Xiaomi, Samsung, LG. HuawEI... ASÍ NO LO HAGÁIS

He probado el primer móvil plegable que puedes comprar: si esto es el futuro, yo paso

Royole. Si has oido hablar antes de ellos, te mereces un premio. Este desconocido fabricante ha corrido tanto que se ha adelantado a los grandes fabricantes. Eso sí, llega a la meta desfallecido

Foto: El Flexpai es el primer móvil flexible que sale a la venta. (M.Mclouhlin)
El Flexpai es el primer móvil flexible que sale a la venta. (M.Mclouhlin)

"Esa tecnología ya está inventanda desde hace tiempo", comentaba entre bambalinas del CES de Las Vegas un trabajador de una multinacional. "La cuestión es que hay que encontrar la forma de producirlo en masa y que las cosas estén bien hechas". Hablaba de teléfonos flexibles, algo llamado a ser el próximo gran 'hit' de la tecnología de consumo. No en vano, Samsung, el mayor fabricante (y vendedor) de móviles del mundo, última los detalles de un modelo así que mostró recientemente.

A Xiaomi se le escapó un vídeo en forma de filtración que dejaba ver el suyo en acción y otros tantos fabricantes andan metidos en esta misma harina. Pero un nombre completamente desconocido se les ha adelantado a todos ellos: Royole. Ellos son los responsables del primer 'cacharro' con pantalla plegable que se pone a la venta

El nombre en cuestión es FlexPai. Se presentó hace unas semanas pero no ha sido hasta este cónclave cuando se ha visto físicamente y en funcionamiento. El 'stand' de la compañía, especializada en pantallas y otras tecnologías, está bastante concurrido. No son pocos los que quieren echar un rato toqueteando el aparato. Para empezar, cabe decir que la versión más básica (con 128 GB) cuesta 1.300 euros.

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Está comercialmente disponible en China y llegará a EEUU y Europa, previsiblemente a finales de 2019. Es una versión para desarolladores. La hemos probado. Y esto está muy verde. No solo porque no haya aún aplicaciones reales que aprovechen su naturaleza mutante, sino porque tiene algunos defectos congénitos importantes, que se detectan una vez pasa la primer impacto. En resumen, si esto es el futuro, yo de momento, paso.

Tres pliegues a cada cual...

El proceso de plegar el FlexPai. (M.Mc)
El proceso de plegar el FlexPai. (M.Mc)

Uno de los problemas del FlexPai, a mi parecer, es su aspecto vulgar. Vulgar porque los materiales no dejan de transmitir una sensación de ser poco 'premium'. El cristal templado de la zona trasera se siente plasticoso y es un auténtico imán para las huellas. El punto por el que se dobla es la mitad. Cuenta con un especie de acordeón que hace que quede cerrado en forma de pinza con la pantalla hacia fuera. De esta manera, cuando se cierra cuenta con tres pantallas. La trasera (720 x 1440 y formato 16:9), la delantera (810 x 1440 y ) y una colocada en el canto (390 x 1440 y formato 21:6). La razón de que la cara A y la cara B no mantengan la misma relación es que los bordes no son simétricos. En uno de los lados, tenemos un marco bastante.grueso que en el otro.

Obviamente, una pantalla AMOLED de 7,8 pulgadas (en brillo y colores,donde no hemos visto nada raro a primera vista, tampoco merece detenerse mucho teniendo en cuenta que es una toma de contacto) de diagonal es imposible de gobernar con una mano. Esa es la medida que tiene cuando está abierto en su totalidad. Hay que utilizar las dos. Pero a excepción de que seas muy hábil con una también te costará cuando lo tengas cerrado. La sensación de inseguridad o incomodidad al manejarlo bien con la izquierda o bien con la derecha es constante.

Parte trasera del FlexPai. (M. Mcloughlin)
Parte trasera del FlexPai. (M. Mcloughlin)

Siempre me han gustado las pantallas grandes. Siempre he preferido la gama Note que la Galaxy, el iPhone Plus que el estándar, el V30 que el G7 o el Mate a los P de Huawei. Por eso, lo de los paneles infinitos, con cada vez menos bordes, es una de las cosas más positivas que han hecho para mis bolsillos. Ahora, solo veo opción de meterlo en el trasero o en el de la chaqueta. Desplegado sus medidas son de 134 x 190.35 x 7.6 mm. Pues doblado abulta bastante más cuando miramos el grosor. Su peso, por cierto, es de 320 gramos.

Esto está poco cocido

FlexPai. (M. Mcloughlin)
FlexPai. (M. Mcloughlin)

Las prisas han podido a Royole. No solo en la presentación de este modelo. Si no en todo el concepto del teléfono. Es como si una vez hubiesen visto el comienzo del camino se hubiesen lanzado a pedalear como locos sin pensar cómo sería el resto de la senda. Creo que las pantallas no deberían estar únicamente orientadas hacía fuera. Tampoco se deberían de doblar hacia dentro únicamente, porque lo que tendríamos sería básicamente un teléfono concha remozado. Lo ideal sería que se pudiese doblar en ambos sentidos, para proteger la pantalla también en determinadas ocasiones. A doble superficie de pantalla, doble de posibilidades de rayarla o romperla.

A pantalla por los dos lados, doble de posibilidades de liarla parda y llevarse un arañazo o romperla

Pero el mecanismo no lo permite. Es más, cuando intentas hacerlo en sentido contrario parece que lo podrías llegar a estropear. Que el FlexPai se envíe con un estuche para transportarlo es muy sintomático.

Esto no es cómodo para llevar en el bolsillo. (M. Mc)
Esto no es cómodo para llevar en el bolsillo. (M. Mc)

Se nota que el concepto está aún muy poco cocido. Las transiciones y los cambios de pantalla y de modo (incluso cuando lo pones en vertical y tiene que cambiar a horizontal), el FlexPai se nota poco fresco. Cuenta con un Snapdragon 8150 y hasta 8GB de RAM. El software es una capa propia construida sobre Android 9, pero no parece lo suficientemente bien enfocada a que esos cambios de modo resulten naturales.

Un ejemplo es la cámara. Cuenta con dos sensores (de 16 y 20 megapíxeles, respectivamente, así como con f/1.8 de apertura) que hacen las veces de cámara delantera y trasera. Según lo cojas detectará si quieres sacarte un selfie o quieres tirar foto normal. Pues no todas las veces lo hace con acierto. Es decir, da la sensación que el teléfono no está lo suficientemente optimizado.

Manolete, si no sabes torear...

La cámara frontal hace las veces de principal. (M. Mcloughlin)
La cámara frontal hace las veces de principal. (M. Mcloughlin)

A modo de cierre, diré que tiene USB tipo C, es compatible con carga rápida, tiene memoria ampliable y su bateria es de 3.800 mAh. No merece la pena ahondar mucho más en especificaciones, porque tampoco hemos tenido tiempo suficiente para hacerle otras pruebas más en profundidad. Pero en este 'speed dating' no ha hecho falta alargar mucho más la cita para darse cuenta de que no había 'feeling'. Aquí por no llegar, no llegamos ni al 'feo pero simpático'. Y esto me lleva a una reflexión final que se resumiría en esa redicho de 'Manolete, si no sabes torear para que te metes'.

Y no me vale tampoco lo de 'por algo hay que empezar'. Debe ser que estoy sensible con el Tourmalet que viven mis finanzas cada vez que empieza enero, pero 1.300 euros es un pico importante como para andar con experimentos con gaseosa y que esta ande corta de burbujas.

Empresas como Samsung o LG tienen entre manos pantallas plegables desde hace mucho tiempo y no han dado el paso aún. Da la sensación que FlexPai quería tratar de poner la bandera en la cima antes que nadie para apuntarse un tanto pero puede pasar factura. O cambia mucho el modelo antes de llegar por estas latitudes o esto es carne de bazar chino.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios