Cataluña cuenta con unas 900 plazas de UCI, pero no todas pueden tratar el coronavirus
  1. España
  2. Cataluña
La Generalitat cuenta con el sector privado

Cataluña cuenta con unas 900 plazas de UCI, pero no todas pueden tratar el coronavirus

El sector privado podrá aportar pocas plazas de cuidados intensivos. Dos ejemplos. La Teknon, clínica de lujo de Barcelona, ofrece solo 14 unidades de UCI. Y la Dexeus, 10 camas

placeholder Foto: Personal sanitario acompaña a un enfermo en la puerta del Hospital de Igualada (Barcelona). (EFE)
Personal sanitario acompaña a un enfermo en la puerta del Hospital de Igualada (Barcelona). (EFE)

Cataluña cuenta con unas 900 plazas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), según las propias estimaciones del Institut Català de la Salut (ICS), que agrupa al grueso de los hospitales públicos. Pero estas 900 plazas incluyen todo, también los hospitales privados. Ahora, la Generalitat, aprovechando la intervención del sector de la sanidad privada que ha aprobado el Gobierno central, se ha erigido en coordinadora del sector privado, según ha explicado la 'consellera' de Salut, Alba Vergès, lo que supone poder disponer de sus recursos, tanto humanos como técnicos, para poder afrontar la crisis del coronavirus. Solo 900 camas para una población de 7,4 millones de personas. Las UCI son el auténtico cuello de botella para afrontar la enfermedad y, además, muchas de ellas no servirán para atender a los contagiados.

Se ha reclamado a la Generalitat la cifra total de plazas de UCI y no la ha facilitado, asegurando la Conselleria de Salut que no dispone de los datos. También se le ha preguntado a la 'consellera' Alba Vergès, en rueda de prensa, quien las ha cifrado en centenares, asegurando que gracias a movilizar las del sector privado serían “centenares más”. No es así.

En una nota de prensa del ICS de 2018, empresa pública que depende de la Generalitat, se explica que controla el 70% de las plazas de UCI en Cataluña y cifra esa cantidad en 630, pero es una cuantificación alta, en lo que técnicamente se denomina Servicios de Medicina Intensiva. Esos servicios incluyen las plazas de UCI denominadas de 'semicríticos', que no cuentan con respiradores artificiales y que por lo tanto no sirven para tratar el coronavirus, ya que el tratamiento en UCI de la enfermedad prevé entubamiento. Las plazas de semicríticos del ICS eran 169 camas, es decir, un 26% del total ya no sirve. Por eso, Alba Vergès ha desvelado en rueda de prensa que una de las prioridades de la Generalitat en este momento es convertir camas de semicríticos en UCI. Pero eso enfrenta a la Generalitat con otro de los problemas clave: la falta de respiradores, que afecta a nivel mundial.

En Madrid, el 10% de los infectados ha precisado ingreso en la UCI. Si en Cataluña este porcentaje fuese la mitad, de un 5%, querría decir que en este momento ya hay 93 plazas de UCI ocupadas por estos enfermos. Pero la Generalitat no ofrece datos al respecto. Las UCI del ICS propiamente dichas son solo 194, ya que muchas de las plazas, como las de neonatos, no se pueden contar. Y todavía no se está en frase álgida, que presuntamente llegará la semana que viene.

Los enfermos se doblan

Los enfermos se han doblado en Cataluña, y con nuevos focos como Viladecans y Olesa. Pero en estas localidades la Generalitat no ha aplicado aislamientos. De hecho, Quim Torra ha pedido que se le permita un confinamiento duro en Cataluña —que incluya prohibir ir a trabajar— que, según él, le permita levantar el de Igualada. En la práctica, el aislamiento de Igualada ha fracasado y no se quiere repetir en otras zonas afectadas porque tampoco se cuenta con recursos suficientes de agentes de Mossos.

Los contagiados por el Covid-19 se han doblado en Cataluña en un solo día. Se calcula que más de un 5% precisará ser ingresado en una plaza de UCI

Los positivos en Cataluña ya son 1.866. De estos, 65 son casos graves y ya se suman 41 catalanes muertos. Los expertos explican que la semana que viene estas cifras parecerán poco. Por lo que las necesidades de nuevas plazas de UCI son muy urgentes. En Vall Hebron han habilitado la antigua zona de UCI, que estaba en desuso, para tener nuevas camas. Pero no explican si esas plazas son camas provistas de respiradores.

El papel del sector privado

El sector privado podrá aportar poco, por mucho que la Generalitat haya asumido la coordinación. En teoría, solo suponen el 30% de las camas de UCI, pero como ya se ha explicado, no todas las plazas sirven para tratar el coronavirus. Y, además, los hospitales privados más importantes que tienen plazas ya operan muy vinculados al sector público, como es el caso de Sant Pau o el Clínic. De hecho, la mayoría de la población los percibe como hospitales públicos, aunque no lo sean. Pero los centros privados que funcionan como tales tienen pocas plazas de UCI. Dos ejemplos, la Teknon, la clínica de lujo por antonomasia de Barcelona, ofrece solo 14 plazas de UCI. O la Dexeus, que cuenta con 10 camas de cuidados intensivos. Muy poco para inclinar la balanza en la lucha contra el virus, a pesar de las explicaciones de Vergès.

Foto: Foto: Efe/Juanjo Martín.

En 2014, se publicó un estudio científico de Rafael Fernández, del Grupo de Trabajo de Gestión Clínica de la Societat Catalana de Medicina Intensiva y Crítica, sobre los servicios de medicina intensiva en Cataluña que establecía que la ocupación media de este tipo de instalaciones era del 35%. Es decir, el 35% de las plazas ya está ocupado por el uso normal de esas instalaciones y esos enfermos no van a desaparecer. O morirán por no poder tener plazas al estar estas ocupadas por los contagiados por el coronavirus. Las conclusiones del estudio no son alentadoras para el momento actual: “Concluimos que la ocupación media de las UCI de Cataluña podría parecer correcta, pero existe sobresaturación muy frecuentemente en ciertas unidades, lo que dificulta el ingreso precoz y además provoca que una cantidad significativa de pacientes críticos no puedan ingresar en la UCI”.

Coronavirus Medicina Cataluña Sanidad pública Quim Torra Generalitat de Cataluña Salud
El redactor recomienda