"no fue una acción improvisada"

Repartidores de Glovo en Zaragoza ingenian una 'huelga colaborativa' y colapsan la 'app'

Muchos de los 'riders' que la compañía tiene en la capital aragonesa decidieron parar por una bajada de los 'bonus' y consiguieron acabar con la actividad de la 'app' en hora punta

Foto: Concentración de 'glovers' en Zaragoza (Foto cedida)
Concentración de 'glovers' en Zaragoza (Foto cedida)

Los problemas para Glovo se multiplican por las quejas de sus repartidores respecto a las condiciones laborales abusivas. La empresa utiliza a 'riders' autónomos que prestan el servicio y cobran a destajo. Los “glovers” deciden “cuándo y cuánto” trabajan, pero no “cuánto” cobran. Estos acusan a la 'startup' catalana de erosionar progresivamente las retribuciones mientras contrata más y más repartidores. Ahora han dicho basta y han encontrado una forma de protestar capaz de bloquear la aplicación. Ha ocurrido este domingo en Zaragoza.

Entre las 20:30 y las 23:00 de ayer (horas punta de reparto), los clientes zaragozanos de Glovo descubrían que la aplicación no prestaba servicio. El motivo: entre cincuenta y setenta repartidores se habían puesto de acuerdo para no elegir esas horas, lo que produjo un colapso de la aplicación. Una especie de 'huelga colaborativa' montada por estos 'riders', falsos autónomos según la última inspección de trabajo, que están indignados porque la empresa ha decidido quitarles el bonus por alta demanda. Hablamos con el repartidor Alberto (nombre ficticio), ingenioso promotor de esta protesta que no ha tenido eco en la prensa hasta este momento.

“No fue algo enfocado hacia la prensa, pero agradezco que os hayáis enterado”, explica Alberto a Teknautas por teléfono. "Lo hemos hecho muy artesanalmente con los pocos medios que tenemos, pero no era una acción improvisada: queríamos atacar a la aplicación usando sus normas y hemos encontrado esta forma de colapsarla. Los clientes hacían pedidos y no había repartidores para llevárselos. Nos hemos puesto de acuerdo con el boca a boca porque nos han bajado mucho el pago y ahora nos quieren quitar el bonus por alta demanda. Creo que Glovo hace lo mismo en todas partes, así que animo a los 'glovers' de otras ciudades a que sigan nuestro ejemplo".

Él lleva cinco meses trabajando como autónomo para la compañía. En el último mes ha sufrido un recorte brutal, del que nadie de la empresa le ha informado. "Un día entras en la aplicación y descubres que están pagándote mucho menos. Como cobramos por quincena según las horas de trabajo y nos llega el dinero con el IVA y el IRPF, ni siquiera es fácil saber cuánto cobras realmente. De los recortes no te avisan. Pero mira: el viernes pasado hice 60 km y gané 67 euros. El viernes antes de irme de vacaciones hice lo mismo, 61 km, gané casi 100 euros". 30 euros de diferencia por el mismo trabajo.

Pantallazo de la app para repartidores que muestran cómo han evolucionado a la baja los bonus de Glovo.
Pantallazo de la app para repartidores que muestran cómo han evolucionado a la baja los bonus de Glovo.

Alberto dice que este recorte ha sido paulatino pero constante: "Al principio, los fines de semana, aparte de los bonus normales de hora punta, te daban 50 euros si llegabas a un mínimo de 18 pedidos, algo sencillo de conseguir. Esto lo quitaron nada más llegar yo, pero después han ido bajando todo lo demás hasta que hoy, este fin de semana, sólo había bonus el domingo. Y era ridículo: un 10%, cuando antes era del 60 o el 80%, y, según me han dicho los 'glovers' que llevan desde el principio, empezó siendo del 200%".

Según explican estos repartidores, la empresa abarata las condiciones individuales de cada repartidor mientras integra más y más repartidores en la plataforma. Con esto se aseguran que haya reparto siempre. Y algo más: que los repartidores no sean conscientes del descenso. Que duren poco. Que no se comuniquen entre sí. Alberto dice que Glovo hace todo lo posible para que los 'riders' no tengan relación. “Nos hacen ir a las reuniones a distintas horas, nunca estamos juntos. Ellos lo justifican con que no cabemos en la misma sala, pero yo creo que Glovo tiene dinero para alquilar un auditorio”.

Esto es lo que veían los clientes de Glovo ayer al intentar entrar en la 'app'. Estaba caída.
Esto es lo que veían los clientes de Glovo ayer al intentar entrar en la 'app'. Estaba caída.

Con la idea de que la unión hace la fuerza, Alberto y sus compañeros pensaron en una nueva salida para protestar. “Empezamos en un pequeño grupo de WhatsApp. Nos encontrábamos en la calle en las bicicletas, en la puerta de los distintos restaurantes, y nos pasábamos el número. A través del boca a boca fuimos formando este grupo. Nos sirve para informarnos: a través del grupo supe cómo eran las condiciones cinco meses antes de llegar yo, y yo informo a los nuevos de que les dan una ínfima parte de lo que había antes de que llegasen ellos”.

Concentración de los 'glovers' en Zaragoza (Foto cedida)
Concentración de los 'glovers' en Zaragoza (Foto cedida)

El domingo, entre 50 y 60 repartidores se reunieron en la plaza de España de Zaragoza. Hubo otros 20 que no acudieron a la plaza, pero que tampoco fueron a trabajar. "Suficiente para bloquear la aplicación pese a que Glovo, oliéndose que habría descontento cuando nos quitasen el bonus, ha contratado a otros 25 la semana pasada. Intentamos contactar con ellos pero es muy difícil: ellos veían que les pagaban más durante esas horas pero no eran conscientes de que hace un año el bonus podía ser del 200%”.

¿Temen que la empresa tome represalias? “Como autónomos que somos, tenemos la libertad de no seleccionar esas horas. Que colapse el servicio es problema de la empresa, no nuestro. Otra propuesta era coger los pedidos y reasignarlos todos, pero entonces sí hubiera habido represalias, porque habríamos incumplido nuestro trabajo”. Pero no teme que lo despidan porque, dice irónicamente, ellos no “despiden” a nadie. En el idioma colaborativo y moderno de Glovo, lo que hacen es “cesar”.

Este diario se ha puesto en contacto con la empresa para conocer su postura ante el conflicto. Horas después de la publicación de la noticia, nos remitían las respuestas a dos de nuestras tres preguntas. Dicen que el parón de ayer duró minutos y que es habitual que ocurra en horas punta. Aseguran que Glovo no abona bonus y que han "realizado mejoras que están suponiendo cambios beneficiosos para los repartidores". Mejoras que no especifican y que contradicen tanto los pantallazos remitidos por los trabajadores como su testimonio. Repartidores consultados, sin embargo, aseguran haber recibido una llamada de Glovo tras conocer la publicación de este artículo. La compañía les ha citado a una reunión mañana martes con el directivo responsable de zona para, supuestamente, llegar a un acuerdo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios