¿Es un dron, es un coche volador, es un avión...?

El hombre que va a dejar sin empleo a los taxistas con su coche autónomo (y volador)

Se llama Volocopter y es una especie de dron gigante, eléctrico y autónomo llamado a ser el taxi del futuro (sin conductor). Hablamos con su cofundador, el alemán Alexander Zosel

Foto: Alexander Zosel
Alexander Zosel

"Nadie le dice a sus hijos, "oh, espero que un día llegues a ser taxista o camionero". Son trabajos poco saludables, repetitivos y van a desaparecer, pero eso no es malo". Así de crudo y realista se muestra Alexander Zosel cuando se le pregunta por el impacto de su invento que ha fascinado y preocupado a partes iguales a medio mundo: un taxi autónomo, eléctrico y volador que espera empezar a operar el año que viene en Dubái, luego en Singapur y luego en muchas más ciudades. Se llama Volocopter y es una especie de dron gigante con capacidad para dos pasajeros y autonomía de 30 minutos. Si el coche autónomo será el comienzo del fin del taxi tradicional (y de los taxistas y conductores de VTC), estos vehículos voladores amenazan con rematarlo de forma definitiva.

El coche volador es una de esas eternas profecías incumplidas de la ciencia-ficción. Las novelas de Isaac Asimov o Blade Runner nos hicieron soñar con vehículos de cuatro ruedas que surcan el cielo aunque en realidad, en pleno siglo XXI, seguimos pegándonos con el diésel. Zosel cree que eso está a punto de terminar. Bueno, en 10 o 15 años más. "Esto va más rápido de lo que parece. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) acaba de aprobar la certificación para vehículos como el Volocopter, de despegue y aterrizaje vertical. Algo así antes habría llevado una década", explica en una entrevista con Teknautas. En su 'startup', del mismo nombre que el vehículo y que ya ha conseguido 30 millones de fondos, trabajan 130 personas, la mayoría ingenieros.

Zosel es un peculiar emprendedor alemán. En los 80 dejó sus estudios de ingeniería civil para montar su propia compañía de impresión digital. Luego hizo de todo, desde crear una escuela de DJs a regentar varios clubes de música. Ahora lleva desde el 2012 empeñado en hacer realidad Volocopter, un vehículo eléctrico y autónomo de 18 rotores capaz de volar con 160 kilos de carga a un máximo de 70 km/h. Ya ha demostrado que funciona y acaba de firmar un acuerdo con Singapur para estrenar allí su primer servicio de taxis voladores. ¿Carne de fracaso o negociazo? "Ya hay 100 empresas en todo el mundo que están haciendo algo parecido. Hasta el fundador de Google, Larry Page, ha invertido en tres. Con eso te digo todo".

Pregunta: ¿Qué es exactamente el Volocopter, un coche volador, un dron gigante, un avión?

Respuesta: Es un poco de todo, aunque se parece menos a un coche volador, el nuestro no tiene ruedas. La principal ventaja del Volocopter es que no necesita calles ni pistas de despegue. Los costes de infraestructura y diseño son muy inferiores comparados con algunos modelos de coches voladores presentados hasta ahora. Quizás lo que mejor lo describe es la idea de taxi volador.

Pregunta: Pero, ¿por qué necesitamos algo así? Su diseño recuerda a un helicóptero y estos apenas se usan como taxi aéreos. Son muy caros.

Respuesta: Tiene muchas diferencias y ventajas respecto a un helicóptero. La principal es que el Volocopter es eléctrico. Un helicóptero es una máquina tremendamente compleja desde el punto de vista mecánico, tienes miles de piezas móviles y su mantenimiento es muy caro. Para volarlo necesitas ser un piloto profesional y muy hábil. En el Volocopter hay muchas menos partes mecánicas, funciona de forma muy similar a un dron, con 18 rotores que están fijos. Las únicas partes móviles son los ejes de los motores eléctricos. Esto hace que el coste de fabricar, operar y mantener un Volocopter sea mucho menor al de un helicóptero tradicional.

Pregunta: ¿Cuánto costará un viaje en su taxi volador?

Respuesta: Respecto al aparato, si algún día logramos producirlos de forma masiva, su coste sería similar al de un coche de gama media. Respecto al servicio de taxi, si lo comparas con un helicóptero, el problema es que una parte muy importante del coste del viaje son las licencias para aterrizar, pueden llegar a suponer hasta un 80% del total. Con el Volocopter nos ahorramos eso. Si comenzamos a una escala pequeña, calculamos que un viaje costaría solo algo más que ir en Uber. Al principio sería casi el doble, pero podríamos ir bajando. Si logramos tener un lanzamiento global a gran escala, con cientos de aparatos y miles de viajes al día, entonces podremos competir en precios con el transporte terrestre, con los taxis y las VTC. Si todo marcha, eso podría ocurrir entre 10 y 15 años.

El 'volocopter' probado recientemente en Alemania. (Reuters)
El 'volocopter' probado recientemente en Alemania. (Reuters)

Pregunta: Han llegado a acuerdos con las ciudades de Dubái y Singapur para lanzar servicios de taxi voladores. ¿Cuándo los veremos?

Respuesta: El año que viene tenemos un proyecto para lanzar comercialmente este servicio en Dubái. Hace poco marcamos allí el primer hito, el primer vuelo autónomo. Pero es un proyecto a 5 años en el que nosotros somos el socio técnico. La idea es integrar los taxis voladores con el resto de opciones de movilidad. De momento no hemos definido rutas ni número de vehículos. No queremos tener la propiedad privada de los aparatos, sino trabajar con las ciudades para operarlos de forma conjunta.

Pregunta: Además de los vehículos se necesitan también zonas de aterrizaje, estaciones de carga... ¿Quién va a invertir en esta infraestructura?

Respuesta: Eso es justo en lo que estamos ahora. Necesitas plataformas de aterrizaje, estaciones de carga, infraestructura dígital... ¿Cómo conectas todo esto? Estamos planteando crear 'hubs', que son como estaciones de tren. En Dubái se plantean hasta 50 por toda la ciudad, cada 5 kilómetros. Y luego habrá puertos, para los que no se necesita una infraestructura, solo una plataforma, una pequeña superficie para aterrizar que puede estar en hoteles, en empresas, en casas etc. Los puertos los pagará el cliente, el hotel o la empresa. Y los 'hubs' será algo que construya Dubái porque quieren integrarlo en el resto de sistema de transportes. Es lo mismo que las estaciones de trenes, tranvías etc. Es algo de lo que se encargarán las ciudades.

Pregunta: Se están asociando con algunas de las ciudades már ricas del mundo. No parece que estén pensando de momento en un servicio de taxi para las masas...

Respuesta: No vamos a fabricar miles de estos aparatos al año, está claro. Es cierto que al comienzo el precio será algo superior a lo que nos gustaría y por eso hemos comenzado en estas ciudades donde la renta media es muy elevada. Pero Singapur de hecho no es un gran mercado para nosotros, no tiene grandes problemas de tráfico en comparación con, digamos, Yakarta. La idea es ir bajando poco a poco el precio del servicio y llegar a todo tipo de ciudades y bolsillos.

Pregunta: ¿Es un aparato como el Volocopter una solución a los problemas de tráfico?

Respuesta: No diría una solución, es más una opción adicional de movilidad igual que otras que se están planteando, como el Hyperloop.

Pregunta: Algunos críticos de la idea de taxis voladores apuntan a que, si finalmente tiene éxito, no se reducirá el tráfico en las ciudades sino que se creará nuevo tráfico, ahora en el cielo. Algo parecido a lo que ocurre con Uber y Cabify en la carretera: lejos de reducir el tráfico, contribuyen a aumentarlo, según han demostrado varios estudios.

Respuesta: Lo que está claro es que la movilidad se va a incrementar en las ciudades. ¿Cómo se gestiona esto de forma sostenible? Ahí es donde creo que algo como Volocopter va a ayudar mejorando la movilidad. No es una solución al problema, pero sí una alternativa más.

(Reuters)
(Reuters)

Pregunta: Creó su 'startup' en 2011, en 2013 estrenaron su primer prototipo y de momento hasta 2019 no veremos un servicio comercial en pruebas. ¿Por qué les está llevando tanto tiempo hacer esto realidad?

Respuesta: Yo creo que está yendo muy rápido [risas]. Hace solo unas semanas, la Agencia Europea de Seguridad Aérea, la EASA, anunció un nuevo estándar para vehículos de aterrizaje y despegue vertical como el Volocopter. Algo así antes habría llevado una década. Ahora todo se está acelerando, también desde el punto de vista de regulación. Y el motivo de este cambio es que se ha llegado a la conclusión de que los sistemas autónomos son mucho más seguros que cualquier otro sistema volado por un humano.

Pregunta: ¿Por qué?

Respuesta: Ahora mismo nos puedes comparar con Airbus o Boeing en materia de seguridad. Para ofrecer un servicio de taxi aéreo tienes que tener una certificación de aviación comercial. Como 'startup' es muy difícil obtener esto, pero estamos muy cerca de conseguirlo, la tendremos en 2019. Tenerla implica que debes cumplir una serie de niveles de seguridad. Y los que acaba de aprobar la EASA para este tipo de vehículo son mucho más estrictos que para su equivalente en avión convencional.

Pregunta: Hay un tema delicado y es el laboral. Habla de miles de viajes al día en 10-15 años. A eso hay que sumar los taxis autónomos que probablemente circularán antes por carretera. ¿Adiós al trabajo de taxista y conductor de VTC?

Respuesta: Ser conductor de taxi o de camión no es un trabajo saludable. Es duro y repetitivo. Creo que los sistemas autónomos cambiarán el mundo de forma drástica. Y los taxis autónomos voladores serán solo una pequeña parte de todo ese cambio. Habrá coches autónomos, camiones autónomos… El trabajo de taxista, chófer o camionero desaparecerá, no hay duda, pero no es algo malo. No es un trabajo que desees para tus hijos. No dices, “oh, espero que algún día mi hijo sea camionero”.

Alexander Zosel (segundo por la izquierda) junto a sus socios.
Alexander Zosel (segundo por la izquierda) junto a sus socios.

Pregunta: ¿Qué le diría entonces ahora a un taxista, a un conductor de Uber o un camionero de 30 años?

Respuesta: Que la sociedad tiene la obligación de dar a esta gente un buen futuro y una buena vida. Soy un firme defensor de aplicar la renta básica universal para ayudar a que la gente en este tipo de empleos se reconvierta y encuentre otros.

Pregunta: Los taxistas acusan a Uber y a Cabify de robarles su trabajo. ¿Se ve como una especie de Uber del futuro? Si sus taxis autónomos tienen éxito al final contribuirán a la destrucción de empleo.

Respuesta: No, somos una compañía diferente a Uber, vamos de la mano de gobiernos y autoridades. Aún así, la destrucción de empleo es algo inevitable. Casi cualquier 'startup' que se cree ahora va a hacer desaparecer trabajos, pero también creará otros. Todo va sobre inteligencia artificial, automatización, digitalización… No es un tema que afectará solo a los taxistas, afectará a todo el mundo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios