su nombre es Xavier Amatriain

El español que te enganchó a Netflix quiere ahora que un robot sea tu próximo médico

El padre del algoritmo de recomendación de Netflix lanza ahora Curai, una ‘startup’ que pretende evitarnos las visitas al centro de salud

Foto: Xavier Amatriain. (The Machine Learning Conference)
Xavier Amatriain. (The Machine Learning Conference)

Desde gigantes del tamaño de Apple o Google hasta ‘startups’ del sector de los ‘wearables’ o la inteligencia artificial, no son pocos los proyectos que trabajan para hacer de la salud un área más de la revolución tecnológica. La apuesta de un español afincado al otro lado del charco podría ser determinante para que, más pronto que tarde, sean los algoritmos los que diagnostiquen nuestros males: su nombre es Xavier Amatriain y es el cofundador (y CTO, director de tecnología) de Curai.

“Uno de los problemas esenciales de la medicina de hoy en día es que se ha dedicado a optimizar la experiencia primero para las entidades y aseguradoras, segundo para los médicos, y por último para los pacientes. Nosotros queremos invertir la ecuación”, explica Amatriain a Teknautas. La propuesta de la ‘startup’ creada por Amatriain recurre a la inteligencia artificial. Así, serán sus algoritmos los que, a partir de nuestros síntomas, determinen cuál es nuestro diagnóstico basándose en la información que nosotros mismos le vayamos aportando en forma de imágenes y texto.

“En el caso de una erupción en la piel, por ejemplo, tenemos algoritmos de aprendizaje profundo que son capaces de clasificar enfermedades dermatológicas directamente procesando la imagen”, detalla Amatriain. “Pero en un caso como ese, no solo utilizaríamos la imagen, sino que continuaríamos la conversación con el usuario, realizando las preguntas pertinentes hasta llegar a la respuesta adecuada”.

Por ejemplo, Curai nos preguntaría si esa zona nos escuece o nos duele, querría saber si tenemos fiebre e incluso recurriría a la ubicación en la que nos encontramos y a la información meteorológica del lugar para conocer la probabilidad de que se trate de una alergia determinada. De la misma forma, Curai permitiría fotografiar un corte para que la inteligencia artificial determine si es necesario ir a que nos den puntos o no, entre otra multitud de cosas.

Todo ello, mientras la propia herramienta recibe los resultados de nuestros análisis de sangre o de nuestras radiografías. Al fin y al cabo, para acertar de la forma más fiable en su diagnóstico, Curai habrá de tener acceso a todo nuestro historial médico, y a mucha más información. Los algoritmos creados por Amatriain y su equipo tendrán datos actualizados sobre la prevalencia de ciertas enfermedades en el lugar donde nos encontramos y, además, conocerán los más recientes estudios e investigaciones médicas.

Quería sustituir a Google

A pesar de lo que pudiera parecer en un primer momento, el objetivo de los padres de Curai no es que los algoritmos terminen por sustituir a los médicos de carne y hueso. Lejos de esa meta, la intención no es otra que alejar a los pacientes del llamado ‘doctor Google’. "Más del 65% de los americanos se autodiagnostican en Google cada año y el 20% de las búsquedas de Google están relacionadas con la salud personal", plantea Amatriain.

Teniendo en cuenta que los propios facultativos son los primeros que desaconsejan este tipo de búsquedas, Curai propone “un sistema médico que sea tan accesible y fácil de usar como Google, pero tan eficiente y creíble como los mejores del mundo”, en palabras del propio Amatriain. Para ello, la herramienta no prescindirá de los profesionales de la medicina, sino todo lo contrario: cuando los algoritmos sepan que no tienen información suficiente o que no pueden dar respuesta a los síntomas analizados, recomendará ir al médico, “que podrá dedicarse a la parte más humana de su trabajo y dejará las operaciones repetitivas y algorítmicas en manos de la inteligencia artificial”, explica Amatriain.

Para lograrlo, Amatriain ha reunido a profesores del MIT, médicos de Stanford y un equipo tecnológico compuesto por exempleados de gigantes como Google, Facebook, YouTube, eBay, Dropbox… Él mismo cuenta con un currículo envidiable: Amatriain trabajó en el desarrollo del popular algoritmo de recomendación de Netflix, ese que es capaz de mantener enganchados a los usuarios de la plataforma vinculando sus gustos con la amplia oferta de series, películas y documentales. Además, antes de lanzarse al campo de la salud con la creación de Curai, Amatriain ocupó el cargo de vicepresidente de ingeniería de Quora.

Para redondear aún más la carta de presentación de Curai (que ya ha levantado una ronda de financiación de cerca de 11 millones de dólares, más de nueve millones de euros al cambio actual), Amatriain convirtió al antes jefe de producto de Netflix, Neil Hunt, en CEO de esta aventura sanitaria, que nació de una relación de altos vuelos. “La idea surgió de múltiples conversaciones iniciales que mantuve con el conocido inversor y fundador de Sun Microsystems Vinod Khosla y su hijo Neal Khosla”, rememora Amatriain. “Vinod ha escrito mucho al respecto del posible impacto de la inteligencia artificial en la medicina y otros campos, pero le faltaba la base técnica que nosotros aportamos. A raíz de esas conversaciones, Neal y yo decidimos empezar la empresa”, cuenta.

Curai espera lanzar su plataforma en los próximos 12 meses. (Curai)
Curai espera lanzar su plataforma en los próximos 12 meses. (Curai)

Por ahora, la gran pregunta es cuándo llegará a ser Curai una realidad práctica que pueda ser utilizada por usuarios que quieran saber qué hacer sin ir al centro de salud (si no es necesario) y médicos que prefieran que un algoritmo memorice el historial de sus pacientes. Y, de momento, parece que habrá que tener algo de paciencia. “Llevamos un año trabajando en ello y aún estamos lejos de nuestro objetivo”, confiesa el cofundador de la ‘startup’.

Para saber exactamente cuán lejos están de su meta, Amatriain explica que miden sus progresos como el porcentaje de interacciones que Curai puede llevar a cabo con pacientes de forma totalmente automática y ofreciendo una calidad igual (o superior) a la de un médio de carne y hueso. “La tecnología no está ni mucho menos terminada: el desarrollo de una tecnología así llevará años y llegaremos a ella de forma gradual”, sentencia Amatriain.

Khosla, Hunt y Amatriain, directivos de Curai. (Curai)
Khosla, Hunt y Amatriain, directivos de Curai. (Curai)

No obstante, esto no quiere decir que la idea de que algoritmos como los de Curai se encarguen de diagnosticar nuestras enfermedades sea una utopía futurista que conocerán, con suerte, nuestros nietos. De hecho, Curai ya trabaja en distintas posibilidades para lanzar su plataforma lo antes posible. En concreto, Amatriain anticipa que “será en los próximos 12 meses”. ¿Aligerará pronto esta inteligencia artificial las esperas para ver al médico?

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios