Todos quieren conquistar este 'nuevo mundo'

"Baja un dedo si eres de derechas". La oscura guerra política que viven tus hijos en TikTok

La 'app' china, que se ha convertido en todo un fenómeno generacional al unir música, 'memes', vídeos y filtros, es el último nicho de la propaganda. Una lucha cada vez más simple y globalizada

Foto: Foto: TikTok.
Foto: TikTok.

Ha sido una de las imágenes de este fin de semana. Donald Trump vuelve a la Casa Blanca cabizbajo y algo desaliñado después de que su mitin en Tulsa (Oklahoma, EEUU), un evento que debería ser un primer trampolín para su reelección, acabara convertido en un ejemplo de su cada vez más palpable soledad. El gigantesco pabellón que esperaba abarrotar lucía medio vacío y uno de los maestros de la comunicación política actual veía cómo su acto se convertía en un arma para sus rivales. Pronto se empezaron a buscar razones por las que había podido ocurrir esto y, además de las lógicas, se señalaron dos direcciones de posibles boicots que poco después confirmaron los propios autores: TikTok y el movimiento 'kpoper'.

Como explicamos en este otro artículo, grupos de jóvenes (y no tan jóvenes) coordinados en 'apps' fuera del radar de los gestores de la campaña trumpista habían 'troleado' al presidente reservando miles de entradas por internet para un evento al que luego no acudieron en lo que ya se ha bautizado como el 'TikTokgate'. Ahora el nombre de esta plataforma, conocida por sus vídeos musicales, se ha quedado pegado al ciberactivismo, pero el rastro político de la plataforma para nada es nuevo y este último caso solo es la punta del iceberg de una guerra propagandística que busca la conquista de este espacio copado por perfiles muy jóvenes y 'a priori' poco politizados. Y España no es una excepción.

En nuestro país (donde TikTok ya ha sido descargada más de 14 millones de veces), todos los grandes partidos tienen cuenta en esta red, pero de momento (como en el resto del mundo) la mayor guerra se da entre comunidades de simpatizantes, en su mayoría adolescentes. Sin ir más lejos, mientras se fraguaba el fracaso de Tulsa, en nuestro país una niña se hacía viral por tener un perfil en el que alaba a Vox y defiende sus posturas con total naturalidad. Lo hace con músicas de fondo, bailes y todos los códigos comunicativos de esta red pensada por y para la viralidad y la imitación. Para Iago Moreno, sociólogo experto en redes sociales y comunicación política, es un buen ejemplo de lo que se vive en este 'nuevo mundo' de internet que es TikTok.

Moreno fue de los primeros sociólogos que estudiaron esta red desde el punto de vista político y propagandístico, al menos en nuestro país, y ve con bastante lógica este uso de la plataforma. "Hay que observar esta nueva plataforma como algo muy particular. Primero, lo es por algo tan básico como que es la primera grande que no viene de Occidente [es de origen chino], y segundo, porque los códigos comunicativos y la lógica de esta red son muy diferentes al resto, que no mejores de por sí. Es un espacio mucho más directo, sin barreras ni cortapisas, en el que es muy importante soltarse y, lo que es clave, se encuentra de forma prácticamente automática a la gente que piensa como tú, por lo que te sientes integrado y apoyado fácilmente".

Volviendo al caso de la niña, su postura y discurso pueden sorprender, pero no es la única ni mucho menos en TikTok con ideas similares. Es más, esta red está animando a difundir identidades antes no visibilizadas o casi no defendidas en las redes hasta hace poco. "En España, un ejemplo claro, y relacionado con este, es el de los llamados 'Cayetanos'. De ser un insulto ha pasado a ser una forma de autodefinirse para los jóvenes de derechas. Hacen 'tags' y 'challenges' propios para su comunidad y alardean de puntos como haber ido a coles privados o no haberse liado nunca con un mena. TikTok les sirve para reafirmarse". Un aspecto de comunidad que interesa, y mucho, a los políticos y que ya han explotado en otros países.

@yrguezp

##parati ¿Vosotros que creéis soy Cayetano o Jenny?##tagdelcayetano

♬ Tag - theubeda

De la India a la comunidad gitana española

Al igual que en el caso de WhatsApp, un buen espejo para mirar lo que puede acabar pasando aquí, aunque siempre hay que tomarlo con pinzas, es India. El país asiático es muy particular, pero en el aspecto tecnológico siempre está a la vanguardia y fue el primero en utilizar (a gran escala) esta red como herramienta para la difusión de ideales políticos de forma organizada. Un ejemplo que vieron con buenos ojos muchos partidos nacionalistas. "Algo muy bueno de estas redes para partidos con ideologías populistas y tradicionalistas es que pueden simplificar sus mensajes y modernizarlos a base de 'memes' y contenidos ligeros. Además, el algoritmo ayuda a todo usuario con cierto interés por estas tendencias a encontrar tus mensajes de forma automática", apunta Moreno.

Su postura coincide con la de Antoni Gutiérrez-Rubí, otro de los españoles expertos en comunicación que avisaron hace tiempo del potencial de la plataforma, aunque él apunta otros puntos clave en el éxito de la extrema derecha en esta red. "Se ha demostrado que los contenidos más disruptivos, en cuanto a discurso, los que consiguen captar la atención de estos usuarios. Por lo tanto, si sumamos el algoritmo de las redes sociales al discurso de la derecha iliberal, en general disruptivo, tenemos la combinación perfecta para que sean precisamente estas formaciones las que tienen más éxito en redes sociales".

Como escribía en 2019 el propio Gutiérrez-Rubí, otro de los españoles expertos en comunicación que avisaron hace tiempo del potencial de la plataforma, en las últimas elecciones indias, sin presencia 'oficial' de los partidos, la guerra propagandística en TikTok fue brutal. "El 'hadhtag' #narendramodi [referente a Narendra Modi, actual primer ministro, del BJP] fue visualizado por 30 millones de personas, frente a los solo 13 millones que obtuvo el 'hashtag' #rahulgandhi [vinculado a Rahul Gandhi, del UPA]. En ambos casos, se podían encontrar contenidos donde se repetían discursos de los dos candidatos, se hacían bromas, se comentaban temas políticos… Y todo totalmente visual, con un lenguaje desenfadado y divertido, llegando en un momento no político a millones de adolescentes", explicaba Gutiérrez-Rubí.

Modi, un político de un partido tradicionalista y de arraigo ultranacionalista, ya tiene hasta su propio perfil en TikTok (su 'tag' almacena más de 300 millones de visualizaciones), y no es el único. Moreno también habla del caso de Bolsonaro en Brasil o las fuerzas armadas israelíes. Este último da una muestra del impacto de esta red, ya que llevan años usando todas las grandes plataformas para mejorar la imagen de estos cuerpos y no dudaron en lanzarse a TikTok. ¿Cómo lo anunciaron? Con el 'emoji' de una bomba y un soldado disparando su rifle. Todo esto en una red con un público con una edad media de entre 13 y 25 años.

En todos estos casos, podemos entender una tendencia política común o similar, pero también hay otros diferentes o literalmente contrarios. En los últimos tiempos, hemos visto el caso de Tulsa y Trump, el Black Lives Matter (el 'tag' de este movimiento tiene más de 12.500 millones de visualizaciones), el K-Pop o, en España, el punto de la comunidad gitana. TikTok se ha convertido en una herramienta muy popular entre esta comunidad, que apenas tiene visibilidad en otras redes, como recuerda Moreno. "Si algo bueno, y malo, tiene esta plataforma es que impulsa el sentimiento comunitario y hace que cualquier usuario, con apenas unos clics, encuentre justo el contenido, y por tanto, la comunidad que busca".

La guerra por el algoritmo

Ese algoritmo que ayuda a encontrar lo que buscas y generar comunidad es justo el mayor tesoro de TikTok (se hizo muy viral hace unos días tras una publicación de la propia compañía en la que contaban, por encima, cómo funcionaba). La herramienta, como cuenta el sociólogo, podríamos considerarla como un código "agresivo" al nivel de otros como el que se mueve tras YouTube (muy criticado por tender a radicalizar las recomendaciones) o incluso Instagram, que buscan mostrarte los contenidos más afines a ti, y eso es fundamental para generar las comunidades, afianzar posiciones y finalmente colocar mensajes políticos en los grupos que más te interesan. Un arma de doble filo.

La guerra por el algoritmo también es palpable en nuestro país. Mientras, como explicaba en su cuenta de Twitter el activista Julián Macías, Podemos es el partido con más tirón oficial dentro de la plataforma (tiene más seguidores e interacciones que el resto de partidos juntos) e incluso daba explicaciones sobre sus 'tags', son las posturas más cercanas a Vox las que parecen hacer más ruido. Son sin duda las que más movimiento han generado fuera y tienen hasta su propio 'meme' musical.

¿Esto quiere decir que Vox maneja esta red? No exactamente. Como explica Moreno, en una red como TikTok es difícil medir esto, y su importancia va por otra parte. "Es cierto que hay un poco de pelea por ganar la bandera entre los partidos con más actividad, pero al final, lo importante aquí es saber si llegas a la gente que quieres y a las comunidades que te interesan. No es tanto tener un gran impacto de seguidores como tenerlo en usuarios afines que luego muevan ese contenido o que sean activos en otras redes, que hagan comunidad, etc.". Puedes tener pocos seguidores y que un contenido tuyo se viralice, y viceversa.

Gutiérrez-Rubí, por su parte, habla directamente de conseguir influencers, más que unas cuentas oficiales fuertes. "Al ser un territorio digital nuevo, representa una oportunidad para marcar tendencias y generar influencers. En redes, el que primero llega es el que normalmente acaba siendo referente. Por este motivo, y por el carácter de la red en sí, no es quizá tan importante que Vox sea el primer partido en tener presencia, sino que los que empiezan a definirse como influencers sean próximos a sus ideales y hagan proselitismo de sus ideales".

@ciudadanoscs

##aprendecontiktok a identificar a los verdaderos partidos racistas de ##España. Guillermo Díaz repasa parte de la historia de supremacismo de ERC.

♬ sonido original - ciudadanoscs

La dificultad para mover todo esto se ve de una forma clarísima en los perfiles de los partidos. Mientras hay publicaciones que apenas tienen visualizaciones e interacciones, otras rompen por completo la gráfica. Se trata de una nueva red social y aún queda mucho por explorar, pero está claro que no se puede entender TikTok como otras del estilo de Twitter o Facebook.

"En TikTok la creatividad está por encima de la preparación. Y eso hace complicado que un partido político lo pueda usar por sí mismo, a menos que tenga un equipo realmente creativo. La emocionalidad es básica para la comunicación, puesto que esos contenidos se ofrecen en un momento de relax, deben llamar la atención, crear empatía… Es por eso que, más que propaganda política, lo que Tik Tok logra es visibilidad y notoriedad, que te “caiga mejor” ese político/a", explica Gutiérrez-Rubí. Esa visibilidad o notoriedad es, por ejemplo la que está intentando lograr gente como Modi, o Salvini.

Si consigues notoriedad, conquistar al algoritmo, entonces TikTok te será útil. "Las redes sociales tienen en su ADN conseguir retener al usuario/a, llamar su atención, y, para ello, se valen de algoritmos que promocionan aquellos que cumplen este objetivo. Y son precisamente los contenidos más disruptivos, en cuanto a discurso o contenido audiovisual, los que consiguen captar la atención de estos usuarios. Es una cuestión de emociones, algoritmos y disrupción, y, en eso, Tik Tok se convierte en una buena herramienta", apunta Gutiérrez-Rubí.

¿Qué viene después?

Para terminar, y mientras la mayoría aún está empezando a descubrir la potencia de TikTok, Moreno y Gutiérrez-Rubí mencionan otra red que de aquí a nada empezará a tener mucho tirón político, si no lo tiene ya: Twitch. El servicio de 'streaming' de Amazon, pensado para el 'gaming' inicialmente, se ha convertido en el gran rival de YouTube y cada vez más creadores de contenido se lanzan a esta plataforma para intentar aprovechar mejor su trabajo y también hacer algo más de dinero. Además, muchos políticos ya han empezado a hacer sus pinitos ahí (como Macron, Cory Booker u Ocasio Cortez).

Moreno añade un aspecto fundamental y es que tanto Twitch como TikTo, además de ser plataformas cada vez más grandes, con comunidades muy activas y dinámicas ofrecen el sueño de poder vivir de ellas. "Hay un punto aspiracional que es común en todas las grandes redes y que ya vemos en estas nuevas. Es fácil creer que cualquiera que lo trabaje un poco y dé con la tecla se puede hacer famoso, escalar socialmente y hasta hacerse rico gracias a ellas. Mucha gente, incluso de los estratos más bajos, ya sueña con ser 'tiktoker', y cree que puede hacerlo porque, es cierto, el algoritmo es tan eficaz o agresivo que de la noche a la mañana puedes acabar con miles de seguidores más y una visibilidad brutal".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios