Datos, datos, datos

Las razones detrás de la millonaria alianza de Telefónica y Prosegur (y un riesgo a futuro)

La alianza de Telefónica y Prosegur sorprende, pero tiene un claro objetivo de futuro: controlar el hogar conectado a través de la seguridad. Algo mucho más complejo de lo que parece

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Es una de las operaciones del año para Telefónica y supone una gran sorpresa: la operadora se ha hecho con el 50% del negocio de alarmas en España de Prosegur por 300 millones de euros. Ambas compañías crearán una nueva sociedad para, una vez obtengan luz verde de la CNMV, comercializar alarmas de seguridad y evitar robos, incendios o cualquier otro desastre en tu vivienda. ¿Alarmas? Sobre el papel, es un movimiento que descoloca. ¿Una operadora colándose en un negocio tradicional en el que Prosegur ni siquiera es líder del sector? En realidad, todos los datos y movimientos estratégicos previos de la competencia apuntan a que es una apuesta segura con mucho que ganar y muy poco que perder. Y si no, que se lo pregunten a Google.

El buscador fue de los primeros en sorprender, a comienzos de 2014, con una de las mayores compras de su historia: se hizo con Nest, el fabricante de termostatos y sensores antiincendios para el hogar fundado por un ex de Apple (Tony Fadell, nada menos que el diseñador del iPod). Y pagó una millonada: 3.200 millones de dólares. Nest pasó de ser una pequeña compañía con solo un producto (un termostato) a fabricar todo tipo de sensores relacionados con la seguridad y el hogar: cámaras, sistemas de alarmas, timbres inteligentes. Así hasta convertirse en un negocio de casi 1.000 millones para Google y en su marca de referencia en la estrategia del hogar conectado.

Telefónica no es Google y Prosegur está muy lejos de parecerse a Nest, pero la idea de fondo detrás de ambas operaciones es muy similar: controlar el hogar conectado a través de la seguridad. Y, de paso, evitar que Google les coma ese jugoso pastel. Hay varios frentes que explican la operación, algunos tienen que ver con las señales que envía Telefónica al mercado sobre diversificación (y el precio de su acción). Pero el sentido de fondo, al menos para la operadora, es puramente tecnológico.

Un negocio seguro (y creciente)

Con la operación de 300 millones, Telefónica sabe que se cuela en un negocio en auge. La unidad de alarmas de Prosegur es uno de sus tres segmentos clave y supone el 6% de los ingresos totales de la compañía, alrededor de 200 millones de euros anuales. No es mucho, pero es la pata que más crece de todas, a tasas que rondan el 20% anual, según directivos consultados del sector. Ambas compañías crearán una nueva sociedad, con un solo equipo, desde tecnología a comercial. Es una apuesta seria.

Google Nest Hub, el altavoz inteligente de Nest. (EFE)
Google Nest Hub, el altavoz inteligente de Nest. (EFE)

El gigante del sector de alarmas y seguridad en nuestro país es Securitas Direct, con el 50% del mercado. Prosegur controla alrededor del 10% (unos 550.000 sistemas de alarmas instalados) pero tiene presencia, además de en España, en nueve países latinoamericanos, algo que encaja a la perfección con Telefónica. Ahora mismo, Prosegur vende todo tipo de sensores (antirrobo, antiincendio, cámaras de movimiento...) que, unidos a su servicio de guardias de seguridad que se pueden presentar en casa en 15 minutos en caso de incidente, conforman una propuesta diferencial.

La oportunidad comercial de la alianza es directa: añadir a la oferta actual de la operadora la opción de contratar estos servicios de seguridad. Imagina comprar un Movistar Fusión que, por 15 euros más al mes, ofrece sensores antirrobo que puedes controlar desde el móvil. Y por 30 más, te envía guardias de seguridad a casa ante cualquier problema. Es un negocio poco tecnificado que dará resultados desde el primer día. El verdadero reto es precisamente tecnificarlo. Por usar el ejemplo anterior, seguir la senda de Nest. Y ahí entra Telefónica.

Una pieza clave en el hogar conectado

Conectar varios dispositivos del hogar (la nevera, la calefacción, los sensores de seguridad...) para manejarlos de forma remota desde el móvil y recibir alertas en caso de incidentes. Es uno de los grandes negocios a los que se han lanzado las tecnológicas como Google, por ser una necesidad de millones de usuarios: proteger el hogar, aunque solo sea con una cámara web. Telefónica lleva un tiempo intentando colarse en el 'hogar conectado'y la apuesta más importante hasta ahora vino por el lado del entretenimiento, con Movistar Home, una especie de altavoz inteligente con el que puedes controlar (parte de) tu casa a través de la voz.

El nuevo dispositivo Movistar Home.
El nuevo dispositivo Movistar Home.

La alianza con Prosegur le brinda entrar de un plumazo en el frente de la seguridad y le da la opción de, en el futuro, conectar todos esos dispositivos con tu móvil para hacer muchísimo más que alarmas. Un ejemplo de lo que Movistar tiene en mente: imagina que al salir de casa una mañana se te ha olvidado conectar la alarma antirrobo. Ni siquiera te has dado cuenta, pero tu móvil no solo sabe que no está conectada, también sabe que has salido de casa. ¿Qué tal recibir una alerta que te avise del lapsus para que conectes la alarma desde el 'smartphone'? Es solo una posible nueva función de las casi infinitas que Telefónica podría poner sobre la mesa mezclando dispositivos conectados y su inteligencia de red. Lo que nos lleva al otro gran tesoro de esta alianza: los datos.


Datos, datos, datos

Google sabe qué haces en internet, pero nadie como una operadora sabe mejor qué haces el resto del día cuando no estás en internet: dónde estás, qué compras con el móvil, cuáles son tus hábitos diarios... La compañía ha invertido fuertemente en el proyecto de la cuarta plataforma, comandado por Chema Alonso, que pretende precisamente eso: sacar partido a la gran cantidad de datos que tienen sobre sus millones de clientes (cinco millones de Fusión) para crear nuevos productos y servicios y mejorar la eficiencia interna.

Chema Alonso, 'chief data officer' de Telefónica. (Reuters)
Chema Alonso, 'chief data officer' de Telefónica. (Reuters)

La alianza con Prosegur le da la posibilidad de unir esa inteligencia de datos a dispositivos de seguridad para crear nuevas funciones como la mencionada antes si te olvidas de activar las alarmas. Pero también le ofrecerá un nuevo torrente de datos que hasta ahora no tenía: los hábitos de sus clientes al interactuar con sensores del hogar. El negocio de vender dispositivos y servicios de seguridad es lucrativo, pero el de los datos detrás será aún más jugoso para Telefónica.

El riesgo: una unión desigual

La unión de Telefónica y Prosegur no es una unión entre iguales: se alían una operadora o, más bien, en el fondo, una tecnológica, con una empresa de servicios. Prosegur, a diferencia de Nest y otros proveedores del hogar conectado, no diseña ni fabrica sus sensores, selecciona los mejores dispositivos del mercado, los paquetiza como servicio y añade eso en lo que es mejor: guardias de seguridad disponibles para acudir en minutos a un hogar en el que se está produciendo un robo.

Para lograr sinergias similares a las que Google ha conseguido con Nest, para colarse de verdad en la seguridad del hogar conectado, Telefónica tendrá que llevar el peso del desarrollo tecnológico. O añadir otro socio en el futuro que complete la ecuación, sobre todo en el frente del 'software'. De no ser así, la alianza firmada hoy se quedará en un buen negocio de venta de alarmas a usuarios y pymes, pero en poco más. El resto, para Google. Y eso es justo lo que Telefónica quiere evitar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios