Mario quiere saber todo sobre ti

Espían tu agenda y mensajes: la letra pequeña de los juegos más descargados

No solo WhatsApp y compañía tienen unos términos y condiciones que convendría leer: las aplicaciones que causan furor entre los más pequeños también.

Foto:

Tienen millones de descargas, son utilizados para superar el aburrimiento y sobrellevar los ratos de espera y, además, son gratuitos. Sin embargo, los juegos móviles más populares de las tiendas de aplicaciones tienen otra cosa más en común: todos tienen una letra pequeña que casi nadie lee, aunque todos deberíamos hacerlo. O, al menos, intentarlo para ser conscientes de la ingente cantidad de datos que recopilarán mientras jugamos.

"Cuesta encontrarlos, para empezar", explica el jurista Jorge Morell tras analizar los términos y condiciones de los juegos móviles más populares del momento. "Están en ese amasijo de enlaces que hay en las fichas, y luego está la barrera del idioma: si existe la versión en castellano (que no suele), a veces no te la enlazan”, denuncia.

'Football Strike', 'Clash Royale' o 'Super Mario Run' son algunas de esas aplicaciones que cuentan por millones sus descargas. Pero no son las únicas. De hecho, se entremezclan en la clasificación de Play Store con otros títulos no tan conocidos de estudios mucho más humildes (e incluso creados por un solo desarrollador) como 'Fut 18 Draft Simulator', que solo ofrece sus condiciones legales en francés; 'Flippy Knife', para el que no hay términos y condiciones algunos; o 'Magic Tiles 3', cuya política de privacidad se muestra en un simple Google Doc y exclusivamente en inglés.

Más allá de la propia dificultad a la hora de encontrar, leer y comprender esos sesudos textos legales, su análisis permite descubrir algunas condiciones sorprendentes que el jugador debe aceptar sí o sí.

Los juegos más populares de Play Store
Los juegos más populares de Play Store

Por una parte, la ingente cantidad de información que recogen cada uno de estos servicios. ‘Parchis STAR’, por ejemplo, en principio solo recopila el email y el nombre del usuario. Sin embargo, si se lleva a cabo una compra dentro de la aplicación o si se vincula la cuenta de Facebook, los datos recogidos se multiplican, llegando a guardar el número de teléfono e incluso la agenda de contactos.

Muchos más datos recoge, por ejemplo, Nintendo a través de su archiconocido ‘Super Mario Run’. La lista tiende a infinito: país de residencia, fecha de nacimiento, sexo, IP, configuración de tu conexión a internet, compras dentro de la ‘app’, uso del juego… Todo, según el texto legal de la firma nipona, para poder prestar el servicio, compartir ciertos datos con otros jugadores y, además, hacer estudios estadísticos "con fines de marketing y estudios de mercado".

No obstante, Nintendo ofrece algo que no se suele dar en la mayoría de juegos: versiones resumidas de sus textos legales y versiones distintas en función del idioma. "Incluso tiene distintas políticas en función del país y tienen una guía para padres", explica Morell. "Se nota que le prestan más atención y lo trabajan más".

¿Privacidad?

La otra compañía que sí ofrece versiones reducidas de sus textos legales y una guía para padres, Supercell, es aún más agresiva en cierto sentido. La empresa finlandesa, hoy propiedad de la china Tencent, y responsable del imperio creado en torno a ‘Clash Royale’ no solo explica que le cerrará la cuenta a cualquier usuario que use trucos en el juego, sino que además deja claro que las grabaciones de partidas son, oficialmente, de su propiedad. Algo muy a tener en cuenta por parte de aquellos que cuelgan sus capturas de pantalla en plataformas como YouTube.

Sin embargo, hay algo aún más peliagudo en esas condiciones legales: al aceptarlas, te resignas a que no exista garantía alguna de privacidad respecto a las conversaciones que mantengas a través del propio juego. En otras palabras, Supercell se reserva la opción de leer tus chats. "Otros no te lo dicen tan directo, pero ellos no se cortan mucho", analiza Morell, aunque aclara que esas conversaciones "las guardan a efectos de cuestiones legales o requerimientos legales. Se suele justificar en ese ámbito y, por ejemplo, 'Apalabrados' también lo advertía en su momento".

Estos textos legales "no siempre están pensados para normativas españolas o europeas"

Además, el usuario no sabe en la mayoría de los casos a dónde irán a parar sus datos, en el sentido puramente geográfico: si bien Supercell explica que los datos se guardan en Estados Unidos y Nintendo viene a decir que la información de sus usuarios está a caballo entre Europa y Norteamérica, lo cierto es que el resto de juegos con éxito ni siquiera tocan este relevante aspecto. Lo que sí es sencillo deducir es que estos textos legales "no siempre están pensados para normativas españolas o europeas", comenta el jurista.

Pero aún hay perlas más llamativas escondidas entre los farragosos párrafos de las condiciones que aceptamos antes de jugar. Una de ellas aparece en la letra pequeña de 'Football Strike', una entretenida aplicación para pasar el rato tirando a puerta desde el punto de penalti. "Si los padres quieren contactar con la empresa para pedir la eliminación de datos o acceso a la información recopilada, solo pueden hacerlo por carta o a través de un número de teléfono suizo", explica Morell.

No obstante, no todo es tan anacrónico a la hora de establecer contacto con los creadores del juego. De hecho, aseguran que, indicando en la carta una dirección de correo electrónico, ellos se pondrán en contacto con el usuario por esa vía.

¿Para todos los públicos?

El tratamiento de los datos, la ubicación de los servidores o los dimes y diretes sobre la propiedad de las conversaciones son asuntos que deberían preocupar a cualquier usuario, pero cobran una especial importancia teniendo en cuenta el público que suele recurrir a este tipo de aplicaciones: los más pequeños de la casa.

En este sentido, Morell advierte que la mayoría de juegos prohíbe la presencia de menores de 13 años en sus dominios. De hecho, en caso de que comprobaran la edad (si es que eso fuera posible) y hubiera usuarios de 12 años o menos, procederían al cierre de la cuenta.

¿Pueden los menores de 13 años jugar con las ‘apps’ más populares? (Fuente: Japanexpertna.se)
¿Pueden los menores de 13 años jugar con las ‘apps’ más populares? (Fuente: Japanexpertna.se)

El único caso que se ajusta a la realidad es el de MiniClip: la compañía responsable de 'Football Strike' y 'Flip Master' distingue entre mayores de 13 y menores de 13. Para estos últimos, entre otras cosas, se veta la posibilidad de hacer comentarios y se cifran los pocos datos almacenados, como la dirección de correo electrónico utilizada para registrarse en los juegos.

Ya sea para adultos o menores, las condiciones legales siguen estando ahí, esperando a que alguien tenga la osadía de intentar leerlas y entenderlas. Mientras, la mayoría de los usuarios aceptan sin leer y, sin darse cuenta, se comprometen a ceder "dos docenas de datos personales", sentencia Morell. Algo que, no obstante, "hoy en día es lo común”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios