A DÍA DE HOY LA 'APP' ES ESTÉRIL

RadarCOVID ya está lista pero la burocracia le impide arrancar cuando más falta hace

Cientos de miles de personas han instalado la 'app' en sus iPhone y Android a pesar de que todavía no se puede usar. Las CCAA más avanzadas esperan el visto bueno de Sanidad para ponerla en marcha

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Cientos de miles de personas ya tienen en su iPhone o su 'smartphone' con Android la aplicación del Gobierno para detectar posibles contagios de coronavirus. RadarCOVID, como ha sido bautizada, ya está en lo más alto de los ránkings de descargas del momento tanto en la App Store, que no da cifras concretas; como en Google Play, donde en apenas 48 horas acumuló más de medio millón largo de instalaciones. El asunto lleva prácticamente toda la semana como uno de los más comentados de Twitter, donde los usuarios han publicado multitud de mensajes pidiendo su instalación ya que cuanto más gente la utilice, mayor será su efectividad para localizar y contener rebrotes antes de que se hagan incontrolables.

Esta improvisada movilización ciudadana tiene un problema. A día de hoy la 'app' es prácticamente estéril. Aunque millones de usuarios la instalen es imposible que cumpla su principal cometido: decirnos si alguno de los contactos estrechos —al menos 15 minutos y a una distancia inferior a los 2 metros— que hayamos tenido en los últimos 15 días ha dado positivo en coronavirus. Lo único que puede hacer es detectar los encuentros que cumplen esas condiciones pero esa información no vale absolutamente de nada, ya que nadie puede ingresar el código de la PCR para comunicar que está infectado.

¿Qué es lo que falta?

Entonces, si se puede descargar, ¿por qué no es completamente funcional? Pues básicamente porque se ha lanzado sin estar terminada. El pasado día 3 de agosto, Carme Artigas, secretaria de estado de Digitalización e Inteligencia Artifical (SEDIA), realizaba una videollamada con varios medios para informar de los resultados del piloto que a lo largo del mes de julio se había realizado simulando una epidemia ficticia en una localidad de La Gomera, que calificó como "altamente satisfactorios" al lograr detectar casi el doble de contactos por contagiado que la media que lograba el rastreo manual en toda Canarias.

La propia Artigas pasó entonces la pelota al tejado de las administraciones autonómicas, las principales valedoras del asunto desde hace tiempo. Cabe recordar que en sitios como Galicia o Murcia, por citar algunos, habían hecho licitaciones para desarrollar sus propias plataformas.

Carme Artigas, secretaria de Estado de digitalización e inteligencia artificial. (Sedia)
Carme Artigas, secretaria de Estado de digitalización e inteligencia artificial. (Sedia)

RadarCOVID no se ha podido poner en marcha al 100% por un simple motivo: las competencias sanitarias están transferidas a cada comunidad y estas tenían que establecer un circuito para notificar el positivo. Algunas de las materias que debían resolver era cómo se le hacía llegar el código al paciente para comunicarlo, quién lo hacía llegar o a qué teléfono llamar si se recibe un aviso de exposición así como el protocolo a seguir. Además había que adaptarlas a los sistemas de información de cada lugar.

El funcionamiento de la 'app' es el siguiente. A través del bluetooth del móvil —un método más respetuoso con la privacidad y más efectivo en interiores que el GPS— la aplicación es capaz de registrar contactos de riesgo. Los terminales intercambian una baliza de información 'anonimizada'. Esas matrículas privadas sirven para en caso de que uno reportase un positivo en esa ventana de tiempo se pudiese avisar a quienes han estado expuestos. Para evitar introducir falsos positivos, con el resultado positivo de la PCR se facilitaría un código.

La 'app' está construida en base al protocolo DP-3T y la API que desarrollaron Apple y Google para que funcionase exactamente igual en iOS que en Android. Las dos multinacionales impusieron en sus condiciones que, salvo que se indicase lo contrario, solo habría una 'app' por territorio. En el caso de España, la SEDIA, dependiente del Ministerio de Economía, cogió las riendas del proyecto adjudicando a Indra el contrato para desarrollarla. Lo que se desarrolló es común para todas las autonomías que quieran utilizarla, que tienen que hacer esa adaptación. "Es evidente que el mecanismo de validación de positivos requiere el concurso de las CCAA aunque la app sea nacional", dicen personas involucradas en los equipos de desarrollo de una de las comunidades. "Todo por la sencilla razón de que las PCR las hace quien las hace".

La hoja de ruta que detalló Artigas pasa porque el 15 de septiembre esté en funcionamiento en todo el territorio nacional. Sin embargo, la Secretaría de Estado abrió la puerta a que la aplicación estuviese activa a partir del 10 de agosto por la "vía de urgencia" en algunos territorios, bien por necesidades económicas o bien por urgencias sanitarias.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Es decir, la plataforma, aunque no estuviera finalizada en términos de usabilidad y accesibilidad, estaría en algunas zonas operativa mucho antes de la fecha límite. Se pusieron sobre la mesa el nombre de Baleares y el de Canarias, por su dependencia del turismo, aunque también se habló de la posibilidad de incluir una tercera región a la que no se hizo referencia expresa. Ahora, cuando han pasado diez días desde que se pusiese a disposición de los equipos autonómicos la documentación y la plataforma para ejecutar la implementación que les correspondía, la fotografía sigue siendo exactamente igual. La opción para introducir el código sigue sin funcionar. En ninguna parte.

Algunas CCAA ya están listas

Las miradas se posan en un primer momento sobre las comunidades, que son las que parece que no han llegado a tiempo. El problema viene porque algunas de ellas, como aseguran diversas fuentes a este periódico, "ya tienen desarrollada esa parte", a falta de la formación de los médicos sobre los pormenores del sistema. Comunidades que no podrían avanzar en la implementación porque no han recibido el 'OK' de Sanidad y el acceso al entorno de producción, donde se ejecuta la versión final. Una situación, señalan a este periódico, que viene dada por la burocracia, que esta semana les tenía reservado un pequeño trámite extra.

Este miércoles, a tres días de la fecha que se había marcado para que la 'app' echase a rodar en los primeros territorios y "72 horas después de que la app se pusiese a disposición de todo el que quisiese descargarla" en iOS o en Google Play, desde la SEDIA se envía un email en el que se comunicaba el nuevo protocolo que habían pactado con el Ministerio de Sanidad para "un mayor seguimiento y control de las integraciones" para lo que se exigía la firma de un convenio, algo que sorprendió a los equipos que tenían el trabajo más avanzado.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

El proceso a seguir para la integración en la plataforma RadarCOVID es el siguiente. En primer lugar tendrían que comunicar formalmente el interés de hacer uso de la 'app' a Sanidad, que a su vez remitiría un "kit de bienvenida". Un kit, como se especifica en la comunicación que incluiría documentación de la 'app' en términos epidemiológicos así como técnicos. También se incluiría un modelo de convenio y "un checklist" que cada CCAA debía rellenar y remitir al ministerio. Una vez analizado y completado, el departamento dirigido por Salvador Illa trasmitiría a la SEDIA las regiones que iban a empezar, con las que se pondría en contacto para cerrar los últimos flecos. Incluso se recomienda a los que habían hecho la solicitud formal anteriormente al Ministerio de Sanidad, recomiendan hacerlo de nuevo para recibir el "pack de bienvenido".

Imagen del protocolo enviado ayer. Foto: Cedida.
Imagen del protocolo enviado ayer. Foto: Cedida.

Las fuentes implicadas en el desarrollo critican también el retraso en la definición de una parte clave: el circuito para notificar un contagio y evitar falsos positivos. El 10 de abril Apple y Google ya publican la primera documentación de la API conjunta que han desarrollado. En ese documento, recuerdan estas fuentes, ya se indica que ellos no van a entrar en "dicho mecanismo". "El mecanismo para validar un positivo lo puedes definir y especificar al principio del todo, no necesitas tener la 'app' ni hecha, ni probada, ni nada. Es algo que podría haber estado a principios de mayo. Esa validación que nos pidieron el 3 de agosto por la tarde podía estar hecha hace tres meses".

¿La pelota quién la tiene?

Preguntados por este asunto, desde la SEDIA indican que ahora el ritmo lo marca Sanidad y que cuando "den luz verde" ellos intervendrán para realizar los últimos trámite técnicos. Por su parte, desde el ministerio de Salvador Illa indican que se está trabajando con las comunidades "para supervisar temas jurídicos o de privacidad de datos". Eluden dar ni fechas concretas, ya que hay que analizar bien hasta los detalles pero que la intención es, siempre que sea posible, "acelerar el proceso al máximo dentro de las posibilidades". Posibilidades condicionadas por la situación de un sistema sanitario descentralizado con 17 autoridades diferentes. El motivo de que ya esté disponible es que ninguno de los marketplaces permite hacer 'cribado' por regiones y por tanto hay que hacer un lanzamiento genérico.

Preguntados por el 10 de agosto, indican que esa fue una referencia temporal dada por el departamento de Carme Artigas. Estos a su vez responden que esa fecha hace referencia a que el sistema estaba listo para que tanto las regiones más necesitadas y Sanidad pudiesen gestionar su puesta en marcha. Defienden que no "ven anormalidad alguna" en el proceso y que en cuestión de días, si no ocurre ningún contratiempo, RadarCOVID ya entre en funcionamiento en las primeras zonas. Esto sería con más de una semana de retraso, en el mejor de los casos, sobre la fecha que se publicó la 'app' en la App Store y Google Play.

De momento, la única que ha salido a la palestra ha sido Andalucía, que ha pedido ser "zona preferente" de activación de la 'app' que "depende del Ministerio de Sanidad", como explicó el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, que ha planteado que Almería y Málaga sean los primeros territorios en disponer del sistema, donde la incidencia del covid es mayor que la media de casos registrados en el resto de provincias andaluzas. Ha trasladado a Salvador Illa el interés por firmar el convenio "lo antes posible" y ha desvelado que Illa pretende que RadarCOVID sea plenamente funcional en el "máximo de CCAA" en dos o tres semanas.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

No es ni mucho menos la primera vez que hay una disfunción de este tipo. La puesta en marcha del proyecto estuvo trufado de dudas, pues que Sanidad siempre ha mostrado cierto escepticismo ante este tipo de soluciones de rastreo. Llegó a desconfiar, dando algunas muestras públicas de ello, ante la posibilidad de un alud de datos que colapsasen los sistemas de monitorización así como de un nivel alto de falsos positivos. Los recelos parecen haber disminuido tras el piloto, algo por lo que se optó para comprobar la fiabilidad del sistema y su utilidad real. En caso de no haberlo hecho, se podían haber acelerado plazos, pero se hubiese lanzado con una incertidumbre mayor.

"Es normal realizar pilotos geográficamente controlados", asegura Carmela Troncoso, la española que lidera el equipo que dio forma al estándar DP-T3 en Lausana (Suiza), quien destaca que "las cifras conseguidas son buenas noticias". Sin embargo, Troncoso sí que hace una petición clara a la SEDIA: liberar el código de la 'app'. "Permitiría a la comunidad estudiar los mecanismos de protección implementados y revisarlos, pudiendo encontrar problemas y subsanarlos", relata. La ingeniera asegura que es "algo crítico" que ayudaría a entender mejor la app y compartir conocimiento con terceros. Países como Francia, Italia o Alemania, entre muchos otros, han colgado en repositorios de internet. Entidades como la Agencia de Protección de Datos, entre otros, están a la espera para poder realizar las comprobaciones de que se ajusta a las normas vigentes. Desde SEDIA también han dado respuesta a esto: "La 'app' será de código abierto pero no tiene sentido hacerlo ahora porque estamos introduciendo cambios cada pocos días. Estamos, como quien dice, con una beta".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios