Consejos para no volver a caer en la trampa

Vídeos hechos por ordenador que te han engañado (y cómo saber que son falsos)

Los vídeos hechos por ordenador cada vez son más sofisticados y es sencillo que nos la cuelen. Pero con estos trucos podremos evitar muchos de ellos

Foto: Vídeos hechos por ordenador que te han engañado (y cómo saber que son falsos)
Vídeos hechos por ordenador que te han engañado (y cómo saber que son falsos)

Un robot que tira bolos, otro que sufre una paliza golpeado por sus propios desarrolladores, un dirigible de Amazon lleno de drones o un grupo de personas abriendo botellas a base de gritos, chanclazos o patadas voladoras. Estos son solo algunos de los vídeos más virales de los últimos meses y todos coinciden en algo más, que todos son falsos. Las escenas están realizadas con efectos especiales integrados de tal manera que pueden engañar al ojo humano. Pero, ¿es posible darse cuenta del bulo nada más verlo? Bueno, digamos que hay algunos trucos.

Las técnicas de VFX o efectos visuales en contenidos audiovisuales mejoran año tras año y nos sorprenden cada vez más en películas y series de grandes presupuestos. Solo hay que ver el caso de Los Vengadores o de Juego de Tronos. Pero su uso también se ha democratizado y ha llegado a estos vídeos virales que confunden incluso a los propios expertos. Sí, bueno, esa es la misión de estos contenidos.

Por eso, para no quedar como pardillos cada vez que descubrimos que nos hemos tragado uno de estos clips, desde Teknautas hemos consultado a algunos especialistas en VFX y CGI (imágenes generadas por ordenador) con años de experirencia para conocer algunos de los trucos y consejos básicos a la hora de analizar un vídeo que puede ser falso. Ellos mismos confiesan que, como todo hijo de vecino, también se han comido algunos de estos engaños, pero siempre hay puntos en los que fijarse para, al menos, ver los fallos más elementales. La luz, el 'timing', los movimientos... Todos estos detalles son clave a la hora de descubrir si un contenido está hecho por ordenador o es totlamente real.

Los consejos de los expertos

Laura Pedro Albiol es supervisora de VFX, ha trabajado en grandes producciones a nivel internacional y tiene un premio Goya por los efectos especiales de la película española Superlópez. Aún así, con toda su experiencia, confiesa que se la siguen colando con ciertos contenidos. "Todos estos vídeos se hacen con la idea de, justamente, colársela al público, por eso es tan complicado descubrir que son falsos. Incluso para los que nos dedicamos a esto es difícil darnos cuenta de la verdad si está muy bien hecho", comenta entre risas Pedro Albiol. Por suerte, la mayoría de los que acaban moviéndose por las redes son vídeos sin demasiado presupuesto y que suelen dejar algún fallo de por medio o que dejan pistas aposta.

"En muchos casos se puede ver por la luz, que no cuadra con la del resto del plano o que no se corresponde con la lógica del mismo. Otra forma de darse cuenta es en el movimiento. Muchas veces se buscan planos fijos o con poco movimiento para evitar complicaciones o se graba en fijo y luego aplican movimiento 2D", comenta la joven. Todos recordamos el vídeo de David Beckham encestando balones en contenedores a cientos de metros o los disparos de Ronaldinho al larguero. Y esos solo son un par de ejemplos.

Estamos hartos de ver estas hazañas con balones y pelotas, e incluso ya hemos acostumbrado el ojo para ver si son reales, o no, pero en los últimos tiempos los que triunfan son los relacionados con tecnología, un entorno que aún no controlamos tanto. Es el caso del vídeo de un dron que parecía robar unas bicicletas o el del robot que tira los bolos después de dar unas cuantas vueltas con la bola. "Ese está más claro si miras a cómo caen los bolos o cómo se mueve el brazo del robot. Falta dinamismo. Además hay un acercamiento de la cámara justo cuando estos caen. Son cosas que llaman bastante la atención", apunta Pedro.

Su opinión coincide con Edu León, compositor de VFX para cine y TV que ha trabajado en proyectos como Jurassic World, Capitán America: Civil War, Warcraft u Outlander, aunque él cree que más que fallos lo que deja el autor son detalles para que todos sepamos que es mentira. "Si hubieran querido hacerlo totalmente realista el robot hubiera lanzado la bola sin más, pero en su lugar empieza a girar la bola como un loco. Ya directamente ahí, sin hacer un análisis profundo, podemos ver que no es real, pero tiene gracia y es lo importante. Aparte de esto, si miramos bien podemos ver que cuando el robot hace girar la bola a toda velocidad no vemos apenas desenfoque de movimiento (eso pasa en muchas de las ocasiones en las que un objeto se mueve muy rápido) y en su lugar hay una deformación horizontal, que no tiene mucho sentido", explica León.

Estos mismos errores se repiten en otros casos como el de los drones de Amazon o el de los robots atacados por sus dueños. Son vídeos hechos para engañar pero también dejan pistas para que sepamos que no son ciertos. "Los fallos más comunes suelen ser fallos o cosas que no se han tenido en cuenta en la integración de un elemento en un sitio donde nunca estuvo. Puede ser que la iluminación no coincida o que la interacción con lo que tiene alrededor no sea la correcta". Empastar un zepelín de Amazon en una playa actual no es algo demasiado sencillo al igual que no es fácil unir a unos investigadores reales con un robot imaginario al que están moliendo a palos.

La eterna duda de internet

La luz, el movimiento de los objetos, el movimiento de la escena, los cambios de la cámara... Vale, ya sabemos que todo eso es clave para saber si un vídeo es real, o no. Pero, ¿es esto suficiente para evitar todos los bulos? Pues la verdad es que no, que con internet siempre hay que dudar.

El mejor ejemplo para verlo es el del ya súper conocido #BottleCapChallenge en el que hay que intentar desenroscar una botella de la forma más extraña posible. El vídeo inicial lo hizo el actor Jason Stackham abriendo una botella de una patada. Pero, ¿es este vídeo real o falso? Pues nadie lo sabe a ciencia cierta. Otro vídeo se había hecho viral asegurando que estaba hecho con CGI pero también resultó falso y ninguno de los expertos consultados por este periódico se moja a dar una respuesta final.

"Si es falso está muy, muy, bien hecho. Utiliza detalles que se usan mucho en este tipo de vídeos como la cámara fija, el elemento que se mueve lo tienes delante desenfocado y que es en 'slow motion', pero aún así es difícil saberlo con total seguridad", explica Laura Pedro.

Por su parte Edu León apuesta porque es real. "Nunca se sabe a ciencia cierta pero es más fácil grabar esa toma aunque sea 300 veces hasta que salga que hacerla por CG".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios