INICIATIVA DE EMPRESAS PRIVADAS

Madrid da el primer paso en España y lanza su 'app' contra el coronavirus: así funciona

El desarrollo de covidmadrid.com, impulsada por Ayuso, será utilizada por la Secretaria Digital del Gobierno para otras comunidades. Cataluña ha ido por libre y ha lanzado la suya

Foto: Foto: Gobierno de España
Foto: Gobierno de España

En medio del estallido de la crisis del coronavirus, algo que tiene a España casi paralizada y a gran parte del país confinado en sus casas, surgió lo que se llama la 'magia de Twitter'. Esa misma viralidad que sirve para ayudar a que un chaval que se muda de provincias a Madrid encuentre habitación o piso en un tiempo récord, desencadenó una serie de mensajes, llamadas y tuits cruzados que cristalizaron en un proyecto de varias empresas para crear una 'app' al estilo surcoreano para ayudar a la contención del Covid-19 en la Comunidad de Madrid, cuyo desarrollo se aplicará también a nivel nacional en las próximas semanas en el resto de comunidades.

Finalmente, estos esfuerzos han cristalizado en una web 'app' con un formulario de 'autodiagnóstico' que ayudará a desatascar el cuello de botella que experimentan el 112 o las líneas telefónicas creadas 'ad hoc' para atender las consultas relacionadas con este tema, y que en ciudades como la capital han llegado a estar saturadas en los últimos días. En los próximos días, anuncian desde la Comunidad, llegará también 'Coronaviapp', tanto a Android como iOS. La duda es si está aplicación será complementaria solo en este región o también se replicará en todo el estado también.

Madrid lanza primero

Básicamente, lo que se va a ver en coronamadrid.com es un formulario, fundamentado en los protocolos e información que manejan los operadores de estas líneas habilitadas, basado principalmente en síntomas (desde fiebre, dolor múscular, sensación de fátiga o problemas gastrointestinales), edad y contactos con posibles casos. Al terminarlo, el usuario recibirá un resultado que básicamente puede diferir entre la recomendación de contactar con las autoridades sanitarias o recomendaciones para síntomas débiles.

A la hora de registrarse en coronamadrid.com te pide verificar el número de teléfono, así como activar la localización del teléfono móvil o dispositivo desde el que se accede. Este ha sido un debate intenso, el de usar técnicas de geolocalización, hasta prácticamente el último momento del desarrollo. Cuenta con un cuestionario de datos personales en el que te pide desde el nombre, hasta la edad, el sexo y la dirección donde te encuentras. El campo del DNI es opcional. Te permite diagnósticarte cada 12 horas a través del formulario.

"Se ha lanzado primero en Madrid, porque el proyecto está más avanzado. La idea surgió de Díaz Ayuso la semana pasada y se empezó a trabajar en ello. Sin embargo, con el tema del mando único, Sanidad decidió implicarse y finalmente se hará a nivel nacional", cuenta una de las fuentes conocedoras de este desarrollo.

Aunque no se descarta, no habrá seguimientos de los movimientos de cada paciente

Las fuentes consultadas niegan que hayan sido dos proyectos en paralelo. Con la app hay informaciones contradictorias. Por una parte, está la versión, recogida por medios como ElDiario.es, que Diaz Ayuso ha decidido también mantener sus planes originales y plantea, como se mencionaba antes, sacar una 'app' adicional, según fuentes cercanas al proyecto. Sin embargo, Varsavski en respuestas a sus seguidores en Twitter afirmaba que Coronaviapp llegará al resto de comunidades.

Probablemente, el elemento que más quebraderos haya dado de cabeza ha sido en este desarrollo ha sido el uso y los límites la localización, por lo sensible que resulta y la información valiosa que puede dar. De momento se ha optado por pedirla (se podría bloquear desde configuración sin más problema y se podría seguir utilizando) para alimentar un plano dinámico a servicio de las autoridades y así poder delimitar zonas calientes del contagio. Cada vez que te haces un diagnóstico la 'app' guarda la ubicación. "Como habrá un elemento de ubicación para los datos que se recopilan, las autoridades locales también podrán visualizar infecciones en un mapa interactivo y realizar análisis geoespaciales para determinar áreas de alto riesgo", explica el comunicado de Carto, una de las empresas implicadas en su desarrollo.

Ese mismo texto anuncia que una siguiente versión se está planteando un sistema para hacer un seguimiento de "la evolución de los casos con más detalle, asesorando sobre las áreas de cuarentena para determinar si se están cumpliendo". Asi (tampoco la puerta se cierra) no habrá de momento una funcionalidad pensanda para vigilar el cumplimiento de la cuarentena, algo que sí ha hecho Corea del Sur, que incluso informaba a los agentes a través del teléfono para multar a quien infringiese las normas del encierro.

Así cobró cuerpo

Pedro SimÓn, durante la reunión de seguimiento del Gobierno. (Reuters)
Pedro SimÓn, durante la reunión de seguimiento del Gobierno. (Reuters)

La presidenta de la CAM decidió ponerse en contacto con Martin Varsavsky, fundador de Jazztel, FON y reconocido inversor, para tantear la posibilidad de adoptar un solución tecnológica que ayudase a la monitorización y control del número de casos. El empresario hizo una publicación en su cuenta pidiendo ayuda, a lo que respondió, entre muchos otros, Miguel Arias, ejecutivo de Telefónica encargado del departamento de Emprendimiento Global, que le invitó a unirse a la propuesta que había empezado a cocinar.

La 'app' (que saldrá primero como una 'webapp') será un formulario para desatascar los teléfonos

La primera versión para el resto de Administraciones llegará en formato web 'app' y se pondrá en marcha desde la Secretaría General de la Administración Digital La fotografía de esta colaboración público-privada —esa 'rara avis' tantas veces mencionada pero raramente avistada— es la siguiente: el Gobierno, que se implicó posteriormente tras el proyecto lanzado por la CAM, ha dirigido la parte técnica a través de la Secretaría de Estado para la Digitalización e Inteligencia Artificial, un departamento dirigido por Carmen Artigas que está bajo el paraguas de Nadia Calviño y el Ministerio de Economía, aunque siempre en coordinación con Sanidad, uno de los ministerios clave en la gestión de este estado de alarma.

"Nuestro papel se ha limitado a una labor de facilitación y coordinación. Especialmente de los esfuerzos de distintos grupos de actores implicados, así como de empresas, para que se alineen con los mismos objetivos, nacionales", explican desde la Secretaría de Estado a Teknautas, añadiendo que el objetivo era crear algo "replicable y escalable para toda España" y sobre todo "que se cumpliese con la protección de datos".

No tiene sentido la fragmentación autonómica de los datos en una crisis como esta

"Los esfuerzos se pueden sumar después de entender de manera agregada y territorial lo que sucede con esta crisis. No tiene sentido la fragmentación autonómica de los datos", rematan. En línea con esto, cabe mencionar cómo la empresa madrileña Hocelot ha tenido que cerrar la web 'Coronavirusstop' a petición de Sanidad. Esta página, que aún estaba en una de sus primeras versiones, ofrecía también un formulario con base en síntomas, edad y ubicación, y recomendaba o no acudir a los sanitarios. Aunque no habían sido activadas en el momento de su cancelación, también tenía anunciadas funcionalidades como un mapa de calor.

Actores privados

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Telefónica, por su parte, está representada por un equipo capitaneado por el propio Arias, que también involucró en el desarrollo a su anterior empresa, Carto, especializada en soluciones de mapeo, de la que fue director de Operaciones. Mendesaltaren, un estudio de diseño de producto digital; y Forcemanager, que ha dirigido la parte de desarollo de la 'app', son otras 'start ups' que impulsaron la idea desde el principio. A la nómina de colaboradores se sumaron después, entre otras, Google o Ferrovial, que ha aportado músculo con un equipo compuesto por varios de sus desarrolladores que se han unido al resto de recursos. A esto hay que sumar a Goggo, la firma de Varsvasky, así como independientes como Sergio Leiva, cofundador de Carto, ahora en Inditex.

Mucho se ha especulado con que la solución española utilizará la localización, y no será así

La presencia de alguna de estas compañías reforzaba la tesis de que el proyecto podía ir a una solución como la ya mencionada del Gobierno surcoreano o Israel, que ha empleado herramientas para el 'tracking' para monitorizar los movimientos de los infectados y detectar prematuramente posibles focos y geolocalizar nuevos contagios.

"Es algo que se ha hablado mucho. Pero utilizar el GPS y otros elementos de localización es algo sumamente delicado, tanto por la gente como por la regulación", explican fuentes conocedoras del proyecto. Los planes pasaban, en el caso de la 'app' de Madrid, por lanzarla el lunes. Sin embargo, "la redimensión" del proyecto para uso de todas las comunidades, entre otros contratiempos ("las jornadas han sido de 20 horas", confiesan), ha demorado el lanzamiento, que, como decimos, se producirá en diferido, según se vayan ultimando detalles de conexión de los sistemas de cada autonomía.

Cataluña lanza su propia aplicación

Por otra parte, varias áreas de Salud de la Generalitat, junto con empresas privadas, han creado una aplicación para el teléfono móvil, llamada Stop Covid-19, que servirá para seguir el estado de salud de los ciudadanos afectados por el coronavirus. Este nuevo instrumento, que se espera esté operativo en las diversas plataformas a lo largo del día de hoy, ha de servir para seguir el estado de salud de los catalanes y también usará estos datos para ver cómo evoluciona la epidemia en toda Cataluña.

La app Stop Covid-19 ha sido presentada hoy miércoles en rueda de prensa por la consellera de Salud, Alba Vergés, el director del Servicio Catalán de Salud, Adrià Comella, y la directora del Área de Ciudadanía de este departamento, Rosa Romà.

'Apps' en otros países

En el marco de la lucha global contra el coronavirus, ha habido muchos países que han echado mano de aplicaciones móviles para contenerlo. El último en tirar de estas herramientas ha sido Israel. El pasado viernes, el Ejecutivo de aquel país anunció que la Fiscalía General del Estado había dado luz verde para que se aplicasen técnicas digitales para hacer cumplir las cuarentenas y vigilar los movimientos de los diagnosticados o personas en vigilancia.

Técnicas que habitualmente se utilizan en aquel país en la lucha contra el terrorismo. El objetivo, según las palabras de Netanyahu, es tener una herramienta fiable para controlar grupos o personas "sin tener que cerrar el país" por completo. Irán, otro de los lugares del globo más golpeados por el Covid-19, también ha puesto una aplicación a disposición de los ciudadanos a principios de marzo y les ha empujado a instalarla. Una plataforma envuelta en la polémica, ya que ha recibido acusaciones de violar la privacidad. Retirada por Google de la Play Store, también ha generado roces entre el Ministerio de Sanidad iraní y los encargados de la agencia gubernamental que firmó el desarrollo de la misma.

Puesto de test en Corea del Sur. (Reuters)
Puesto de test en Corea del Sur. (Reuters)

Quizás el sistema que más ha dado que hablar estos días es el de Corea del Sur, un país que está empezando a conseguir 'aplanar' la famosa curva de contagios. Además de tener una parte de cuestionario similar a lo que se verá en España, la aplicación accedía a la ubicación del GPS del 'smartphone' de los infectados. De esta forma, si violaba el espacio permitido, el sistema les enviaba una alerta tanto a él como a los agentes de policía cercanos, que podían comprobar si la persona tenía el código QR de autorización. Estos datos de ubicación sirvieron también para identificar a 'supercontagiadores'.

La 'app' coreana te permitía desde cerrar una cita para el test hasta conocer contagios en tu zona

Además, permite saber si se producen nuevos casos en tus alrededores e incluso obtener cita para hacerte las pruebas en uno de los puntos que el Ejecutivo surcoreano ha establecido para hacer esos exámenes masivos (hasta 15.000 diarios) sin apenas contacto con los profesionales médicos, algo que les ha permitido detectar muchos casos prematuros. China ha utilizado también una 'app' de uso obligatorio, y apoyada en todos los instrumentos de vigilancia estatal, ha conseguido llevar un control de los infectados. En Estados Unidos o Reino Unido se ha planteado la posibilidad de tirar de Palantir o ClearView IA para combinar técnicas de geoposicionamiento y reconocimiento facial agresivas para hacer localizar posibles focos. Una solución que plantea, nuevamente, grandes dudas de privacidad por el alto grado de información personal que recogen.

"Corea del Sur y China tienen normas muy diferentes, pero además los usuarios tienen perfiles de comportamiento muy distintos", comenta el abogado e ingeniero Sergio Carrasco, que viene a señalar que en Europa la protección de datos, aunque contempla excepciones, puede dificultar tomar medidas así. En caso de hacerlo, se le plantean ciertas dudas. "Si se lleva a cabo bajo un modelo voluntario de instalación, se pueden crear sesgos en relación con los usuarios que no se la han instalado, los que no tienen móvil...", remata cuando se le requiere una valoración sobre la eficacia de aplicaciones como la de Ayuso o la de la Generalitat. Algo que podría ser peligroso, en opinión de este experto, si se utiliza para tomar medidas. Preguntado sobre si la solución pasaría por implicar a los operadores para mejorar la fiabilidad, advierte de que también existen sesgos, aunque pueden ser útiles a la hora de crear planos de referencia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios