PERO OYE, DE MOMENTO ES GRATIS

Mi día con un smartphone 5G: bajar todo Netflix en horas no cambiará tu vida... aún

Baja latencia y una velocidad orgásmica para un 'yonki' de la inmediatez. Sus capacidades están claras. Ahora necesita una función que permita al común de los humanos aprovecharse al máximo

Foto: Una de las antenas en la zona de Azca-Castellana, capturada con el Mi Mix 3 5G.
Una de las antenas en la zona de Azca-Castellana, capturada con el Mi Mix 3 5G.

En el pasado Mobile World Congress había quien decía que el 5G ya estaba a punto de alcanzar su etapa de madurez a lo que algunos respondían, con razón y cachondeo a partes iguales, que matarían por conocer al que le había cambiado los pañales. La nueva velocidad móvil de internet está aún lejos, bastante, de ser una realidad en nuestro día a día. Lleva años gestándose entre operadores, gobiernos y fabricantes de equipos de toda índole. La puesta en marcha para las masas, por así decirlo, estaba programada para 2020. Esa fue la fecha que la UE impuso a los países miembro para tener al menos una gran ciudad conectada a esta red. Sin embargo, Vodafone (como otras telecos en el Viejo Continente) ha decidido, sin embargo, pasar antes por el paritorio y provocar el alumbramiento antes de tiempo de un 5G comercial y, en parte, 'sietemesino'. Esto quiere decir que aunque ya esté dando sus primeros pasos, todavía necesita madurez. Falta bastante por hacer. Pero lo que se ve nos da una idea de cómo será su anatomía, especialmente en ritmos de descarga y latencia.

Ya tuvimos la ocasión de realizar unos 'test' de velocidad y breves pruebas con un Xiaomi Mi Mix 3 5G y un LG V50, dos de los terminales que la operadora ha utilizado para la puesta en marcha de esta red, en la que vimos las diferencias notables con el 'viejo' 4G. El actual despliegue que ha hecho el operador de origen británico, aseguran sus responsables, tiene capacidad para alcanzar velocidades de descarga de un gigabit por segundo en el mejor de los escenarios y latencias de 12 milisegundos. Sin embargo, en nuestro primer contacto ya vimos cómo, dependiendo del teléfono, los récords oscilaban entre los 750 y los 830 mbps, dependiendo el momento y el terminal. Ahora hemos podido pasar unos días con estos terminales para ver cómo estos velocistas se desenvuelven en realidad. Y, sobretodo, qué permiten hacer y cómo cambia nuestra vida jornada a jornada.

Archipiélago 5G

Hagamos antes de nada un ejercicio de cartografía con el 5G. Vodafone ha lanzado su red 'non stand alone' (construída sobre la infraestructura actual, encargada de proveer 4G) en 15 ciudades. Concretamente, la puesta en marcha ha sido en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Coruña, Vigo, Gijón, Pamplona, Logroño y Santander. ¿Significa que dentro de los términos municipales de las poblaciones agraciadas siempre estarás navegando a esta velocidad? No. Ni mucho menos. En la rueda de prensa de presentación hablaron del 50%. No estamos en condiciones de demostrar empíricamente pero vamos a basarnos en nuestra experiencia en la capital.

El tiempo en el que tardaba en seleccionar todos los capítulos ya fue capaz de descargar 4. Foto: M. Mcloughlin.
El tiempo en el que tardaba en seleccionar todos los capítulos ya fue capaz de descargar 4. Foto: M. Mcloughlin.

En Madrid, esta red es un archipiélago. Islotes generosos, grandes y visibles pero que distan mucho de ser una península donde moverte de un lado a otro libremente, enganchado a esta señal. El corazón de la capital es territorio 5G. Madrid Central es territorio 5G. La mejor cobertura está en la zona de Malasaña, toda la Gran Vía -desde Cibeles hasta Plaza España, pasando por Callao-, la zona de la Puerta de Sol y Preciados, llegando hasta la Plaza Mayor, casi Tirso de Molina y las faldas de La Latina más cercanas a esta área.

Es allí donde he conseguido los mejores resultados en los test de velocidad, realizados con la 'app' Speedtest. Tiene cierta lógica que esa zona es la que rinda a mayor nivel. La infraestructura en esa zona sufrió una gran actualización hace dos años coincidiendo con la celebración del 'World Pride', que concentró a millones de personas allí. El otro gran pulmón de este 5G castizo es el eje que une Cuzco, Bernabéu y Nuevos Ministerios, así Azca. Lo malo en mi caso es que trabajo en Aravaca, a donde llego vía Príncipe Pío y apenas atravieso estas zonas en mi rutina diaria.

El 5G, al menos en Madrid, es un archipielago visible pero dista mucho de ser una península

¿Cuáles son las velocidades pico que he conseguido? El lugar ha sido a unos metros de distancia de la estatua del oso y el madroño que preside la céntrica plaza. Ha sido concretamente en el punto donde comienza Montera. Cifras similares a las de la primera experiencia. Allí el Xiaomi Mi Mix 3 5G ha escalado hasta los 890 mbps mientras que el LG V50 me ha dado resultados por encima de los 800. Eso ha sido en una prueba realizada a primera hora de la mañana, con una densidad muy baja.

He ido realizando otra serie de pruebas con esta herramienta. Hay que recordar que esto es una referencia, no un análisis forense, que luego concurren otras circunstancias. La mayoría de veces me he encontrado con registros que rondaban desde los 400 a los 700 al aire libre. Muy rara, según esta app, es la vez que he estado por debajo de 350. Solo hay una destacable, junto a la Torre Picasso, al poner muchas cosas a descargar en paralelo me encontré con un cuello de botella en el que casi nada avanzaba. Fue cancelar las descargas, empezar de nuevo y todo correcto. No bajar de esa cifra (350) le deja por encima del tope 4G+, que en condiciones muy óptimas puede alcanzar 250 megas por segundo. Repito en condiciones muy óptimas. Por lo demás, si tienes una media de velocidad de 100 megas de descarga es para estar bastante contento. Es decir, el avance es notable e innegable.

El logo de Vodafone, reflejado en un V50. (M. Mcloughlin)
El logo de Vodafone, reflejado en un V50. (M. Mcloughlin)

Pero, ¿qué ocurre con la cobertura? En el centro es muy estable en exteriores. Solo he detectado algún descenso a 4G+ en alguna calle y durante breves lapsos de tiempo en Malasaña o Azca. Eso sí, cuando te alejas un par de manzanas de la zona de influencia ya no navegas a esa velocidad. Eso encaja con el cambio de funcionamiento de la nueva generación de antenas. A diferencia de las actuales, que proyectan grandes paragüas de señal, son 'emisores' más pequeños y con un disparo más dirigido.

La banda que han utilizado es la de 3,6 Ghz. No está de más recordar que todavía queda que salga a subasta la del 700 Mhz, que es la que ocupa a día de hoy la TDT. Esa es la razón por la que Movistar y Orange han preferido seguir en puerto hasta tener el barco completamente armado, mientras que Vodafone ha decidido salir a navegar con la estructura básica e ir completando según la marcha. Para final de año dicen que elevarán el techo de su red 5G hasta los 2 Gbps.

El problema es la cobertura en interiores. No desaparece pero si baja revoluciones

El problema de esta banda no es otro que la cobertura en interiores. Aquí hay más lotería. No se te va a cortar en cuanto entres a un bar. Es más en cafeterías en zonas cercanas a los ventanales o la entrada seguirás teniendo señal 5G, aunque bajarán las revoluciones. Si entras al fondo del local y te alejas del exterior cambiará el icono en la parte superior de la pantalla.

De todas formas, es un poco lotería en espacios cerrados. No mencionaremos la marca en concreto. Se trata de un enorme edificio, el segundo más grandes que la cadena tiene en Europa, en el centro de la Gran Vía. Mis amigos lo conocen como el infierno 'irlandés', por toda la gente que acude allí a dar con algún chollazo en ropa 'low cost'. Ahí, por ejemplo, la señal va y viene. En las dos primeras plantas es 4G. Pero en las dos últimas, depende la zona donde esté. Me he paseado un buen rato con el móvil en alto para comprobarlo, como si estuviese jugando a Pokémon Go, pero no. En el metro, por cierto, olvídate.

En una tarde: medio Netflix y medio Prime

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Pero demos piel a esas cifras, que al fin y al cabo es lo que importa. ¿Qué es una de las cosas que más megas consume en nuestra tarifa mensualmente? El vídeo. Y aquí tendremos un buen ejemplo. Para ello hemos tirado de dos de los principales servicios de 'streaming' del momento: Netlflix y Amazon Prime Vídeo. Y podemos decirnos que, con buena cobertura, te puedes descargar todo lo posible de las plataformas en una tarde. Obviamente no es un caso de uso real, porque poquitas personas se habrán encontrado en la tesitura de que cualquiera de estas 'apps' le haya dicho que se ha bajado suficientes piezas. Además, los capítulos que empiezas a ver pasados un par de jornadas se eliminan de la memoria. El límite, en el caso de Netflix, es de 100. "Esto es una barbaridad", me decía un colega al que enseñaba como una pelí de dos horas se baja en apenas 30 segundos. Pues de eso se trataba, de hacer barbaridades con esta barra libre.

La primera prueba es 'Bolívar'. 59 capítulos. 6,4 gigas. Lo puse a descargar en Cuzco. En el minuto y pico que tarde en sacar la cámara, encenderla y tomar el enfoque y echar un par de fotos ya se habían bajado cuatro. Eché a andar. Cuando llegué al metro de Nuevos Ministerios, 25 minutos después, ya estaba almacenada. A eso le siguieron las tres temporadas de Paquita Salas, alguna película que otra, otros tantos episodios de 'Black Mirror'. En poco más de tres cuartos de hora el mensaje de Netflix hace su aparición. Si quería más, tenía que hacer hueco. Dos apuntes a este respecto. El primero, que cuando he metido tanta chicha a los teléfonos se han calentado. Y que la batería ha sufrido una merma considerable.

La descarga de grandes paquetes de datos en segundos donde mejor se refleja es en el vídeo

Obviamente no necesitas esta velocidad para WhatsApp, ni para el Clash Royal, ni para actualizar Instagram. Pero algunas de esta 'apps' también te sirve a la hora de restaurar tus archivos de WhatsApp ves que ocurre de manera super veloz. En apenas 4 minutos tenía mis 800 megas. Lo mismo a la hora de configurar un móvil nuevo. Los fabricantes suelen recomendar hacerlo con wifi. Pero configurar un móvil Android con esta conexión, utilizando una de tus últimas copias de seguridad, es cuestión de menos de diez minutos, algo inimaginable en otras circunstancias como el 4G. Lo mismo con Spotify. No lo necesitas para el 'streaming' pero descargarse una lista generosa es cuestión de un abrir y cerrar de ojos. Algo orgásmico para un 'yonqui' de la inmediatez. No se me ocurre otra manera. de describirlo. Por cierto, que entre pitos y flautas en un día me he pulido lo mismo que con mi tarifa mensual de 12 GB en los últimos tres meses.

La otra gran ventaja es la latencia. También mejorará según la red de Vodafone se vaya haciendo fuerte. Dicen que se pueden alcanzar marcas de 12 milisegundos frente a los treinta de media que ofrece el 4G en un buen escenario. Seguramente un 'gamer' confeso pudiese sacarle más pegas o profundizar más. Yo he utilizado 'Hutch', un servicio de juegos diseñado para hacer uso de la red 5G. Lo he probado con ambas redes. Y he notado que con la velocidad superior todo es coser y cantar. Con 4G+ no es un infierno pero si estás atento te percatas de pequeñitos tirones. Lo dicho para un aficionado raso como yo no es un problema mayúsculo. Los más 'pros' si lo valorarán.

Falta camino por recorrer

En apenas 40 minutos Netflix me dijo que ni una descarga más. (M. Mcloughlin)
En apenas 40 minutos Netflix me dijo que ni una descarga más. (M. Mcloughlin)

Pero hay muchas camino por andar hasta llegar al 5G puro y duro y no esta versión desnatada por bien que te pueda saber. Una de las promesas, y para eso hay que subastar la red de los 700 Mhz, es acabar con la saturación en grandes concentraciones. Si estás pensando en utilizar tu móvil 5G en un router y brindar conexión a tu portátil, debes saber que la capacidad de subida poco o nada tiene que ver con la de bajada. Hablamos, en el mejor caso, de más de 60 megas, que mejora bastante lo presente pero que no es un salto mortal con doble tirabuzón. Es decir, notarás que cuando te conectas con el portátil gracias a tu móvil la conexión va mejor que si lo hicieses con 4G. Lo mismo ocurre con videollamadas o directos de Instagram. Va mejor pero no es un avance tan significativo como el de la velocidad de descarga.

Tecnológicamente, el 5G vapuleará al 4G. Pero en nuestros móviles el salto quizás no se tan grande

Hay que tener en cuenta también que todos las plataformas no están optimizadas para servir la materia prima aprovechando al máximo las virtudes del 5G. Por eso te puedes encontrar a veces con que las cosas no responden como esperas. Eso me pasó con Fortnite, cuyos servidores suelen dar un susto de vez en cuando.

La historia es que el internet móvil se ha modelado gracias al 4G. Se ha logrado un buen nivel de inmediatez. Un buen ejemplo de eso, es como una de estas conexiones te puede servir vídeo en HD en algunas de estas plataformas o Movistar + sin ningún problema. Es cierto que la llegada de la nueva velocidad permitirá calidad mayor de retransmisión. Otra cosa es que en una pantalla de 5 o 6 pulgadas sepamos aprovecharlo. No estamos en la época del eMule, donde las descargas eran horrorosas. Además el aumento progresivo de la cantidad de datos en las tarifas -15,20 o 30GB- así como los 'pass' de Vodafone (pequeñas cuotas para no tener límites de música o redes sociales) hacen que cada vez menos usuarios necesiten almacenar vídeos o canciones en su memoria.

Interfaz de 'Hutch'. (M. Mcloughlin)
Interfaz de 'Hutch'. (M. Mcloughlin)

En todo caso para viajes en avión y situaciones similares como estancias en el extranjero. Las cuotas cambiarán con la irrupción del 5G. Las llamadas 'ilimitables' de Vodafone, donde la velocidad y no a cantidad de datos es lo principal, dan pistas de por dónde pueden ir los tiros.

El 5G es la madre de todas las revoluciones y de las promesas incumplidas. Drones, internet de las cosas, coche autónomo... son muchas de las tendencias de las que nos llevan años hablando que serán posibles gracias a esta prometedora tecnología. Técnicamente el 5G puede vapulear al 4G pero en el día a día no lo tiene tan fácil. Todavía necesita una 'killer app' que quite el hipo al común de los mortales, que suponga una auténtica revolución de bolsillo. Algunos dicen que será la realidad virtual móvil. Otros ven la posibilidad de que con una pantalla y un ratón puedes utilizar tu 'smartphone' como ordenador gracias a los escritorios virtuales y el 'cloud computing'. Tiene toda la lógica que Vodafone, de momento, no cobre por esto y lo ofrezca a los que tienen una tarifas de mayor rango gratuitamentre. Descargarte, como quien dice, medio Netflix en tres horas aún no te va a cambiar la vida.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios