Diez días con el Apple Watch 4: este es el reloj que por fin llamará tu atención
  1. Tecnología
TENÍA QUE HABER SIDO SIEMPRE ASÍ, TIM COOK

Diez días con el Apple Watch 4: este es el reloj que por fin llamará tu atención

El 'smartwatch' de los de Cupertino renueva su aspecto con una pantalla más grande y mejor aprovechada. Por primera vez, llega a España el modelo que funciona con eSIM

placeholder Foto: Apple Watch de cuarta generación. (Carmen Castellón)
Apple Watch de cuarta generación. (Carmen Castellón)

Tras 10 días con el Apple Watch 4, recuerdo la primera vez que toqué uno de estos aparatos. Fue en la tienda oficial que la marca tiene en Covent Garden, en Londres. Allá por 2015. No les voy a engañar. Resultó un tanto frustrante. Allí estaba yo, en uno de esos lugares que presumen de ser una suerte de altar donde se venera la sencillez, simplicidad y practicidad hasta en el último detalle, con un reloj que se decía ‘inteligente’ que era incapaz de gobernar. Me superaba. Y aunque siempre lo pongo en duda, aquella vez no fue por culpa mía.

Foto: El iPhone Xs Max es el mejor teléfono de Apple pero también el más caro. (C. Castellón)

Aquel primer dispositivo me traía a la memoria una de mis desastrosas cenas (por las prisas, no por mi cuestionable mano a los fogones) entre semana. Una de esas noches en que llego a las tantas con ganas de irme al sobre, en las que ‘arrojo’ dos o tres pechugas de pollo a la sartén, las marco de manera que queden resultonas al ojo pero, a la hora de meterle cuchillo, uno se encuentra que están un tanto crudas. Aquel dispositivo estaba tierno. Cuando le metí mano con más calma. me reafirmé en aquella primera impresión.

El ‘software’ era un tanto lioso y el ‘hardware’ (aunque con un diseño más o menos logrado) se quedaba corto. No era ni de lejos un gatillazo. No hay que olvidar que con Pebble fuera de juego tras ser fagocitado por Fitbit, el gran triunfador del mercado de los relojes inteligentes ha sido Apple. Pero no era una experiencia fina.

Apple Watch 4: 'al dente'

placeholder Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

Se inició entonces un propósito de enmienda. El de segunda generación fue un gran salto. Se añadió GPS, lo que permitía medir entrenamientos y recorridos sin necesidad del móvil. El año pasado se lanzó un modelo que podía funcionar con eSIM, que fue un experimento comercial que solo llegó a dos países, acercándose al punto de cocción. Y una temporada después han sacado del horno, por fin, una versión bien cocinada y a la altura de lo esperado. Ese es el mejor resumen del Apple Watch 4.

Una capa de chapa y pintura, capitalizada por una pantalla remozada, y un buen puñado de funciones que vienen de la mano de watchOS 5.0 son algunos de sus mejores argumentos. Además, en este caso a España también ha llegado la versión LTE. ¿Y qué diantres significa eso? Pues que podremos utilizar el dispositivo como (bastante) más que un simple apéndice del móvil. Hemos pasado 10 días con él y esto es lo mejor (y lo peor) de mi experiencia con el nuevo Apple Watch.

Esa pantalla

placeholder El Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
El Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

Decir simplemente que el mejor reloj inteligente es aún mejor suena adulterado. Falta contexto. No porque no lo sea, sino porque el mercado, tras la ola y la fiebre iniciales, ha pasado de ser un archipiélago compacto y visible a ser un puñado de islotes inconexos, sin un patrón claro. Apenas Huawei y Samsung siguen apostando decididamente por estos aparatos y les dan cierta cancha.

Uno de los cambios más destacados es el de su pantalla OLED (que cuenta con tecnología 3D Touch), ahora con bordes más redondeados. Los modelos disponibles hasta el momento eran de 38 y 42 mm. Ahora crecen hasta los 40 y los 44. Este, el modelo más hormonado, es el que he estado utilizando durante la prueba.

Sumando dos milímetros y quitando marcos, han conseguido una pantalla un 30% más grande

Si uno se fija en las cifras, pueden parecer cambios insignificantes. Pero esos ‘pequeños’ retoques tienen un impacto bastante notable. No se han limitado a cebar el anterior modelo, sino que han disminuído los marcos, por lo que el espacio útil crece aún más. Hablamos de un 30% más de pantalla. Y eso se agradece mucho, especialmente en gente como yo, que hemos sido ‘bendecidos’ con las mismas manos y dedos que un ‘troll’. Se agradece ese espacio extra.

Sin embargo, si tienes las muñecas pequeñas, es probable que te inclines por el de 40 milímetros. Aun así, el trabajo para eliminar biseles hace que el modelo pequeño tenga un panel similar al modelo de mayor tamaño del año pasado. Por cierto, el cambio de tamaño no implica que las correas que tengas por casa no sean compatibles. Todo lo contrario. Encajan perfectamente.

La cara oculta

placeholder La nueva trasera del Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
La nueva trasera del Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

En líneas generales, el Watch 4 se siente ligero. No molesta. Ni a la hora de hacer ejercicio ni a la de dormir. Personalmente, soy bastante maniático y cuando me voy a dormir tiendo a quitarme cualquier cosa que lleve en el brazo. Desde pulseras de actividad a relojes. Da igual lo que sea. Si me quedo frito con algo en la muñeca, me acaba incomodando, me lo quito y acabo dejándolo en la mesilla hasta la mañana siguiente. No ha sido el caso. Y me he sorprendido.

Los cambios estéticos también han llegado a la parte más oculta del Apple Watch 4, a la zona de contacto con la piel. Es más elegante, sí, pero juzgar el reloj por esto sería como juzgar una nevera por lo bonita que fuera su parte de atrás, la que queda de cara a la pared. Pero esa combinación de zafiro y cerámica hacen que el tacto sea mucho más sutil y más natural que el aluminio. Además, mejora la conectividad, al ser un material que interfiere menos con la señal.

Rendimiento y sonido

placeholder Laterales del Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Laterales del Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

El cuerpo es ligeramente más fino y el botón lateral, que sirve para apagar o acceder a las ‘apps’ abiertas, sobresale menos que en anteriores ediciones. La percepción general es la de un cuerpo mejor compactado y acabado. El micrófono ha sido recolocado. La pieza encargada de captar nuestra voz se ha colocado en la parte derecha, mientras que el altavoz, que ofrece un sonido más claro, queda en la parte izquierda.

Respecto al rendimiento, hay que poner en valor el nuevo S4, un procesador 'dual-core' de 64bits de fabricación propia que llega con una gráfica renovada. No vamos a bucear de más en los vericuetos técnicos: cabe decir que el lanzamiento de 'apps' y la transición entre los diferentes menús es bastante más ligera que en anteriores ediciones.

No he notado ni tirones ni tiempos de carga excesivos. Y se agradece. Aquí cabe mencionar el chip W3, también con la firma de la manzana, que permite el uso de Bluetooth 5.0, reduciendo los tiempos de sincronización y de transmisión de información.

La corona digital, el particular método que Apple pensó para moverse por el interior del reloj sin tocar la pantalla, también ha sido actualizada. Esta pieza, que viene marcada con un círculo rojo en caso de que tengamos la versión LTE, ahora incluye ‘feedback’ háptico. Según vas navegando por los diferentes elementos, notas una pequeña vibración cuando pasas de uno a otro. Es un caramelito. Es verdad que se podría pasar sin ello. Pero también es verdad que mejora mucho la sensación a la hora de moverte por las diferentes opciones.

Electrocardiogramas

placeholder La corona digital del Apple Watch 4. (C. Castellón)
La corona digital del Apple Watch 4. (C. Castellón)

En ese lugar, la corona digital, se esconde también parte de la maquinaria responsable de una de las grandes novedades del Apple Watch 4: la posibilidad de hacer electrocardiogramas. El otro ‘electrodo’ se coloca en la zona trasera, de manera que esté en contacto con la muñeca todo el rato. El funcionamiento es tan sencillo como mantener presionada la corona durante unos segundos. Eso será suficiente para obtener dicha prueba de tu corazón y enviársela a tu médico.

La función de electrocardiogramas no saldrá, de momento, de Estados Unidos

Si estás impresionado, no eches las campanas al vuelo. Esta función estará disponible este mismo año en Estados Unidos, donde tiene las autorizaciones pertinentes de los reguladores médicos. No hay certeza ni fecha de llegada a otros lugares. Una pequeña y amarga cucharadita de ricino que no oculta el potencial de una funcionalidad así.

El resto de mortales tendremos que conformarnos con un pulsómetro —el mecanismo es el mismo que en la anterior generación— que ha sido mejorado gracias a watchOS 5.0. Ahora es capaz de alertarte si tu frecuencia es demasiado alta, pero también si tu número de latidos es muy bajo.

Cuerpo a tierra

Interesante también resulta el sistema de detección de caídas. Gracias a un acelerómetro y un giroscopio mejorado (también cuenta con barómetro), es capaz de saber cuándo alguien se ha estampado contra el suelo. Si después del golpe no recibe reacción del usuario, avisará al teléfono de emergencias. Cualquiera pensará que si uno se tumba de golpe en el sofá saltará la liebre. Pero no. Sabe diferenciar eso de una caída real.

Yo no he conseguido hacer que suene la alerta. Debe ser que no tengo especial talento para ‘fingir’ un galletazo contra el suelo. En el caso de los mayores de 65 años, esta función se activa automáticamente durante la configuración inicial. Los más jóvenes deben hacerlo a mano.

"Parece que estás corriendo"

placeholder Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

Además de la salud, la actividad física siempre ha sido uno de los argumentos más poderosos de este y otros relojes inteligentes. En el caso del Apple Watch 4, nos encontramos ahora con una función de detección automática de ejercicio muy lograda. Cuando detectas que llevas 10 minutos realizando una actividad, te sugiere registrar ese entrenamiento. A mí me han saltado estos avisos cuando iba caminando, en la elíptica y corriendo.

De esta manera no pierdes todos los datos. Registra el tiempo y las calorías consumidas. Esto viene bien para esos locos de cerrar los anillos.

Cuando das a registrar el entrenamiento, ya entra en juego el ‘pack’ completo, es decir, GPS y frecuencia cardíaca. De la misma manera, también es capaz de detectar cuándo acabas un entrenamiento y sugerirte que lo detengas. Lo hace cuando detecta que hemos bajado la intensidad notablemente durante tres o cuatro minutos. La guinda a esto la pone un sistema por el que es capaz de ponerse en pausa cuando hacemos una pequeña interrupción durante una carrera (un semáforo, por ejemplo) y ponerse en marcha cuando reanudemos el trote sin que tengamos que hacer nada.

Nuevas esferas

placeholder Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

El Apple Watch 4 y watchOS 5.0 traen consigo una buena batería de novedades. Contamos con un buen número de esferas nuevas. Un minuto, los entusiastas del fondo de Mickey o de los de 'Toy Story' pueden estar tranquilos, que siguen disponibles todas estas carátulas.

Personalmente, me ha llamado mucho la atención la colección de ‘Fuego y agua’ o ‘Metal líquido’. Muestra en movimiento estos elementos con gran realismo. Sorprende mucho el realismo. Hasta que te enteras de que son imágenes reales grabadas con cámaras ultrarrápidas en entornos controlados y no gráficos. Algo que respira la esencia de Apple en su máxima expresión.

Además, se han incluido otras esferas menos minimalistas y que te permiten concentrar mucha información en los huecos que dejan libres las agujas y las horas u organizarlas por módulos.

'Podcasts' y ‘walkie talkie’

placeholder Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

WatchOS 5.0 incluye ahora la posibilidad de escuchar ‘podcasts’ directamente desde el reloj. Basta con conectar los ‘airpods’ u otros auriculares inalámbricos. Eso sí, los programas se tienen que descargar desde la ‘app’ del iPhone. También se incluye la función ‘walkie talkie’, que te permitirá mandar audios a contactos que tengan este reloj como si de esos comunicadores se tratase.

Otras mejoras de watchOS 5.0 destacables:

  • Más información meteorológica: índice UV, dirección y velocidad del viento.
  • Notificaciones agrupadas.
  • Posibilidad de clicar en los enlaces (la web se carga en vista lectura).
  • Giro de muñeca para activar Siri: sin comandos ni apretar botón. Es más cómodo, sí. Se activa solo con escuchar tu voz. El problema, que en algunas ocasiones se activa por accidente. También puedes utilizar los atajos y sugerencias que vimos en Siri gracias a iOS 12.

Más independiente, no 100% libre

placeholder Llamada con el Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Llamada con el Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

Es cierto que este reloj gana independencia y ya no es, como decimos, un mero apéndice del móvil. La experiencia de hacer llamadas solo con el reloj es curiosa. La primera de ellas la hice en el salón. Poco después, la repetí en la calle. En ambos casos, el volumen de la conversación era más que suficiente. Y mis interlocutores me oían también a la perfección. Pero de la misma manera que no activo el altavoz en el teléfono cuando voy por la calle por cuestiones de pudor, he preferido utilizar los auriculares para atender las llamadas. Así, todo más íntimo.

Configurar la eSIM (en mi caso, con Vodafone) es francamente sencillo. Tienes una opción destacada desde la 'app' del reloj en el iPhone para hacerlo. En mi caso, mi operador me obligó a hacer una llamada al servicio técnico, pero en menos de 10 minutos ya lo tenía funcionando.

Foto: Imagen: EC.

eSIM pero...

Pero que nadie piense que el Apple Watch 4 se emancipa completamente del móvil. Aquí depende (y mucho) de las aplicaciones que consideres irrenunciables. En mi caso, por ejemplo, Spotify (Apple Music sí permite llevarte la música) o WhatsApp. No tienen 'app' oficial para este dispositivo. Si eres capaz de vivir ‘solo’ con el 'mail', los mensajes, Apple Pay y las llamadas, podrás dejar tu ‘smartphone’ en casa. Esto será objeto de un análisis mucho más pormenorizado que haremos en Teknautas después de un mes de uso.

Sobre la autonomía, cabe decir que hay que hacer dos distinciones: cuando lo utilizas como una extensión del iPhone y cuando lo utilizas autónomamente. En el primero de los casos, me ha dado para algo más de dos jornadas. Dejando el teléfono en casa, he llegado un tanto justo al día completo de utilización, haciendo uso de las llamadas, mapas, ‘walkie talkie’ y otras tantas funciones. Es algo correcto, pero no algo que te deje con la boca abierta.

placeholder Apple Watch Series 4. (C. Castellón)
Apple Watch Series 4. (C. Castellón)

Alargar esto es una de las grandes tareas pendientes. La otra, a mi parecer, es una pantalla ‘always on display’ que nos permita consultar rápidamente algo de información sin necesidad de activarlo.

¿Me lo compro?

¿Merece la pena actualizarlo? Depende. Si vienes de un Apple Watch 3, el salto, a excepción de que quieras la conectividad LTE, no tiene sentido. No hay que olvidar que algunas de las mejoras llegan por watchOS 5.0. La anterior generación también ha ganado atractivo con la habitual rebaja que acompaña al lanzamiento de nuevos productos.

El Apple Watch Series 4 parte de 429 euros, en el caso de la versión wifi; y de 529 euros, en el caso de la versión compatible con eSIM. Cabe recordar que por el momento solo Orange y Vodafone ofrecen estos servicios. El Apple Watch 3 parte de 299 euros, en el caso de la versión wifi; y 399 euros en el caso de la versión LTE. Eso sí, tienes que saber que dispondrás de una pantalla más pequeña así como un procesador menos potente.

Apple Watch Apple IPhone XS IPhone Diseño Fit Bit Relojes Pebble
El redactor recomienda