dale un poco de aceite y tomate a eso

El genial invento que cabreará a los panaderos tanto como Uber a los taxistas

Una panadería autónoma. El invento en el que Randall Wilkinson ha invertido diez años lleva meses probándose en un supermercado de EEUU. Ahora empieza su expansión por el país

Foto: Uno de los empleados de la Wilkinson Baking Company
Uno de los empleados de la Wilkinson Baking Company

No es que estuviese en ninguna quiniela del CES de Las Vegas, es que ni se le esperaba. Esta es la feria que ha puesto sobre el tapete por parte de algunas de las mayores multinacionales del mundo cosas como televisiones enrollables, una nueva generación de teléfonos 5G que esperan a las puertas del mercado aunque de poco vayan a servir o el primer ordenador cuántico comercial del mundo.

Pero un tal Randall Wilkinson, un hombre que fundó y lleva décadas al frente de una empresa que hace piezas y equipos para la fabricación de pan, les ha comido la tostada a la mayoría de ellos. Ha acabado convirtiéndose en uno de los nombres propios de este encuentro, el más importante de la tecnología de consumo que se celebra en todo el globo y con el que solo puede competir en quilates el Mobile World Congress de Barcelona.

La máquina-panadera a pleno rendimiento. (M. Mcloughlin)
La máquina-panadera a pleno rendimiento. (M. Mcloughlin)

Y lo ha hecho con un invento que es posible que enfade tanto a tu panadero como Uber lo hace con 'Peseto Loco': una panadería autónoma, capaz de hornear hogazas, con una intervención humana reducida a migajas, a la mínima expresión.

Los panes se exhiben como en un dispensador. (M. Mcloughlin)
Los panes se exhiben como en un dispensador. (M. Mcloughlin)

Yo me lo guiso, yo me lo como

De momento, solo puede realizar pan de molde. Pero al hambre no hay pan duro, más si es gratis. Una generosa cola asoma constantemente por el rincón del pabellón donde se encuentra el invento. Una azafata va repartiendo trozo a trozo. Probamos uno. Asusta. Por lo normal que es. Corriente. La miga tiene hasta un toque rústico, casero. No es el típico 'bimbo' de toda la vida. Tierno y calentito. Ni una pega, al menos, en lo que a sabor se refiere.

Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

Wilkinson, que capitanea la empresa familiar que lleva su apellido como nombre, lleva una década trabajando en esta panadería autónoma. Cualquiera diría que es un horno un poco pintón, pero no. Mide los ingredientes, mezcla, amasa, hornea, ordena el estante donde lucen los panes y los dispensa, como si de una máquina de 'vending' se tratase. Si ya se quiere cortado, aquí ya tendría que entrar en juego un dependiente. Al menos en esta primera versión.

Volcar la mezcla y ya

La intervención humana empieza y acaba ahí. (M.Mc)
La intervención humana empieza y acaba ahí. (M.Mc)

La intervención humana se limita al que descarga el saco del 'Mix' de ingredientes del camión ("nosotros no fabricamos la materia prima, eso depende de la empresa que maneje la máquina") y el que lo vuelca en el enorme embudo donde comienza el proceso. Ahí se acaba todo. Es capaz de generar diez bollos de pan a la hora. "Es lo que hemos determinado tras varias entrevistas con cadenas de supermercados", cuentan.

Tiene la opción de servir el pan caliente. Como en una panadería tradicional, el usuario puede escoger esa 'tostadita' o esa más 'blanquita' a la que le ha echado el ojo, por mucho que haya otras tantas encima. En este caso, tiene que escoger en una pantalla táctil cuál es la que quiere y un brazo mecanizado, como los de las máquinas de 'vending', se lo servirá. Meterlo en la bolsa y listo.

Otra de las cosas con las que promete acabar esta máquina es con los madrugones típicos del gremio de los panaderos. ¿Cómo? Pues tan sencillo como un modo de programación, que permite activar el horneado hasta tres horas antes.

Sin madrugones

Eso permitiría tener el pan listo para cuando se levanta la persiana. Lo mismo ocurre con el pan recién hecho. Permite establecer una cadencia y un ritmo para hacer las barras, de manera que a lo largo de toda la jornada se puede tener recién salido del horno. "Los consumidores quieren el pan más fresco posible, pero cuando van al supermercado, no saben cuándo se ha cocinado", explicó su creador durante la presentación en el CES.

Cuando vas al supermercado, no sabes a la hora que han hecho el pan

La máquina está repleta de sensores para medir desde la humedad hasta la altura de cada bollo de pan, de manera que si se produce alguna alteración, los responsables de la tienda puedan estar al tanto. Además, para no tener que estar pendiente, el sistema avisa al empleado cuando necesita más mezcla o cuando ha terminado la labor para que proceda a la limpieza al final del día.

De momento, supermercados

Foto: Breadbot
Foto: Breadbot

Este primer modelo está pensado para supermercados. Es un cubículo que ocupa cerca de tres metros de largo por algo más de uno y medio alto. De momento, como decimos, solo hornea pan de molde, pero asegura su creador que se puede adaptar fácilmente a otro tipo de recetas. Puede manejarse con diferentes tipos de harina sin problemas para recetas de pan blanco, de trigo, de trigo integral, de multicerales, masa fermentada y otras materias primas.

La Armada de EEUU se ha interesado por el invento para sus portaaviones

Actualmente está en conversaciones con varias de las principales cadenas de supermercados de Estados Unidos, pero en el horizonte aparece un cliente peculiar: el Pentágono, quien se ha interesado por el invento. Imaginen como mejoraría la vida a bordo de los portaaviones más emblemáticos de la Armada 'yankee' si por lo menos el pan con el que acompañar la comida estuviese recién hecho.

Foto: Michael Mcloughlin
Foto: Michael Mcloughlin

"El pan es un elemento básico de la vida estadounidense. Pero en la mayoría de los supermercados de hoy ha perdido su conexión emocional con el comprador", ha afirmado Wilkinson en una de las conferencias en la que ha participado estos días. Por si eso no fuese suficiente argumento ha recurrido al bolsillo. Asegura que su invento puede suponer a un minorista o tienda pequeña aumentar su margen hasta un 20% eliminando los costes de almacenamiento, el transporte de las barras congeladas o precocidas o el desperdicio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios