LO MEJOR DEL FABRICANTE CHINO

Probamos el Xiaomi Mi Mix 3: esta es la mejor inversión si quieres gastarte solo 500 euros

La marca china avanza en el ‘todo pantalla’ gracias a un mecanismo manual para desplegar las cámaras ‘selfi’ lo que le permite alcanzar un panel de 6,39 pulgadas

Foto: Mecanismo del Mi Mix 3. (Zigor Aldama)
Mecanismo del Mi Mix 3. (Zigor Aldama)

Lograr que la pantalla ocupe el máximo porcentaje del panel frontal se ha convertido en la última obsesión de los fabricantes de teléfonos móviles. La batalla comenzó con la reducción de los marcos en lo que se denominaron ‘pantallas infinitas’; luego la lucha se trasladó al denostado ‘notch’, que ya se ha convertido en un mero agujero para dejar espacio a la lente de la cámara frontal; y ahora la carrera se centra en la búsqueda de soluciones más o menos creativas para acercarse al ideal del 100%: OPPO abrió la veda con el Find X, que cuenta con un sistema mecánico para extender las cámaras y los sensores, y Nubia ha ido un paso más allá con la inclusión de una segunda pantalla trasera en el Nubia X.

Xiaomi ha decidido seguir los pasos de OPPO y ha optado por un sistema manual en el Mix 3, el buque insignia de la marca pequinesa. Básicamente, la solución es idéntica a la de su rival, con la diferencia de que en este móvil es el usuario el que tiene que desplazar el panel de la pantalla sobre el resto del cuerpo para dejar a la vista la cámara selfi -pero no la principal, como sucede en el OPPO-. Es un sistema muy similar al que diseñaron fabricantes como Nokia para modelos como el mítico N95.

Mi Mix 3. (Zigor Aldama)
Mi Mix 3. (Zigor Aldama)

Ese carácter ‘vintage’ sin duda tiene su atractivo, y llama la atención que el gesto se pueda sincronizar con diferentes sonidos futuristas. Pero el sistema es notablemente peor que el de OPPO. En primer lugar, porque la tendencia natural del usuario es a deslizar el dedo hacia arriba, pero en el caso del Mix 3 hay que hacerlo hacia abajo. Y cuesta acostumbrarse, además de que hay que hacer más presión de la esperada. En segundo lugar, porque una vez que las cámaras están desplegadas, sujetar el móvil no es muy agradable: el panel superior se desliza hacia abajo y da la sensación tanto de cierta fragilidad como de que se va a caer, porque el cuerpo cerámico es muy resbaladizo. Así, hacer una videoconferencia no resulta especialmente cómodo.

Aspecto magnífico

Además, este sistema hace que el Mix 3 sea bastante grueso y pesado -218 gramos-. Finalmente, aunque Xiaomi ha incluido el desbloqueo por reconocimiento facial, para utilizarlo es necesario coger el terminal y desplegar las cámaras, algo poco práctico cuando está sobre la mesa. Un sensor de huellas dactilares bajo la pantalla, como el que montan el OnePlus 6T o el propio Mi 8 Pro, habría resuelto la papeleta, pero Xiaomi ha optado por poner este elemento en la parte trasera, como es habitual en la serie Mix.

Mi Mix 3. (Z.Aldama)
Mi Mix 3. (Z.Aldama)

Dicho esto, es innegable que el Mix 3 tiene un aspecto magnífico. La calidad de los materiales con los que está construido es la esperada en un móvil de gama alta, con un cuerpo cerámico impecable, y esta vez sin el oro de 18 quilates que solía hacer de bisel de la cámara. Eso sí, es resbaladizo como pocos -aunque Xiaomi incluye gratis una funda de buena calidad- y atrapa la grasa de las huellas dactilares como si fuese un tesoro que no se debe dejar escapar.

El frontal también es espectacular, ya que la pantalla ocupa el 93,4% -ligeramente menos que el Find X y el Nubia X- y se gana a pulso el apelativo de ‘todo pantalla’. Los únicos elementos presentes además del panel de 6,39 pulgadas, con resolución FHD+ y la gran calidad de que caracteriza a los Super AMOLED, son el auricular -Xiaomi se ha olvidado de aquel sistema que estrenó con el Mix primigenio y que canalizaba el sonido a través del cuerpo del terminal- y un indicativo luminoso LED para las notificaciones.

Mi Mix 3. (Z. Aldama)
Mi Mix 3. (Z. Aldama)

Poco se puede decir sobre el ‘hardware’ que no se haya dicho ya, porque la configuración del Mix 3 es la de muchos otros buques insignia de 2018: procesador Qualcomm Snapdragon 845, memoria RAM de entre 6 y 10 GB, y almacenamiento interno de 128 o 256 GB. No se puede pedir más, y, como era de esperar, es más que suficiente para que todo funcione a las mil maravillas.

Autonomía para una jornada

Donde sí hay diferencias notables con otros competidores es en la batería. Porque, curiosamente, Xiaomi ha reducido la capacidad que tenía su predecesor -3.400 mAh.- y la ha dejado en 3.200 mAh, que se antojan escasos para los usuarios que están muy enganchados al aparato. Es posible que tengan que recurrir a menudo a los sistemas de ahorro de batería o que se vean obligados a cargar el móvil antes de que acabe el día, como nos ha sucedido a nosotros durante la prueba. Concretamente, habiéndolo encendido a las 08:30, a las 20:15 nos quedaba un 3% de batería.

Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)
Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)

Pero no todo son malas noticias. Como sucedió con el Mix 2S, el cuarto modelo de la serie viene equipado con carga inalámbrica rápida de 10 W -guiño a Apple o Samsung, incluye el cargador en la caja-, y los resultados son aceptables. El sistema Qi no es tan rápido como el Quick Charge 4 que logra un 60% de la carga en 30 minutos cuando se conecta el móvil a la red a través del puerto USB-C, y en nuestra prueba ha alcanzado el 19% en media hora. Como era de esperar, ha cargado el doble en una hora. Con estos porcentajes, es difícil ver la utilidad en la carga inalámbrica. ¿Tan difícil es conectar el cable al móvil en vez de a la base de carga?

Entre el resto de elementos que llaman la atención está el botón físico del lateral izquierdo, que sirve para lanzar el asistente de Google. Quienes utilicen este elemento lo agradecerán, pero habría sido más interesante disponer de una función como la de OnePlus, que utiliza un botón similar, pero deslizable, para elegir las notificaciones que dejamos que entren. Los asistentes de inteligencia artificial, sinceramente, todavía no son muy útiles.

¿Y la cámara qué?

Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)
Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)

En cuanto a las cámaras, Xiaomi se mantiene en su línea y equipa al nuevo Mix con buenas lentes y sensores, pero no las mejores del mercado. Concretamente, la cámara dual principal cuenta con un objetivo gran angular y otro telefoto -una configuración mucho más práctica que la basada en dos lentes idénticas cuyo objetivo es captar mayor información para el modo retrato-, tienen una luminosidad generosa -f 1.8 y f 2.4- y están emparejados con sendos sensores de 12 megapíxeles.

Los resultados son buenos, pero no tanto como lo que hace creer la empresa cuando saca pecho con los 108 puntos que le ha concedido el índice DXOMark y asegura que es la mejor cámara que existe. En condiciones de buena luz, las imágenes son tan buenas como las que puede hacer cualquier teléfono que cueste el doble.

Pero el modo retrato se vuelve un poco loco a la hora de reconocer al sujeto cuando no está mirando directamente a la cámara, y se agradecería que el disparador fuese un poco más veloz. No obstante, el vídeo a cámara lenta, que graba a 960 fotogramas por segundo en resolución FHD, es una delicia.

Con poca luz, el Mix 3 se defiende bien, pero no tanto como los móviles que cuentan con lentes más luminosas. Eso sí, el estabilizador óptico funciona correctamente y los resultados son satisfactorios.

Además, Xiaomi incluye un modo nocturno que toma diferentes imágenes de la misma toma mientras el usuario mantiene el aparato lo más estable posible durante unos segundos, y crea luego un HDR que mejora el rango dinámico.

Disparo nocturno con modo noche. (Z. Aldama)
Disparo nocturno con modo noche. (Z. Aldama)

El problema está en la poca naturalidad de esas imágenes, que saturan en exceso y crean un efecto demasiado dramático. En cualquier caso, para gustos están los colores.

Doble frontal

Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)
Xiaomi Mi Mix 3. (Z. Aldama)

La cámara selfi son en realidad dos: una con un sensor muy bestia de 24 megapíxeles, y otra secundaria de 2 megapíxeles que se destina a captar la profundidad de la escena para lograr un modo retrato muy conseguido. Sin duda, las marcas chinas son las que mejores resultados ofrecen en los ‘selfis’, y el Mix 3 no es una excepción.

Además, la lente gran angular se encarga de que los autorretratos grupales no se dejen a nadie fuera aunque no haya ‘paloselfi’ de por medio. Y, como no podía ser de otra forma en 2018, el ‘software’ de la cámara incluye el reconocimiento de las escenas por medio de inteligencia artificial.

En cuanto al sistema operativo, el Mix 3 corre gracias a MIUI 10, basado en Android 9, y es una delicia. MIUI siempre se ha caracterizado por las enormes posibilidades de personalización que ofrece, y la décima edición no es una excepción. A pesar de que la versión global está menos ‘tuneada’ que la china, permite ajustar casi todos los parámetros del móvil: desde la botonera -personalmente, prefiero el botón ‘atrás’ a la derecha-, hasta los accesos rápidos.

Xiaomi Mi Mix 3 (Zigor Aldama)
Xiaomi Mi Mix 3 (Zigor Aldama)

También se puede navegar por gestos, algo que permite sacar todo el jugo a la pantalla. Y MIUI sigue siendo el sistema que más fácil hace pasar de un ‘espacio’ a otro, como se denomina a la posibilidad de registrar dos usuarios con permisos y aplicaciones diferentes.

El precio, su mayor atractivo

Mi Mix 3. (Z. Aldama)
Mi Mix 3. (Z. Aldama)

De cualquier forma, el mayor atractivo del Mix 3 está en que ofrece todo lo anterior por un precio especialmente interesante. En China, la versión más básica cuesta 3.299 yuanes (422 euros) y, si la tendencia de los previos modelos se mantiene, en España debería rondar los 500 euros cuando se ponga a la venta en la página oficial de Xiaomi. Tanto allí como en sus tiendas físicas y establecimientos autorizados, el Mix 3 se podrá adquirir con el sistema global y la garantía oficial de 2 años, pero todavía no hay una fecha de lanzamiento.

Hasta entonces, el móvil se puede comprar a través de páginas de importación paralela como Gearbest, donde se vende por casi 500 euros con una versión no tan fiable de su sistema operativo.

Mi Mix 3 de Xiaomi. (Z. Aldama)
Mi Mix 3 de Xiaomi. (Z. Aldama)

Por ese precio, actualmente no existe un móvil mejor en el mercado. El Pocophone F1 cuenta con unas entrañas similares, pero está a años luz en la calidad de los materiales y en las cámaras, por no mencionar que cuenta con un ‘notch’ pronunciado y unos marcos bien marcados. La duda podría surgir con el OnePlus 6T, en cuyo caso la decisión tendría que basarse más en el gusto personal por el diseño, porque en el resto de especificaciones están a la par. Todo depende de si uno considera que hacer clic para sacar la cámara, como se hacía con algunos móviles antiguos, mola o es un incordio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios