CHÚPATE ESA, MCFLY

He probado las Nike que se atan solas: el sueño de 'Regreso al futuro' hecho realidad

La marca lleva años intentando crear un calzado como el que un joven Michael J. Fox se ponía en la película. Tras un primer intento comercial en 2016, ahora regresa con un modelo que también se ajusta desde el móvil

Foto: Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Dick Tracy nació en 1931. Eso no fue óbice para que este detective llevase en su muñeca un reloj intercomunicador 83 años antes de que viese la luz el primer Apple Watch. David Hasselfof encarnó a Michael Knight, el jinete de 'Kit', adelantándose más de tres décadas a la carrera por el coche autónomo y a la fiebre de los asistentes de voz. Vegetta y otros 'saiyans' ya utilizaban algo muy parecido a las Google Glass cuando hicieron sus primeros pinitos en 'Dragon Ball Z'. La ficción ha sido una eterna fuente de inspiración para la tecnología y otros tantos gremios. Uno de los sueños de muchos de aquellos nacidos en los ochenta ha sido poder calzarse las zapatillas que se atan solas que Martin McFly lucía en la segunda entrega de 'Regreso al Futuro'. Y ese día para mí...ha llegado.

Ha sido Nike la empresa que se ha emperrado en hacer realidad esta fantasía de los 'millenial'. Llevan ya unos cuantos años con la idea en mente de aquellas 'Power Lace' que un jovencísimo Michael J.Fox se ponía antes de bajar del DeLorean. Hace casi ocho años ya sacaron un 'clon' de aquel modelo, equipado con luces LED y cinco horas de batería, pero que, para disgusto de muchos, no se abrochaban automáticamente. Se subastaron por eBay y los beneficios fueron a parar a la fundación del actor.

Cuando aquello parecía que iba a quedar como una promesa marketiniana incumplida, todo cambió. Durante el 'All Star Weekend' de la NBA de 2014, Mark Parker soltaba el órdago: llegarían un año después, haciendo coincidir el lanzamiento con una de las fechas destino de Martin McFly. Aunque finalmente hubo ciertos pormenores que retrasaron su estreno una temporada, las Nike Hyperadapt 1.0 llegaron en 2016, tras once años de pruebas y de intentos errados en el laboratorio. Ahora, las renuevan y hemos tenido oportunidad de probarlas.

El cambio más importante es la bajada de precio. Sigue alto, pero está más cerca de la realidad

Las Nike Adapt BB, tal y como ha sido bautizada esta nueva hornada, refinan el aspecto y mejoran el mecanismo. Pero quizás su cambio más importante sea el precio. Aquel primer modelo comercial llegaba con una sonrojante etiqueta de más de 700 euros. Un precio prohibitivo se viese por donde se viese. Ahora han caído más de la mitad. En EEUU salieron a 350 dólares y el precio en España será muy similar, aunque aún no está cerrado. El coste puede seguir pareciendo alto pero teniendo en cuenta que unas zapatillas de basket 'analógicas' de alta gama te pueden salir hasta por 200 euros, se acerca más al mundo real.

Las Nike Adapt BB se pueden atar desde el móvil o con el control de la parte inferior. Fotos: Michael Mcloughlin.
Las Nike Adapt BB se pueden atar desde el móvil o con el control de la parte inferior. Fotos: Michael Mcloughlin.

La prueba se llevó a cabo en la ciudad deportiva Joan Gamper, en la cancha de entrenamiento del equipo del Barça. Tiene toda la lógica teniendo en cuenta que son unas botas para baloncesto. Lo primero que llama la atención de su aspecto es que apenas tienen detalles visibles que las diferencien, a simple vista, de cualquiera de las zapatillas que se pueden ver en un partido cualquier fin de semana. Y esa es la mejor de las noticias. Cualquiera podría pensar que iban a pecar de un aspecto demasiado futurista, pero no. Son sobrias. Se podría decir que hasta discretas en comparación con algunos cuadros que llevaban en los pies varios de los rivales a los que me he enfrentado tras tantas temporadas jugando.

Tan discretas como las 'analógicas'

Solo hay dos cosas que delatan que no son zapatillas normales. La primera, los cordones. No hay. Ni a simple vista ni bajo una cremallera, como se ha visto en otras ocasiones. La malla (tejido 'Flyknit', característico de la marca) recubre toda la parte superior, algo que las diferencia del modelo de 2015. No hay ni una sola parte de la mecánica que quede al aire.

El otro punto son los dos botones que se colocan en el lateral de cada una ellas. Dos controles que se iluminan cuando se utilizan y mientras se ajustan. Puedes elegir tu mismo cómo ajustarlas. Dispones de una aplicación a la que se conecta vía 'bluetooth' pero también este mando físico. No vaya a ser que necesites apretarlas un poco y tengas que volverte al banquillo o tu entrenador tenga que gastar un tiempo muerto.

Las Nike Adapt BB. (Michael Mcloughlin)
Las Nike Adapt BB. (Michael Mcloughlin)

Son muchas las preguntas que me hice antes de probarlas. ¿Y si eran demasiado pesadas? ¿Cuánto tardarían en atarse? ¿Harían mucho ruido? ¿Qué ocurre cuándo se acaba la batería? Tampoco gasté mucho tiempo que, tal y como comprobé después, todas esas cuestiones ya se las habían hecho mucho antes. Tifanny Beers, la ingeniera que tomó las riendas en la fase inicial, ya entregó un primer prototipo en 2007 que, como ella misma confesó, era ruidoso y se asemejaba más a una bota de 'snowboard'.

Tiene toda la lógica que haya sido el baloncesto, la primera pista de pruebas. No hay que olvidar que se castigan mucho los pies (y en consecuencia otras partes del cuerpo, como rodillas y tobillos) con sprints, giros y reversos y unos cuantos saltos. Y por eso el ajuste, hasta en niveles 'amateurs' es importante. Personalmente, me sorprendió la ligereza de las Nike Adapt BB. Hay algunos modelos normales y corrientes que me han resultado más pesadas.

Nike Adatp BB. (Michael Mcloughlin)
Nike Adatp BB. (Michael Mcloughlin)

Me llamó la atención y mucho también la resistencia en los giros que realicé. Es algo que suele preocupar mucho a los jugadores de basket, especialmente a los que juegan en posiciones cerca del aro. El agarre es firme pero en ningún caso es excesivo. No noté presión excesiva sobre los dedos o sobre el empeine. Eran un guante (y eso que, por consejo de la marca, utilicé medio número más de lo que estoy acostumbrado).

Cerebro a ras de suela

El cerebro de las Adapt BB se concentra a ras de suelo. Un pequeño compartimento, de apenas medio centímetro de largo por medio de ancho guarda toda la maquinaria necesaria. Ahí se encuentra el módulo de comunicación bluetooth, la batería de 500 mAh, el motor así como un giroscopio y un acelerómetro. La otra parte clave está en el empeine: el mecanismo de presión, que podéis ver en la foto.

Vista del mecanismo de presión así como del motor. (M.Mc)
Vista del mecanismo de presión así como del motor. (M.Mc)

¿Cómo se cargan? ¿Tienen puerto USB tipo A o tipo C? Nada de conexiones. Se cargan inalambricamente. Cuentan con una base con estándar Qi, el más extendido de la industria tecnológica, que viene en la caja. La carga completa se prolonga unos 180 minutos. Y dura, "haciendo uso diario de las mismas", hasta 14 días. A la mínima que le prestes atención es muy difícil quedarse sin batería. Si esto ocurre, no te quedarás atrapado en la zapatilla si no que el mecanismo se aflojará.

De todas formas, puedes comprobar desde el móvil cuánto queda de batería. También puedes personalizar el color de los botones o establecer perfiles predeterminados, para diferentes momentos como el calentamiento, juego o paseo.

Conectadas, que no inteligentes

Ajustarlas desde el móvil es súper sencillo. Desde que lanzas la 'app' hasta que detecta las zapatillas y su configuración apenas pasa un segundo. Verás una 'L' y una 'R' y simplemente tendrás que deslizarla hacia arriba o hacia abajo para aumentar o reducir la presión. Cuando lo haces recibes cierto 'feedback' háptico, como si estuvieses manejando uno de esos candados de maleta que imitan a las cajas fuertes.

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Las 'Nike Adapt BB', en mi opinión, son unas zapatillas conectadas, que no inteligentes. Te permite manejar el mecanismo desde el teléfono pero para poder hablar de 'smart shoes' tendríamos que tener algo más: medición de la pisada, del rendimiento... Algo que aparece en la hoja de ruta de Nike, que ha asegurado de que irá suministrando actualizaciones de 'firmware' así como extendiendo este concepto a otras categorías de producto. UnderArmour ya ha hecho sus pinitos con zapatillas de 'running' inteligentes que recogen ciertos datos como longitud de la zancada. Eso sí, nada de ajustarse solas.

El calzado más testado de la historia

La tecnología suele someterse a decenas de test de estrés. En este caso, son las zapatillas de Nike más testadas de la historia. Ningún modelo ha sido sometido a más controles. La razón es sencilla. Imaginate a un 'morlaco' tamaño Shaquille O´Neal saltando repetidamente a cazar rebotes y cayendo con todo su 'tonelaje' sobre la mecánica y la batería que guarda.

Base de carga de las Nike Adapt BB. (Michael Mcloughlin)
Base de carga de las Nike Adapt BB. (Michael Mcloughlin)

Los diferentes exámenes incluyen, entre otros, 30.000 impactos con una fuerza de más de 350 kilos, más de 2.900 simulaciones seguidas presionando al máximo y soltando el mecanismo de ajuste, 40.000 presión de botones, pruebas a temperaturas de 60 grados con un 85% de humedad o 5.000 ciclos de torsión de izquierda a derecha.

Estas zapatillas se estrenarán en España a partir del próximo día 17 de febrero. Lo hará en una tienda concreta, 24 Seconds, y con unidades muy limitadas. Aunque el producto está parece mucho más maduro que la edición de 2016, no quieren todavía un lanzamiento masivo. Parece que, para muchos, sentirse como Martin McFly es un sueño que tendrá que esperar. Un último apunte: el que se de el capricho, que se arme de paciencia porque le tocará escuchar comentarios del tipo 'muy deportista pero luego ni te agachas a atarte los cordones'. Estas Nike son un deseo para aficionados al basket y los nostálgicos de los 80 y un imán de chistes para tu cuñado.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios