TÚ QUIERES TRABAJO, ELLOS SOLO TUS DATOS

Así te engañan los agregadores de ofertas de empleo: un laberinto sin salida... ni trabajos

En los últimos años, han proliferado varios agregadores de ofertas de empleo cuyo fin último no es ofrecer trabajo sino quedarse con los datos de los usuarios y revenderlos

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Cada mañana, Pilar —nombre ficticio— se sienta frente al ordenador en busca de ofertas de trabajo a las que poder apuntarse. Concretamente, busca oportunidades como administrativa, secretaria de dirección o 'executive assistant'. En el país con la segunda mayor tasa de desempleo (13,8%) de la Unión Europea, puede estar segura de no ser la única.

Sin embargo, cada vez le ocurre más a menudo que se pasa la mañana rellenando formularios y registrándose en páginas que la acaban llevando a otras páginas sin que, al final del proceso, encuentre la oferta de empleo que iba buscando. "Todas las ofertas son 'esponsorizadas', esto es, llevan a otras webs", nos explica. "El perfil que me hice en una de ellas no sirve para nada porque no se mandan ofertas directas, cada vez que accedes a una oferta suya eres redireccionada a otra web, y en ocasiones, de esta otra web a una más allá, que piden en cada paso tu usuario y contraseña, y si no tienes, necesitas hacerte un perfil, pero las ofertas son las mismas... Es el cuento de nunca acabar".

Indeed. Jobijoba. Neuvoo. Bebee. Zapmeta. Jooble. Wizbii...

"Los agregadores de ofertas de empleo se han multiplicado en los últimos años y el problema es que no agregan la fuente original de la oferta", explica a El Confidencial una empleada de uno de los principales portales de empleo de España, que prefiere aparecer anónimamente en este artículo. En su lugar, como contaba Pilar, agregan a otros agregadores.

Cuando, por ejemplo, se buscan ofertas para técnico en redes en Jobijoba, todas redirigen a portales como Neuvoo, Buscojobs, Aldaba o Infoempleo. Desde esta última página, explican a El Confidencial que han solicitado a estos agregadores no aparecer en sus búsquedas, "pero salvo uno, todos los demás no han hecho caso a nuestra petición".

Distintas ofertas redirigen a distintas páginas. (Jobijoba)
Distintas ofertas redirigen a distintas páginas. (Jobijoba)

Pese al apabullante número de páginas que ofrecen trabajo, solamente unas cuantas tienen una base de datos de ofertas propia. Infojobs, Infoempleo, Tecnoempleo, Turijobs o, más allá de estas generalistas, páginas de nicho como PrimerEmpleo (para becas, prácticas o puestos júnior) o StudentJob.

Pese al apabullante número de páginas que ofrecen trabajo, solamente unas cuantas tienen una base de datos de ofertas propia

LinkedIn comenzó funcionando como un servicio de agregación, pero poco a poco también ha ido construyendo su propio repositorio de ofertas. "Es cierto que muchas veces puedes inscribirte a la oferta desde su web sin acceder a otras", explica Pilar. "Pero cada vez más, una oferta de LinkedIn te redirecciona a la web corporativa de la empresa anunciante, donde tienes que rellenar tu perfil, la web de una ETT o, de nuevo, a páginas redireccionadoras como Jooble, Redempleo y una larga lista".

Pilar aclara que rellenar este tipo de engorrosos formularios nunca le ha servido para conseguir una entrevista.

¿De qué viven estos agregadores?

Según esta misma fuente conocedora del mercado de páginas de empleo, estos agregadores no suelen tener acuerdos entre ellos, simplemente se agregan unos a otros porque su objetivo último es lograr mucho tráfico mostrando multitud de ofertas de empleo cuando, en realidad, no hay ninguna propia o distinta de las que ya aparecen en el resto de internet.

"Creo que utilizan esas bases de datos para venderlas a terceros como servicio publicitario, es donde tienen el interés", explican. "Las páginas con ofertas de empleo vamos muy por detrás de los agregadores, a pesar de que hay una nueva ley de protección de datos. Tratamos de controlarlo, pero lo datos son muy golosos".

Creo que utilizan esas bases de datos para venderlas a terceros como servicio publicitario

La pregunta es, ¿estas prácticas están permitidas por el Reglamento General de Protección de Datos?

"Incumplen el RGPD de pe a pa", sentencia Borja Adsuara, abogado experto en derecho digital. "Está claro que es un engaño, te piden los datos diciendo que son para una finalidad que no cumplen, para mí es una infracción clara".

Concretamente, incumplirían el artículo 5, que dicta: "Los datos personales serán a) tratados de manera lícita, leal y transparente en relación con el interesado y b) recogidos con fines determinados, explícitos y legítimos, y no serán tratados ulteriormente de manera incompatible con dichos fines". Dado que existe un engaño, se incumpliría también el artículo 6, puesto que no existe un "consentimiento libre e informado" de cesión de los datos.

"No han informado sobre la verdadera finalidad para la que los usan, la explotación de esos datos, por lo que no tienen consentimiento ni base legal alguna para hacerlo", concluye Adsuara.

Búsqueda de la búsqueda

Pilar trata de acceder a una oferta que ha visto en Neuvoo. Le piden el correo dos veces para acceder a su perfil, que no tiene, y tras pasar tres pantallas, "por fin llego a la oferta, que está publicada en la web de una ETT que uso habitualmente, y que ya he visto antes y a la que me he inscrito".

Más tarde, accede a una oferta de Jobijoba "sabiendo lo que va a pasar", dice. Cuando parece que la oferta está publicada por ellos y que se va a inscribir, "me redirecciona a BeBee, donde ya tenía usuario". Tras acceder a esta página, "en lugar de mostrarme la oferta de trabajo me enseñan su 'red social', pero ni rastro de la oferta de trabajo a la que accedí hace cuatro o cinco clics".

Si aparece alguna referencia a Infoempleo, Infojobs o LinkedIn en una página que no es la suya propia, que no se den de alta

Luego mira su correo electrónico, donde le acaba de entrar otra oferta de Jobijoba. "En esta ocasión, me remite a una web llamada Wizbii, no solo sospechosa por no ser conocida en absoluto, sino además porque la mitad de sus contenidos está escrita en francés y la otra mitad en un español muy malo". Pese a ello, avanza en su intento de encontrar la oferta, hace cuatro clics más que la llevan, "oh sorpresa, a Infoempleo, la web original que la publicó". Para colmo, ya estaba inscrita en la oferta.

¿Hay alguna manera de evitar este laberinto de frustración cuando se busca trabajo en internet? Para la fuente conocedora de este tipo de páginas, los usuarios no tienen mucha defensa ante este tipo de prácticas, pero hay dos cosas que tienen que tener en cuenta: "Si aparece alguna referencia a Infoempleo, Infojobs o LinkedIn, por ejemplo, en una página que no es la suya propia, que no se den de alta" y "si tras subir sus datos no aparecen de forma automática en el botón de inscripción de la oferta, que no se inscriban".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios