El miedo al Covid-19 entra en los centros de Amazon: "O limitamos oferta o caemos todos"
  1. Tecnología
TRES CASOS CONFIRMADOS

El miedo al Covid-19 entra en los centros de Amazon: "O limitamos oferta o caemos todos"

La empresa vive un pico de pedidos por las restricciones del estado de alerta. Los trabajadores piden medidas más duras y paralizar parcial o totalmente la actividad

Foto: El miedo al Covid-19 entra en los centros de Amazon: "O limitamos oferta o caemos todos"
El miedo al Covid-19 entra en los centros de Amazon: "O limitamos oferta o caemos todos"

"La gente está encerrada en casa. Pueden ir al supermercado con cuentagotas. No encuentran todo lo que quieren y están todo el día metidos en casa. Por tanto, piden más. Es así de fácil", explica un trabajador del centro que Amazon tiene en el madrileño distrito de Vicálvaro, uno de esos embudos donde se recibe la mercancía de los almacenes de mayor tamaño y se redistribuye por toda la ciudad. "En una situación en que suben los pedidos, como Prime Day o Black Friday, también suben los camiones. Pero aquí, de momento, se ha seguido con el mismo número, 10 o 12 por noche. Así que es normal que se dilaten los tiempos de entrega con todo esto del coronavirus", añade este mismo trabajador, ante los retrasos que desde hace varias jornadas experimenta la plataforma a la hora de entregar los pedidos.

Foto: Así sobrevive el curso escolar al Covid-19: deberes en Google Drive y temas en YouTube

Pero estas demoras son una de las tantas aristas de la situación que viven los empleados del comercio electrónico estos días. "La gente está bastante acojonada. Las recomendaciones de seguridad están, pero es muy difícil cumplirlas. La de la distancia es complicada. No estamos solo los de allí, sino que ahí entran repartidores que están todo el día por Madrid, tocan paquetes, manipulan jaulas...", explica. La preocupación entre la plantilla ha ido "en aumento" en las últimas horas. Durante el fin de semana, Amazon reconoció que ya tenía tres casos de Covid-19 entre sus empleados en España, una noticia adelantada por 'La Información' y posteriormente confirmada por este periódico.

El primero de los contagios está localizado en la planta del Prat de Llobregat, en la provincia de Barcelona. Los otros dos infectados pertenecen a MAD4. Tras ese código, se esconde el centro logístico de San Fernando de Henares, el primero que abrió en nuestro país y el más grande hasta que se puso en marcha el de Illescas.

Almacén de Amazon en San Fernando de Henares. (EFE)
Almacén de Amazon en San Fernando de Henares. (EFE)

Esta instalación de la localidad madrileña, que entre temporales y fijos llega a tener una plantilla de 2.000 personas, ha sido noticia en los últimos tiempos por un enconado enfrentamiento a cuenta de la imposibilidad de acordar un nuevo convenio tras caducar el anterior y dar el salto al marco sectorial de la CAM. Aunque ese conflicto hace tiempo que entró en punto muerto, ahora la gestión de esta crisis amenaza con abrir un nuevo frente entre la dirección y los trabajadores, que acusan a la multinacional de no tomar medidas más contundentes para preservar la salud de la plantilla e impedir la expansión del virus.

En Barcelona, Comisiones Obreras (comité mayoritario a nivel estatal) ya ha denunciado a la compañía ante la Inspección de Trabajo por no parar el sábado tras conocerse el mentado positivo. Un recurso que también se presentará previsiblemente hoy en Madrid, como confirma Douglas Harper, portavoz de CCOO en San Fernando, por idénticas razones.

Según fuentes del comité, ya son más de 80 empleados solo en Madrid los desplazados a sus domicilios. De ese grupo, 44 corresponden a cuarentenas de gente que estuvo en contacto con los afectados, mientras que el resto ha solicitado permiso a recursos humanos. "Hay que parar o bajar el ritmo. O limitamos oferta y actividad o caemos todos", auguran varios trabajadores, que muestran "mucho nerviosismo" ante nuevos casos entre sus compañeros.

En el comité de empresa piden medidas más contundentes y creen que habrá más contagios

"Nos han explicado que han hecho la trazabilidad de la gente que estuvo en contacto con esas dos personas infectadas para hacer esta criba", explican desde la sección sindical de CGT de San Fernando de Henares después de una reunión con los responsables del centro este mismo lunes.

"Una de ellas tiene un puesto fijo en devoluciones, así que se puede controlar mejor la situación. El verdadero problema es el otro caso, que se dedicaba a colocar la mercancía recibida, por lo que está moviéndose continuamente. Además, contenedores que utilizaba luego se reutilizan para la preparación de envíos y no se sometían a un proceso de desinfección inmediato. Esto hace muy complicado determinar las personas que han estado realmente expuestas", explica Harper sobre esta investigación. "Va a haber más contagios seguro. Esas personas han estado circulando libremente y el material que utilizan también".

Foto: ¿Un Black Friday en paz? Así está esquivando Amazon su mayor conflicto laboral en España

Las medidas de la empresa

El sentimiento existente es que Amazon debería de llevar a cabo políticas preventivas de mayor calado, paralizando "parcialmente" o "completamente" la actividad, en línea con lo que están haciendo otras compañías. Un extremo que, de momento, no está en la posible hoja de ruta de Amazon.

"Estamos prestando nuestro apoyo a los empleados que ahora mismo se encuentran en cuarentena", reza el comunicado enviado por la compañía ante las consultas de Teknautas. "La seguridad y salud de nuestros empleados son nuestra principal preocupación, y estamos siguiendo las directrices de las autoridades sanitarias locales e internacionales y hemos aplicado una serie de medidas sanitarias preventivas en nuestros centros de todo el mundo".

Centro de Amazon en Barcelona. (Reuters)
Centro de Amazon en Barcelona. (Reuters)

Entre la batería de medidas anunciadas hasta el momento, se incluye la división de los grupos de los turnos para que entren a horas diferentes y evitar aglomeraciones, refuerzo de los equipos de limpieza encargados de la desinfección de las diferentes áreas, medidas en zonas comunes como la cantina (donde se deja una silla vacía entre todos los trabajadores), el área de fichaje o el vestuario para mantener las distancias recomendadas.

Se ha hecho también mucho hincapié en las recomendaciones de higiene personal. A la plantilla se le ha ofrecido la posibilidad de consumir días de vacaciones o permisos no remunerados, que se limitan a gente que conviva con grupos de riesgo, como ancianos o con niños y embarazadas. "No son suficientes. Hay que ser más contundentes. Al menos durante el tiempo que dure la alerta", insiste el sindicalista de CCOO, quien además pone en duda que los recursos para higienizar y desinfectar sean los suficientes. "En el turno de noche, por ejemplo, solo hay dos personas para más de 7.000 metros cuadrados".

Nuevos temporales

Y es que el coronavirus ha puesto a Amazon en un particular brete. Tiene que afrontar estas medidas para evitar el contagio en medio de un ascenso inesperado de pedidos dadas las restricciones que ha impuesto el Ejecutivo. Ellos cuentan con la bula gubernamental, al ser el comercio electrónico una de las excepciones del estado de alarma decretado el pasado sábado. "Estos meses suelen ser conocidos como 'periodo valle'. Después del volumen pico de la campaña navideña y las rebajas, solo nos quedamos los 'blue' [los indefinidos, apodados así por el color azul de sus tarjetas de identificación] y salen gran parte de los 'green' [temporales]", explica uno de los trabajadores de MAD4.

Los trabajadores se quejan de la entrada de nuevos temporales, un "foco más" de contagio

"Este mismo domingo había un nuevo grupo de ETT con la formación para empezar a trabajar este lunes", añade. "Aquí nunca faltan manos, pero estás metiendo más gente de fuera y, por tanto, generando un nuevo frente, un nuevo foco".

Si uno consulta en departamentos como 'Inbound' (recepción de mercancías) y 'Outbound' (preparación de paquetería), confirman esa carga extra de trabajo. "En los últimos días, he recibido bastantes palés más de lo habitual de leche, cerveza o guantes. Y cuando digo bastantes, son muchos más", dice una de las empleadas encargadas de esa tarea. "Se está reforzando y, además, nos meten una hora extra en los turnos de hoy al viernes. Aquí la orden es mantener el ritmo de ventas, que es lo primero. Que las medidas afecten lo mínimo a los beneficios".

Centro de Amazon en Barcelona. (Reuters)
Centro de Amazon en Barcelona. (Reuters)

"Aunque no nos dan cifras concretas, la carga de envíos de paquetes ha subido fácilmente un 15% o más", responde un compañero suyo. "Obviamente, hemos empezado a tocar muchos palos y hay gente que depende de Prime para cosas básicas de alimentación e higiene, que son de primera necesidad. Pero también es cierto que estamos haciendo ventas que no son necesarias, como son 'pendrives', camisetas, videojuegos o videoconsolas", remata. Muchos de los consultados sugieren "limitar" la oferta de productos dada la situación para "reducir" la presencia y el riesgo.

En CCOO creen que la única solución pasa por la paralización de las plantas con algún caso

"Esa sería una solución válida al principio. Pero ahora se están implementando medidas de contención insuficientes que se ha demostrado que una vez que tienes casos no son efectivas en la mayoría de casos", opina Harper sobre este extremo. "Lo más seguro, en nuestra opinión, pasa por cerrar la planta".

Amazon
El redactor recomienda