más actividad de la que puede asumir

La crisis del Covid-19 que nadie previó: el 'e-commerce' colapsa al enviar sus pedidos

Todo indicaba que el confinamiento iba a suponer el éxito del 'e-commerce', y así ha sido... hasta que ha colapsado: muchas webs no pueden asumir el aluvión de pedidos

Foto: Foto: Reuters/Amit Dave.
Foto: Reuters/Amit Dave.

Cuando comenzó el confinamiento por el coronavirus, todo el mundo señaló un claro ganador: el comercio electrónico. No era una predicción complicada, pero había otra que, sin ser descartable, se mencionaba mucho menos: el 'e-commerce' iba a colapsar porque no es capaz de asumir un incremento tan grande en el volumen de pedidos, envíos y logística. Y así ha sido.

Pero empecemos por el principio: ¿de verdad el 'e-commerce' ha despuntado tanto estos días? Lo cierto es que sí. Como primer indicador, las búsquedas en Google de los españoles, que claramente fueron al alza tras comenzar el confinamiento.

También asevera esta tendencia un estudio del analista Guillem Sanz, que ha evaluado las ventas 'online' de 100 portales desde que se decretó el estado de alarma. Según sus cifras, el jueves 13 (cuando se anunció el confinamiento) y el sábado 14 hubo una bajada achacable a la asistencia masiva de personas a los supermercados. Sin embargo, según pasaron los días y aumentó el temor por la posible falta de abastecimiento, las webs de comercio electrónico empezaron una subida que solo se detuvo con la llegada del siguiente fin de semana.

El 'e-commerce' ha ido subiendo desde que se decretó el estado de alarma. (Datos: Guillem Sanz)
El 'e-commerce' ha ido subiendo desde que se decretó el estado de alarma. (Datos: Guillem Sanz)

Ahora bien, ¿ha afectado esta subida a todos los sectores por igual? En absoluto. La venta de productos de alimentación creció, aunque apenas un 14%, debido a la cercanía de los supermercados. La sorpresa absoluta se la llevaron los productos de deporte, que crecieron nada menos que un 191%. También crecieron los muebles (135%) y la jardinería (130%). En el otro lado de la balanza están la moda y el calzado, que descendieron un 69%.

A nivel mundial, los datos son parecidos. Según un estudio, durante la semana del 16 al 22 de marzo, las webs de los supermercados recibieron un 161% de su tráfico habitual en todo el mundo, muy por encima de las de los medios de comunicación o las de las telecos.

Las 'apps' de envío de productos a domicilio también han crecido visiblemente. En España no hay datos recogidos, pero en Estados Unidos se ha notado un visible crecimiento por parte de Instacart (218%), Walmart Grocery (160%) y Shipt (124%). Y dentro de la alimentación, ¿qué productos son los más demandados? Según un análisis hecho en Estados Unidos, los productos calóricos, no perecederos o congelados fueron los reyes: el primer puesto se lo lleva la pasta, cuya demanda ha crecido un sorprendente 698,9%.

Colapso y problemas de logística

Todos estos datos han supuesto indudables buenas noticias para los portales de comercio electrónico, aunque solo a medias, ya que al entusiasmo inicial se ha sumado una evidencia: el 'e-commerce' no puede soportar un crecimiento de tal magnitud.

En España, hemos visto varios casos. Supermercados como Mercadona, DIA o Carrefour han vetado o limitado sus pedidos 'online' por no ser capaces de gestionar los envíos. Otros como Alcampo se han visto superados por las visitas a su web y han colocado listas de espera virtuales, mientras que Mercado47, patrocinado por el propio Ayuntamiento de Madrid, ha aclarado que "debido al alto volumen de pedidos, todas las compras realizadas en los mercados municipales se entregarán en un plazo de 72 horas".

Amazon no se libra de estos problemas. La compañía no solo ha visto desbordado su servicio Prime Now, sino que además experimenta las críticas de los empleados de sus centros logísticos, que temen estar trabajando en un constante foco de contagio con varios casos de Covid-19 ya confirmados.

Muchos almacenes están colapsados, los supermercados suspenden compras 'online' y los transportistas no dan abasto

Dichos colapsos no se deben tanto a la falta de abastecimiento como al caos surgido en la logística para realizar los envíos. No solo por las condiciones de algunos repartidores, que en ocasiones no cuentan con material sanitario, sino también por el enfado del gremio en su conjunto: la patronal de la logística ya teme roturas en la cadena de suministro si no se dota de elementos de seguridad sanitaria básica a sus trabajadores, mientras que la Confederación Española de Transporte de Mercancías reclama mascarillas, mejores tiempos de conducción y descansos y poder hacer uso de las estaciones de servicio.

De hecho, la propia CETM ha elaborado un listado para que los transportistas sepan qué estaciones de servicio les dejan acceder a los baños y duchas.

La situación, en definitiva, es tan paradójica como problemática. El confinamiento a raíz del coronavirus ha supuesto un crecimiento mayúsculo del comercio electrónico, pero la realidad evidencia otra cosa: que este sector, que acaba dependiendo de otros como la logística, no es capaz de soportar tal aumento de demanda.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios