Recurrirán al Constitucional

El Supremo castiga a Menéame por insultos en su web: "Esto afecta a medio internet"

La Sala Civil del Alto Tribunal obliga a la red social a indemnizar a un concejal del PP de Marbella por unos comentarios vertidos contra él en una noticia colgada en la plataforma

Foto: Un usuario consulta Menéame. (EC)
Un usuario consulta Menéame. (EC)

Tras varios años de peleas en los tribunales la lucha de Menéame con un exconcejal del PP de Marbella sigue sin solucionarse. Ahora ha sido el Tribunal Supremo el que se ha pronunciado en el caso y lo ha hecho con una sentencia en la que ha ratificado lo dictado por la Audiencia de Málaga y condena a la red social española a pagar una indemnización de 1.200 euros más las costas a dicho edil por la no retirada de un comentario encontrado en su web en el que un usuario lo calificaba como "hijo de puta".

La decisión tomada por la Sala Civil del Alto Tribunal se ha hecho pública este mismo viernes y la propia plataforma ya ha reaccionado asegurando que recurrirán al Tribunal Constitucional pues la consideran "una barbaridad que va incluso contra la directiva comunitaria a la que deja sin contenido". Así de claro lo explica en conversación con Teknautas Carlos Sánchez Almeida, abogado de Bufete Almeida y cuyo despacho defiende a Menéame en este caso. En un comunicado, la plataforma también añade que considera "que esta expresión, que ya se usaba en tiempos de Cervantes es algo coloquial y no peyorativa, y, como máximo, una expresión de mal gusto".

Este caso, como explicamos en este otro artículo, viene desde noviembre de 2015, cuando aparecieron los comentarios denunciados por el concejal marbellí. La entrada donde se escribieron enlazaba a una noticia de El Confidencial en la que se informaba que D.L., exconcejal de fiestas del PP en el Ayuntamiento de dicha localidad, había gastado un total de 14.600 euros en teléfono. Un consumo que se produjo supuestamente en su primer mes en el puesto y cuya factura, con fecha 1 de abril de 2013, se cargó a las cuentas municipales.

El primer capítulo de este 'culebrón' se vivió en un juzgado marbellí en 2017. En el envite inicial, el juez consideró que “hijo de puta” o “ladrón” no estaban realizadas contra el afectado sino frente a una determinada “manera de hacer política” en un contexto genérico. Por tanto, el magistrado resolvió desatender las peticiones del demandante, que no conforme con aquel resultado decidió acudir a la Audiencia Provincial.

El tribunal andaluz dio la vuelta a la decisión inicial, sosteniendo que las expresiones alojadas en dicha web “atentan contra el derecho al honor o la intimidad” del demandante. La sentencia entendía también que Menéame era “un prestador de servicio” y no un mero agregador de noticias, por tanto tendría obligación de retirar esos insultos cuando conociese de su existencia. Un punto clave que ha sido ratificado por el Tribunal Supremo y que tanto Menéame como sus abogados aseguran temer especialmente. "Esto puede afectar a medio internet, al final hablamos de una red social como Twitter o Facebook y esto podría sentar un precedente peor incluso que lo que proponía Donald Trump", apunta Almeida.

Recurrir por la liberta de expresión

Es justo ese apartado el que ha llevado a los afectados a recurrir hasta el Tribunal Supremo y ahora al Constitucional, ya que, según explican, los 1.200 no es el problema, sino que esto podría sentar un precedente muy peligroso para la libertad de expresión en internet. "Nosotros seguiremos peleando por la libertad de usar expresiones que están tan imbricadas en nuestro idioma como gilipollas, sinvergüenza o saqueador (por favor, no se entienda como que se las dedicamos a nadie en concreto)", explican en su comunicado los gestores de Menéame.

Además, hay otro aspecto crucial que defienden desde la compañía y es el debate sobre si una plataforma como esta tiene capacidad para controlar todo lo que se publica y se comenta en ella, y si debería controlarlo. Ese es el gran debate que abrió hace unos días Donald Trump en EEUU y que aquí, como se ve en este caso, no somos ajenos. "Para nosotros es importante hacer ver que, dado el volumen de comentarios que se generan diariamente en Menéame por más de dos millones de usuarios al mes, nos es materialmente imposible comprobar todos y cada uno de ellos, especialmente, como en el caso que nos ocupa, en el que no estaban debidamente etiquetados con un link y se referían a un comentario de un año atrás".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios