No, no es tan buena idea como parece

He vendido mis datos a una 'app' a cambio de regalos: por qué no lo debes hacer nunca

En una época en la que nuestra privacidad parece estar más en peligro que nunca, WeRule promete ayudarnos a tener el control sobre nuestros datos pero hay mucha letra pequeña

Foto:
Autor
Tiempo de lectura10 min

En una época en la que nuestra privacidad parece estar más en peligro que nunca, siendo el último caso el estudio que pretende llevar a cabo el INE, hay quien quiere convertirse en nuestro aliado para mantener aunque sea un ápice de privacidad. ¿Cómo? Pues la última idea viene de Asturias, se llama WeRule y nos promete un mayor control sobre nuestra información ofreciéndonos regalos y otras ventajas a cambio de dar estos datos a terceras empresas.

Puede sonar demasiado loco o estrafalario, pero lejos de ser una broma, es un proyecto serio y que busca abrir una nueva vía en el negocio de la información. ¿El problema? Que como ha podido comprobar Teknautas, los regalos y obsequios por dar toda tu información a todo tipo de empresa apenas llegan y eso acaba con la poca confianza que ya de por sí generan estas ideas.

La promesa de WeRule

A la espera de esa "cuarta plataforma" de Telefónica que nunca acaba de llegar y que nos promete proteger nuestra privacidad, además de premiarnos con ciertas ventajas en empresas colaboradoras, hay quien ya se ha adelantado a la teleco. PrivacyCloud es la 'startup' asturiana detrás de WeRule, una 'app' con un mensaje claro, inicialmente: "Your Data. Your Rules".

La web dedicada a la aplicación, que acaba de recibir financiación de BBVA entre otros, es muy simple, tan simple que no tiene ni cookies para recoger los datos de navegación de los usuarios. Lo primero que comunican es que nos facilitan conocer qué 'apps' de nuestro móvil están recopilando información personal. Pero si seguimos haciendo scroll en su web llegamos a la primera señal de alarma: "encuentra marcas de confianza". Lo que nos venden aquí es que han llegado a acuerdos con ciertas marcas para que a cambio, precisamente, de nuestra información personal nos ofrezcan "beneficios directos".

Algo empieza a resultar raro, porque primero nos dicen que nos ayudan a proteger nuestra privacidad y de seguido nos ofrecen dar nuestros datos a empresas, que, según transmiten, los usarán "bajo principios de transparencia y control". Por lo menos el último punto vuelve al mensaje inicial, con la promesa de facilitar la solicitud de los datos personales, su portabilidad o cancelación a las 'apps' que tienen acceso a ellos.

Una entrada de cine gratis cada 80 u 90 días

Las promesas son altas, así que me instalo la 'app' y empiezo a explorar, tras un registro en el que (de momento) el único dato que he entregado es mi dirección de 'e-mail'. Lo primero de lo que me intento enterar de verdad es del sistema de puntos, porque antes he consultado las opiniones sobre el servicio y me han dejado frío: un reguero de opiniones critican que en septiembre se cambió todo y que los usuarios se quedaron sin sus puntos.

El sistema que usa WeRule ahora se llama ACIQ (siglas de Awareness & Control Individual Quotient) y tiene únicamente dos niveles, que se van completando en porcentaje. ¿Cómo sube ese porcentaje? Primero conté mis intereses y luego dejé que WeRule rebuscase en mi móvil 'apps' que acceden a mis datos personales. Todavía no he llegado al 100% del nivel básico, que me da acceso más rápido a los regalos, de los que hablaré más adelante.

Quiero tener el nivel básico, el que me da acceso a una entrada de cine cada 80 días (hay otros regalos también), en vez de los 90 días del nivel principiante. Y la manera de subir un nivel ha sido… Ceder mis datos a PC Componentes. Podía haber sido cualquier otra empresa de las que hay en la lista (Vodafone, eCooltra, Whirlpool, Verti o Bodeboca) pero me quedo con el 'Amazon murciano'. Ahora PC Componentes conoce mi 'e-mail', fecha de nacimiento, nivel educativo, género, país y estado civil y yo en 80 días tendré una entrada de cine gratis. Me pregunto en qué influye si estoy casado o no para que una tienda online me mande ofertas, pero bueno.

Todo tiene una apariencia de transparencia, porque antes de ceder los datos a una empresa WeRule te explica para qué usarán tus datos (para mandar ofertas, está claro) y tras entregarlos existe la opción de "desconectarse" de esa empresa para que dejen de tener acceso a mis datos. Igualmente, no deja de resultar chocante que una 'app' que se vende como protectora de tu privacidad te proponga ceder tus datos a empresas, aunque se suponga que hay cierto control. También puedes optar por no ceder los datos a empresas y esperar 10 días más para obtener la entrada de cine gratis. En tus manos está.

Evitar la venta "inconsciente" de datos

Los primeros minutos usando WeRule me han dejado algo confundido. Todavía no me he metido a fondo en la sección de control de privacidad y veo raro entregar mis datos a empresas para aumentar mi puntuación para conseguir más rápido los regalos. De hecho, he entregado mis datos a otras empresas además de PC Componentes (Vodafone, eCooltra, Verti y Bodeboca) a cambio de supuestas ofertas personalizadas o beneficios y la única oferta que me ha salido en la 'app' son 15 euros gratis para alquilar una moto (yo que nunca he tocado una) con eCooltra.

Ante la extrañeza de que no me lleguen ofertas de PC Componentes (creo que soy su perfil de cliente) o Vodafone (¡les he confesado que tengo la fibra y el móvil con Movistar!) le pregunto por ello a Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud: "El hecho de que no veas más ofertas significa únicamente que no hay otras disponibles para tu perfil". Su plan es ofrecer a las empresas "algo así como un Facebook Ads en el que la segmentación se basa en datos declarados y no inferidos", que nos sitúen en un segmento específico pero sin saber el nombre y los apellidos de la persona.

Aprovechando mi conversación con Maldonado le pregunto por cómo se consiguen los regalos, ¿basta con tener la 'app' instalada y esperar los 70 u 80 días? "Efectivamente. Solo hay que esperar, sin ser necesario usar la 'app'". Por lo que vi en la Play Store, han cambiado de un sistema de puntos al uso en el que al llegar a tantos puntos se conseguían los regalos, a un sistema de niveles. ¿Por qué? "Hemos vinculado categorías de regalos a niveles de madurez. Con esto queremos evitar que la gente ponga en venta sus datos de forma inconsciente. Si estás preparado para ciertos intercambios (muestro x datos y recibo x ventajas o conveniencia), conociendo tus derechos y entendiendo todas las implicaciones, podrás acceder a ellos".

Un sistema que no acaba de arrancar

He dedicado ya muchas líneas a hablar de regalos, pero ¿no es WeRule una aplicación para proteger mi privacidad? Sí, también. A ello se dedica al completo la tercera (y última) pestaña de la 'app'. Desde esta pestaña se puede gestionar la cesión de datos a empresas que hagamos mediante WeRule, pidiendo acabar con ella, y también la cesión de datos a aplicaciones que tengamos en el móvil.

Según WeRule, de todas las aplicaciones que tengo instaladas en mi móvil las que usan mis datos son LinkedIn, WhatsApp, Facebook, Instagram, YouTube, Google Maps, Spotify, Netflix, Twitch, TripAdvisor, Amazon, Just Eat, AliExpress, Wallapop y Dropbox. Cero sorpresas en este aspecto, aunque yo diría que esa lista debería ser algo más larga, porque no me creo, por ejemplo, que otras 'apps' de comida a domicilio no usen mis datos.

El caso es que de cada 'app' detectada, WeRule expone a qué tipo de datos acceden, pero lo más interesante, en principio, son los botones "Solicita portabilidad de datos" y "Solicitar eliminación datos". Mediante ellos, WeRule promete conseguir en nuestro nombre que LinkedIn o la 'app' que sea nos dé los datos generados como usuarios para portarlos a otro servicio o 'app' o que se eliminen de sus archivos.

El servicio explica que si iniciamos la solicitud lo que harán es poner a trabajar a su equipo legal para actuar en nuestro nombre ante esas empresas en un "grupo de representación conjunta". Más allá de que, más o menos escondido, todas estas 'apps' permiten solicitar a los usuarios la portabilidad o cancelación de sus datos (si no estarían haciendo algo ilegal), me pregunto cómo funciona esta herramienta.

Preguntado por ello, Maldonado, me comenta que no está siendo fácil. Además de plazos que se estiran, me confiesa que no inician ninguna petición colectiva hasta no tener 150 peticiones a la misma empresa. Yo personalmente hace días que hice la prueba con alguna de ellas, solicitando la portabilidad de los datos, y de momento no he tenido noticias.

Además, hay otra pregunta importante: ¿cómo puede acreditar una 'app' que tiene derecho a representarme para reclamar mis datos personales? En WeRule están preparando un “sistema de escaneo fácil del DNI” para ello. Maldonado me dice que “las empresas se resisten aceptar representación en la mayoría de los casos con menos de eso”.

El muro de la representación conjunta

En este punto he querido recurrir a Samuel Parra, jurista especializado en privacidad e internet, para que me ayude a comprender si todo lo que promete WeRule tiene sentido. A Parra le ha bastado un vistazo a la web de PrivacyCloud para que se le active la alarma: en ella faltan datos imprescindibles para cumplir con las actuales normativas, como son el NIF o una dirección física. Además, le chirría que el Delegado de Protección de Datos (DPO) que tienen designado sea el Director Financiero.

Tras dejarme claro que él no se instalaría la 'app', pone en duda el sistema de representación conjunta del que presumen en WeRule, ya que cualquier DPO buscará acreditar de una manera totalmente segura la identidad de quien se pone en comunicación con él para ejercer sus derechos. En el caso de una representación sería necesario incluso un poder para poder acreditarla.

Al final, la sensación que me queda tras haber probado WeRule, hablar con su CEO y con un abogado, es que la 'app' es una mezcla rara, casi incompatible, entre querer proteger mis datos cediéndoselos (los que yo quiera y sin nombres) a empresas a cambio de beneficios que apenas he llegado a ver.

La protección de los datos no parece muy eficiente y por lo que me ha contado Parra, habría sido más sencillo que hubiesen facilitado enlaces o 'e-mails' para reclamar nuestros derechos en cada 'app', incluyendo guiones o guías de cómo ejercer esos derechos. Y que en la misma 'app' se ofrezca ceder mis datos a empresas, algo de lo que WeRule algún beneficio también sacará, no parece la mejor manera de mostrarse como aliado. Quizás habría tenido más sentido crear dos 'apps' separadas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios