventana emergente avisará al usuario de que solo los fans pueden verlas. Además, si decides pagar, una vez dentro no será posible capturar la pantalla durante la visualización.

En febrero de este año, Twitter ya anunció su propio sistema de suscripciones llamado 'Super Follows', que permite a los tuiteros cobrar - o bien pagar - por tuits que solo estarán disponibles para aquellos que aporten el dinero correspondiente. Una evolución al modelo de suscripción en la red que ya salpica a todos los sectores.

Mosseri ya manifestó su intención de explorar este método, argumentando que facilitaría la relación financiera entre los creadores de contenido y sus fans. Para estos últimos resulta más interesante acceder a contenido exclusivo que, por ejemplo, encontrarse con un anuncio que monetice los vídeos o fotografías compartidos por sus creadores.

Por su parte, TikTok, Snapchat y Pinterest han optado por explotar una alternativa diferente lanzando fondos para creadores como una manera de pagarles por su labor. Algo como convertirlo en empleados, no que sean los usuarios los que carguen con el coste de la suscripción. Mosseri no se opone a emitir cheques, pero se muestra más a favor de “crear productos de monetización que les ayuden a ganarse la vida a largo plazo” aprovechando el interés de su comunidad.

¿Y a por WhatsApp?

Otras de las mejoras comentadas está relacionada con la mensajería, argumentando que los usuarios recurren cada vez más a ella y se alejan del ‘feed’ y las historias, acercando a esta red a otros servicios como WhatsApp o Telegram. De hecho, la aplicación ha empezado a probar la incorporación de candados en los mensajes privados, lo que podría indicar que la app esté comenzando a trabajar en chats protegidos por cifrado de extremo a extremo, como ya incorporó WhatsApp en su momento.

Por último está el tema de las compras. El líder de esta red social ya puso de manifiesto sus ganas de explorar este sector cuando incorporó la posibilidad de adquirir productos sin salir de la 'app'. En relación con esto, Mosseri ha mencionado en su vídeo que quiere aprovechar el impacto que la pandemia ha tenido en el aumento de las compras a través de internet para beneficiarse de esta tendencia.

Los cambios se irán implementando en los próximos meses a modo de pruebas a partir de las cuales la aplicación irá tomando las decisiones definitivas. "No es algo que podamos hacer de un día para otro", dice Adam, que ha dejado caer que el proceso será bastante transparente. Aunque se desconoce cuándo se transformará de manera definitiva, todo indica que Instagram dejará de ser la ‘app’ que hoy conocemos, aunque pierda a muchos usuarios nostálgicos por el camino.

TikTok Fotografía Periscope Comercio electrónico
El redactor recomienda