Es noticia
Menú
La multa de la UE a Google no te saldrá gratis: por qué los móviles acabarán costando más
  1. Tecnología
ACCIÓN, REACCIÓN

La multa de la UE a Google no te saldrá gratis: por qué los móviles acabarán costando más

El buscador trata de adaptarse a las restricciones de Bruselas tras la sanción por abuso de poder en Android y licenciará la utilización de Google Play en los dispositivos que se vendan en Europa

Foto: Sundar Pichai, CEO de Google. (Reuters)
Sundar Pichai, CEO de Google. (Reuters)

El pasado 18 de julio Google recibió un tirón de orejas mayúsculo por parte de la UE por abuso de posición dominante. La investigación, cocinada durante tres años, resolvía que el buscador incurría en esta irregularidad en su sistema operativo Android y tomaba la decisión de imponerle una sanción de 4.340 millones de euros. Bruselas consideraba que obligar a un fabricante de móviles a preinstalar obligatoriamente el motor de búsqueda u otras 'apps' como Google Maps o Google Play suponía una vulneración contra la competencia.

Foto: Reuters

Y esto es simple: acción, reacción. Tras el histórico 'multazo', el mayor en la historia de los 27, los de Mountain View han movido pieza: cobrará a las empresas que quieran utilizar sus 'apps' en los dispositivos que distribuyan en los mercados comunitarios. Aunque la multinacional ha impuesto un recurso contra la decisión, ha anunciado una serie de medidas para poder ajustarse a las restricciones decretadas por el departamento dirigido por Margrethe Vestager, comisaria de Competencia.

La primera de ellas es 'licenciar' el uso de sus 'programas', con el consiguiente coste económico. Eso sí, siempre que el dispositivo se vaya a comercializar en suelo europeo. En el resto del mundo, no.

La licencia de las 'apps'

placeholder Desde el teclado de las ‘apps’ de mensajería de Android) se puede acceder con facilidad a las opciones de autocorrección y texto predictivo. (Imagen: Pexels)
Desde el teclado de las ‘apps’ de mensajería de Android) se puede acceder con facilidad a las opciones de autocorrección y texto predictivo. (Imagen: Pexels)

Es decir aquellos que quieran usar Google Play o cualquier otra de las aplicaciones de la 'suite' de Google (entre las que se incluyen algunas tan populares como Google Maps, YouTube o Gmail) deberán pasar por caja. La compañía aún no ha hecho público el coste exacto de estas licencias, que entrarán en vigor, si nada cambia, el próximo día 29 de octubre. Desde la firma norteamericana han defendido que la medida no afecta al espíritu libre de la plataforma. Su máximo responsable, Hiroshi Lockheimer, ha explicado que Android seguirá siendo "de código libre y gratis" como hasta ahora. Han insistido en que "será sostenible" para los fabricantes pero no han dado más detalles.

El problema de una licencia como esta es que los costes impacten en el precio de los móviles

El problema de esto es que la factura acabe afectando, como viene siendo habitual, al consumidor final, con costes añadidos en el precio final de los terminales. Aunque es entrar en el puro terreno de la especulación (no hay que olvidar que no se conocen las tasas que impondrá el buscador) podría afectar en mayor medida a la gama media o gama de entrada, donde los márgenes de beneficio son más ajustados que en los dispositivos de mayor relumbrón.

Chrome, el buscador y Google Play

placeholder
Reuters.

Hasta el día de hoy, los fabricantes tenían que preinstalar la búsqueda de Google y Chrome, dos servicios que según Google sostienen la distribución gratuita de su sistema operativo, en sus terminales. A cambio podían tirar de Play Store (una de las piezas clave para aprovechar todo el potencial de Android) sin coste alguno. Competencia afeó y sancionó esta práctica.

Ya no es obligatorio instalar Chrome o el buscador, pero si quieres Google Play hay que pagar

Por tanto, les dejará a su elección instalar estas 'apps' pero habrá que pagar por poder usar su tienda, una tasa que incluirá también el uso de la 'suite' de apps que mencionábamos anteriormente. Además, como parte de este acuerdo, los fabricantes podrán distribuir en Europa terminales con 'forks' (versiones creadas por otros) de Android.

El pasado 18 de julio Google recibió un tirón de orejas mayúsculo por parte de la UE por abuso de posición dominante. La investigación, cocinada durante tres años, resolvía que el buscador incurría en esta irregularidad en su sistema operativo Android y tomaba la decisión de imponerle una sanción de 4.340 millones de euros. Bruselas consideraba que obligar a un fabricante de móviles a preinstalar obligatoriamente el motor de búsqueda u otras 'apps' como Google Maps o Google Play suponía una vulneración contra la competencia.

Margrethe Vestager Android
El redactor recomienda