Diferentes problemas

15 días negros en la red: ¿por qué WhatsApp, Facebook o Apple te han dejado tirado?

En las últimas dos semanas una plaga ha arrasado con los principales gigantes de internet, con fallos de los que no se han librado ni pesos pesados de la talla de Apple o Twitter

Foto: Aplicaciones de WhatApp, Facebook o Instagram en un 'smartphone'. (Reuters)
Aplicaciones de WhatApp, Facebook o Instagram en un 'smartphone'. (Reuters)

Internet ha vivido dos semanas horrorosas. En los últimos 15 días no se ha librado prácticamente nadie de unos problemas que han asolado la red y que se han llevado por delante a gigantes de la talla de Facebook, Apple, Instagram o Twitter.

Teniendo en cuenta que sólo esas tres redes sociales acumulan, en total, más de 3.500 millones de usuarios en todo el mundo y que Apple tiene repartidos por todo el planeta más de 1.400 millones de dispositivos con una manzanita en el reverso, se puede decir que el desastre es difícil de igualar.

Pero, ¿qué le ha pasado a internet? Lo cierto es que estos gigantes de internet raramente son transparantes con los problemas que afectan a su servicio. Facebook es la opacidad hecha empresa, algo que han imitado sus competidores por aquello de no parecer más débiles que el gran dominador del sector.

Los días negros de internet arrancaron el pasado 24 de junio cuando Cloudflare, por segunda vez en otras tantas semanas, estuvo varias horas caído. No es una compañía especialmente conocida por los usuarios, pero su importancia en el ecosistema de internet es bastante grande.

Cloudflare se encarga de sostener servicios tan usados como Discord o Gyazo y se ocupó, por ejemplo, del mantenemiento y seguridad de la página web de la campaña presidencial de Donald Trump. Tiene un 35% de cuota de mercado de estos servicios que utilizan desde grandes compañías hasta pequeños negocios que quieren vender sus productos en internet.

Según informó después, alrededor del 15% de su red quedó totalmente caída. Los motivos de estos errores, según informaban en un comunicado, eran responsabilidad directa de Verizon, uno de los gigantes de las comunicaciones en Estados Unidos.

No tuvieron excusa para su segunda caída, el pasado 2 de julio, cuando provocaron más de un infarto. A media tarde, los inversores veían como las criptomonedas más populares, el Bitcoin, el Litecoin o el Ethereum, perdían repentinamente un 99% de su valor. El desplome se debía a los fallos en Cloudflare que dejaron a Coinbase, la mayor web de intercambio de divisas digitales, sin servicio. Los valores que mostraban la mayoría de páginas donde consultar la cotización de estos activos eran falsos y los números volvieron a la normalidad a los pocos minutos.

Facebook, Instagram, Whatsapp...

Ese mismo martes se venía abajo todo el Imperio Zuckerberg. El trío formado por Facebook, Instagram y Whatsapp, todos ellos de la misma familia, se desplomaba dejando a millones de usuarios sin la posibilidad de publicar novedades en sus redes sociales.

Facebook debía recurrir, valga la ironía, a Twitter para poder mandar un mensaje tranquilizador. "Sabemos que estáis teniendo problemas para subir fotos o mandar imágenes, vídeos y archivos. Estamos trabajando para solventar el problema y volver a la normalidad lo antes posible", explicaban desde su perfil en la red social de los trinos.

Según parece, los fallos de Facebook se deben a un problema de actualización del sistema de Inteligencia Artificial con el reconocimiento de fotos. Apenas un 4% de los usuarios reportaba problemas para entrar en su perfil, pero casi un 90% se quejaba de que las fotos no se podían subir, según las cifras de DownDetector. Y eso se debía a que el 'software' que se encarga de catalogarlas era el que daba problemas.

En Whatsapp el problema era muy parecido. Durante las casi ocho horas en las que se registraron caídas en su red, los usuarios podían intercambiar mensajes, pero no se envíaban archivos, vídeos, imágenes o ubicaciones. Es decir, nada que tuviera que ser reconocido por la IA como algo más que texto.

Con todas estas redes sociales caídas, todos los usuarios miraron rápidamente a Twitter como ágora en la que lanzar al ciberespacio sus quejas. El problema es que la compañía fundada y dirigida por Jack Dorsey también tenía sus propios problemas: los mensajes directos y las notificaciones desaparecían sin ningún motivo. De nuevo, ninguna explicación más allá de un aviso una vez se hubo solucionado la incidencia.

¿Tú también, Apple?

Los problemas en los últimos días no han sido exclusivos de Facebook. Apple, que puede presumir de tener unos niveles de fiabilidad bastante altos, también ha sufrido el contagio de esta particular plaga que ha campado a sus anchas por internet. Fue el 4 de julio, una fecha de especial relevancia en Estados Unidos, pues es el día de la Independencia y es fiesta nacional.

En este caso los afectados fueron los servicios en la nube de la compañía. iCloud no permitía a los usuarios acceder a sus fotos o archivos que estaban allí alojados, con problemas que afectaban desde la App Store, el contenedor de aplicaciones de iOS, hasta Apple Pay o Apple TV.

El gigante de Cupertino, que tampoco puede presumir de ser transparente en lo que al día a día de su actividad se refiere, no ha dado explicaciones sobre qué ocurrió en esas horas en las que sus clientes no pudieron acceder a los servicios contratados.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios