liderazgo, gestión de equipos, negociación...

La 'startup' española que entrena a los directivos del futuro con videojuegos

Gamelearn enseña jugando a trabajadores de grandes empresas. Por ello, acaban de recibir una inversión de dos millones de euros

Foto: Pacific, uno de los juegos de Gamelearn
Pacific, uno de los juegos de Gamelearn

Perder el tiempo con videojuegos en el trabajo parece un motivo lícito de despido, pero es justo lo que alienta la 'startup' española Gamelearn. El truco está en que, en realidad, los juegos que han desarrollado promueven habilidades tan útiles en el ámbito laboral como el liderazgo, la gestión de equipos y de tiempo, la negociación y la atención al cliente. Ahora, este sistema de aprendizaje enfocado a directivos acaba de recibir una inversión de dos millones de euros de Kibo Ventures.

La idea surgió cuando tres compañeros de máster, Ibrahim Jabary, Mai Apraiz y Eduardo Monfort, fundaron una empresa para dar formación presencial a directivos. Al darse cuenta de la popularidad de los videojuegos entre personas de 25 y 40 años, decidieron ofrecer un producto en lugar de un servicio. Así nació en 2014 Gamelearn, que ya cuenta con 85 empleados. Su modelo de negocio es vender licencias 'online' a las compañías interesadas en estos cursos, ya sea como complemento para su programa de formación o como única herramienta de aprendizaje.

A día de hoy han desarrollado cuatro títulos —con un quinto en gestación—: Triskelion, para mejorar la productividad personal; Pacific, para mejorar las habilidades de liderazgo; 2100, para impulsar las capacidades de atención al cliente; Navieros, para aprender a negociar. Este último, por ejemplo, nos convierte en un comerciante de la Venecia del siglo XV que debe crear su propia flota de barcos.

"Son situaciones lo más reales posibles, hay que tomar decisiones y si no das con la solución correcta te explica lo que tenías que hacer", comenta a Teknautas la directora ejecutiva de Gamelearn, Virginia Donado. Si el jugador se queda 'atascado', el videojuego le lanza pistas que le ayuden a llegar a buen puerto.

La clave de estos cursos de formación es que, al mismo tiempo que educan, comparten el espíritu de cualquier videojuego: entretener y enganchar. "Tenemos un ratio de finalización del 92%, que en el mundo de la enseñanza electrónica es altísimo", añade Donado. Las tablas de clasificación permiten que decenas de empleados de la misma empresa compitan entre ellos y se 'piquen' para mejorar su puntuación y acabar el juego.

Navieros nos convierte en un comerciante de la Venecia del siglo XV que debe crear su propia flota. Para ello, tendrá que aprender a negociar

Cada juego está disponible para móvil, tableta y ordenador, para que se pueda usar desde el trabajo o en ratos muertos. La duración es de entre diez y quince horas, para que se pueda terminar en un par de semanas sin que se alargue demasiado. Los títulos están disponibles en once idiomas, desde inglés y alemán a chino y árabe, una internacionalización pensada para llegar a multinacionales con presencia en varios países.

"Nos dirigimos a multinacionales con muchos empleados, pero se puede acoplar a empresas más pequeñas porque a nivel de presupuesto es más económico que la formación presencial", asegura Donado. Entre sus clientes se encuentran empresas tan conocidas como Repsol, Iberia, LG y BMW y en total alcanzan unos 7.000 jugones conectados cada mes.

Donado dice que la ventaja de que sean juegos 'online' es que se pueden actualizar y mejorar para alargar su vida. Una de las últimas opciones incorporadas permite que el equipo técnico de la empresa que compra la licencia pueda personalizar el videojuego: "Los títulos tienen situaciones muy genéricas, y así cada compañía puede hacer que salga su logo o se hable de un 'smartphone' o un producto en concreto".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios