una espalda al desnudo

Probamos el Xiaomi Mi 8 Pro: este es el clon chino más cañón (y potente) del iPhone Xs

Su cubierta de cristal templado transparente le da un aspecto único. Se trata de un Mi8 hormonado con más RAM y lector de huellas bajo la pantalla que llega a España por 599 euros

Foto: Imagen de la trasera del Xiaomi Mi 8 Pro (Foto: Carmen Castellón)
Imagen de la trasera del Xiaomi Mi 8 Pro (Foto: Carmen Castellón)

Plus significa más. Exactamente igual que Max. Y con Pro, ocurre tres cuartas partes de lo mismo. En este último caso, la palabra en cuestión se ha instalado también en el imaginario 'millenial' y de otras generaciones tiernes como sinónimo de calidad. "Eso es como muy pro, ¿no?", que dicen algunos. En el gremio de la tecnología de consumo, especialmente entre los fabricantes de dispositivos móviles, es un apellido comercial al que se recurre cuando uno de sus productos ha recibido un buen chute de algo para crear una versión hormonada. Es lo que ha hecho Xiaomi con su Mi 8, la punta de lanza del fabricante chino junto al Mi Mix 3, que este martes llega a España con un modelo vitaminado.

Por tanto cabe decir que el Xiaomi Mi 8 Pro es un Mi 8 'engordado' en algunas especificaciones y que recibe un pequeño lavado de cara frente a la edición estándar. En China fue presentado en su día como la edición 'Explorer' hace ya unos meses pero hasta ahora no ha hecho su debut por estas latitudes. Siguen compartiendo tamaño y calidad de pantalla, procesador y cámaras, así como esos calcos de diseño que recuerdan inequívocamente (algo que no se puede negar) al iPhone Xs, un aspecto que le costó no pocas críticas tras su presentación en sociedad. Sea como sea, este modelo 'recauchutado' se ha convertido en el más caro de la firma asiática en nuestro país. Y probablemente el más cañón de los que llevan la etiqueta de clon. Hemos pasado varios días con este terminal y esto es lo mejor y lo peor de nuestra experiencia.

Xiaomi, al desnudo

La atractiva espalda de Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)
La atractiva espalda de Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)

En lo físico el Mi 8 Pro conserva muchos, por no decir, casi todos los elementos físicos de su hermano pequeño. Volvemos a tener un terminal de 6,21 pulgadas de pantalla con bordes reducidos y con un 'notch' que es idéntico al del iPhone X. Sin embargo, en su intención de emular la frontal de los teléfonos de la manzana cometieron un error excesivamente común. Copiar la ceja para ganar pantalla pero no meter el bisturí a los bordes inferiores, que son algo mejorables. Esto produce que las curvas no sean simétricas.

Los marcos, de aluminio, están ocupados por la ranura para la doble SIM en la parte izquierda, los tradicionales botones (el de bloqueo está coloreado en rojo) en la parte derecha y la inferior se encuentra presidida por el puerto USB Tipo C, que llega escoltado por dos altavoces pero prescinde de la conector jack para auriculares.

Acostumbrados a pantallas curvas y sin marcos, este móvil transparente es lo más original del año

Sin embargo, en este terminal hay que prestar atención a la parte de atrás. Se podría decir que el Mi 8 Pro lleva un vestido de espalda descubierta de esos que siempre hacen acto de presencia en cualquiera de las alfombras rojas de postín. En este caso, no queda la piel al descubierto sino que, gracias a una cubierta de cristal templado transparente, podemos ver parte de las tripas del teléfono. Y es una imagen espectacular.

Este aspecto, original y al que no estamos acostumbrados, ayuda a disipar (que no elimina) esa sensación de que Xiaomi se ha limitado a clonar las líneas maestras del iPhone X en el armazón de este teléfono. Es más este acabado y el diseño de terminales como el Mi Mix 3 deberían servir a la marca para autoconvencerse de que no necesitan copiar a nadie.

Esta parte está ligeramente curvada por los cuatro lados. Obviamente no es la disposición normal, si no que se han preocupado en ponerlo bonito. De esta forma, además de ver el llamativo logo de Qualcomm sobre el procesador, también vemos diferentes mensajes de marca e incluso una referencia a los MiFans impresas sobre las diferentes piezas.

Lector bajo la pantalla

El lector de huellas está bajo la pantalla. (C. Castellón)
El lector de huellas está bajo la pantalla. (C. Castellón)

Esta peculiar y bonita carta de presentación ha sido posible también al destierro del lector de huellas. Más que destierro, ocultación. A diferencia de la versión estándar del Mi 8, que tiene este sensor colocado en la zona trasera, este terminal lo mete bajo la pantalla. Aunque su configuración se hace un poco lenta, su funcionamiento es bastante rápido y los fallos son mínimos, ofreciendo una fiabilidad similar a la del OnePlus 6T. Me ha respondido hasta con el dedo mojado o ligeramente manchado. El Mi 8 Pro también está preparado para reconocimiento facial al estilo Face ID, pero de momento no ha llegado la actualización (al Pocofone llegó hace poco) que lo habilite así que hay que hacer un truco para activarlo. Nosotros lo hemos realizado y su funcionamiento es bastante óptimo.

Sobre la pantalla no ha habido avance ni cambios sustanciales. Se vuelve a repetir con una pantalla SuperAMOLED de 6,21 pulgadas, con una proporción de 18.7:9. La resolución es de FHD+ (2248x1080 píxeles, lo que resultan 402 ppp). Tiene un nivel de brillo de 600 nits, lo que es más que suficiente para manejarse con el móvil incluso en situaciones de mucha iluminación exterior. En líneas generales, buen color y ángulos de visión. No habrá nada que te sorprenda, ni para bien ni para mal.

Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)
Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)

La pantalla también tiene soporte para doble toque para encenderla y 'Always on display', que nos permite tener la hora, la fecha y mensajes pendientes a mano sin tener que desbloquear la pantalla. Si eres de los que te preocupa apurar la batería al máximo, nosotros no hemos notado diferencias notables por tener activada esta función. Desde la marca, aseguran que el proceso ha sido optimizado para que el consumo energético sea mínimo.

Potencia de alta gama

Los laterales del Mi 8 Pro. (C. Castellón)
Los laterales del Mi 8 Pro. (C. Castellón)

El motor que monta este Xiaomi Mi 8 Pro es el que han montado todos los gama alta de la marca y básicamente todos los Android 'premium' (con las salvedades de los de Samsung y Huawei) en este último año: el Snapdragon 845. El mismo que el Mi 8, el mismo que el Mi Mix 2S y el mismo del Mi Mix 3 que se encuentra ya en bandeja de salida, a la espera de que se confirme

Se trata de un chip con arquitectura de 10 nanómetros, capaz de correr hasta a 2,8 Ghz. No hace falta comentar mucho más sobre este procesador. Más que nada porque lo hemos visto en funcionamiento en varias ocasiones a lo largo del curso en un montón de terminales.

La combinación del Snapdragon 845, 8GB de RAM y MIUI 9 aseguran un gran rendimiento

Va todo fluido. Muy fluido. Faltaría más. Se lanza rápido la cámara y la apertura de aplicaciones es también muy ligera. Y sin sobrecalentarse lo más mínimo, lo que siempre se agradece. Pero tampoco el juicio puede ir mucho más allá. Una de las cosas fundamentales para saber si un procesador cumple o no es el paso del tiempo.

El Mi 8 Pro llegará en una única versión. 8GB de RAM. Esto supone dos más que la versión estándar. Un tándem -procesador y RAM- que son más que una garantía para un gran rendimiento. Todo ello a sabiendas de las virtudes de MIUI 9, la capa de personalización que utiliza este terminal, una de las más populares del mercado que funciona sobre Android 8.1 en este caso.

Cámara con el sello Xiaomi

La cámara del Mi 8 Pro es la misma que su hermano pequeño. (C. Castellón)
La cámara del Mi 8 Pro es la misma que su hermano pequeño. (C. Castellón)

El Mi 8 Pro también comparte las cámaras de fotos con su hermano pequeño. Tiene una doble cámara con dos sensores de 12 megapíxeles, firmados por Sony (IMX363) y Samsung, respectivamente. El principal tiene una apertura de f/1.8 y 1,4 micras de tamaño de pixel. El secundario tiene pixeles de una micra y f/2.4 de apertura. La carta de servicios la completa En general, es una cámara con buen desempeño. En el apartado de vídeo, tenemos vídeo 4K a 30 frames por segundo y en Full HD a 30, 120 y 240 fps. Aquí tenéis varios ejemplos de esta cámara.

Disparo con el Mi 8 Pro. (M. Mc)
Disparo con el Mi 8 Pro. (M. Mc)

Disparo con el Mi 8 Pro. (M. MC)
Disparo con el Mi 8 Pro. (M. MC)

Disparo con el zoom óptico de dos aumentos del Mi 8 Pro. (M.MC)
Disparo con el zoom óptico de dos aumentos del Mi 8 Pro. (M.MC)
Foto con el Mi 8 Pro. (M.MC)
Foto con el Mi 8 Pro. (M.MC)

En el modo retrato, nos encontramos con un desenfoque que resulte algo exagerado y el recorte del sujeto no es del todo fino, pero cumple con lo esperado. Aquí van un par de ejemplos.

Modo retrato con el Mi 8 Pro. (C. Castellón)
Modo retrato con el Mi 8 Pro. (C. Castellón)

Modo retrato con el Mi 8 Pro. (C. Castellón)
Modo retrato con el Mi 8 Pro. (C. Castellón)

De noche, tiene resultados bastante buenos. Gestiona muy bien los colores y la luz ofreciendo bastante equilibrio en las diferentes tomas, aunque en algunos disparos se echa en falta un poquito más de definición. Aquí tenéis unas fotos tomadas con poca luz.

Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M. MC)
Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M. MC)

Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M.MC)
Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M.MC)

Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M.MC)
Foto nocturna con el Mi 8 Pro. (M.MC)

La delantera, por su parte, también repite las prestaciones del Mi 8. Llega con un sensor de 20 megapíxeles, apertura de f/2.0 y pixeles de 1,8 micras así como HDR y modo retrato.

Autonomía

El Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)
El Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)

Aquí es donde más chirría esta nueva entrega. Al menos al ver las especificaciones. La batería cae de 3.400 mAh a 3.000. No es un cambio menor (más del 10% de la capacidad), teniendo en cuenta que se mantiiene con la misma calidad de pantalla y procesador. Lo único que puede ayudar a amortizar ese recorte es la nueva configuración del motor al llegar con 8GB de RAM. En términos prácticos, los 3.000 mAh de batería me han dado para pasar el dia sin demasiadas estrecheces, controlando brillo y aplicaciones en segundo plano.

Aunque sus 3.000 mAh pueden saber a poco, dan para pasar el día sin estrecheces

Esto se jalona con un sistema de carga rápida (Charge 4+), que nos sirve para dar un chute rápido. En veinte minutos he conseguido tener hasta el 45% de la batería. Por último comentar el apartado de conectividad: tiene soporte para Dual SIM, NFC, bluetooht 5.0 y GPS de doble frecuencia.

¿Merece la pena?

El Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)
El Xiaomi Mi 8 Pro. (C. Castellón)

A la espera del Mi Mix 3, el Mi 8 Pro es, sin lugar, a dudas el mejor teléfono del año que ha puesto en juego Xiaomi en este 2018. Eso sí, a un precio de salida que no estamos acostumbrados a ver en esta marca. 599 euros como precio de la única versión que veremos en España, la de 8 GB y 128 GB de memoria. Se trata de un terminal que entra a competir directamente en el terreno del OnePlus 6T. Este terminal o el mencionado Mi Mix 3 son los terminales con los que Xiaomi pretende separarse de su imagen de marca 'low cost', dando la sensación que también puede asentarse en la liga más premium del mercado.

La verdad que en especificaciones (y limitaciones), ambos modelos están muy parejos, aunque este Mi8 Pro se quede un poco más corto en lo que se refiere a batería que su compatriota (el OnePlus 6T tiene 3.700 mAh). Sea como sea, la factoría china ha conseguido mantener el equilibrio de la calidad precio. Es difícil encontrar muchos móviles que den más por ese precio. Y también es difícil encontrar un diseño tan original este año.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios