De preparar 'tuppers' a planchar camisas: 'apps' que facilitan la vida a gente sin tiempo
  1. Tecnología
cuando las tareas domésticas se acumulan

De preparar 'tuppers' a planchar camisas: 'apps' que facilitan la vida a gente sin tiempo

Gente sin tiempo a la que no le importa pagar por librarse de las tareas domésticas es el público de cada vez más 'apps' que se ofrecen a hacer la compra, la colada o la comida

Poner la lavadora, hacer la compra o cocinar. Existe gente (poca) que siente satisfacción haciendo estas tareas domésticas, mientras que para otros (la mayoría)son un esfuerzo en términos de energía, tiempo y ganas. Entre estos últimos, se lleva la palma toda una generación de jóvenes que, tras conseguir independizarse, se encuentran con que por primera vez llevar la ropa limpia omantener la nevera llena depende solo de ellos.

Ser un adulto independiente no es fácil, y por eso están brotando como setas aplicaciones y negocios basados en asumir esas labores, necesarias pero poco apetecibles. Desde hacerte la colada hasta traerte un aprovisionamiento de 'tuppers' con comida para toda la semana, estas son algunas tareas que no tendrás que volver a hacer (si estás dispuesto a pagar por ello).

Comprea: tu compra en casa en una hora

Entre los supermercados con horarios cada vez mayores (algunos hasta 24 horas) y los servicios de compra 'online' y reparto que ya ofrecen la mayoría de las cadenas, la tarea de llenar la nevera y la despensa ya no conoce de franjas horarias. El problema sigue siendo, en muchos casos, que si bien la compra 'online' puedes hacerla a cualquier hora, el reparto hasta tu casa sigue siendo incómodo, basándose en franjas horarias amplias ("se la llevamos de 09:00a 14:00", ¿les suena?) y obligándote por ello a estar en casa varias horas "por si viene el repartidor".

Por ese motivo, aplicaciones como Comprea han visto su oportunidad. Comprea te ofrece delegar la visita al mercado en otra persona y llevártela a tu casa en el margen de una hora, de forma que puedas organizar tu tiempo de forma más flexible. Puesta en funcionamiento a mediados de 2015 en Valencia, demomento solo funciona en Madrid y Valencia, pero ya realizan cientos de pedidos al mes.

El funcionamiento es sencillo: te descargas la aplicación, seleccionas tu código postal y eliges de entre los mercados disponibles dónde quieres hacer la compra. Eliges los productos como si estuvieses en la aplicación del propio establecimiento y pagas. Eso envía la petición a Comprea, que la reenvía a sus compradores, que se acercan al mercado y hacen la compra como un cliente más. Con la lista en una mano y el número de teléfono del usuario en la otra, consultan cualquier oferta adicional que se encuentren, o si algo de lo pedido se ha agotado y puede ser reemplazado por otra cosa.

De ahí va directo a tu casa a entregarte tu compra. El precio es el mismo que si hubieses ido tú al supermercado y el beneficio sale de los acuerdos con los supermercados, que gracias a Comprea ganan clientes. El objetivo es ir aumentando los establecimientos de compra que se ofrecen al usuario, apostando por comercios más locales y pequeños, que pueden tener en este tipo de 'apps' su oportunidad para llegar a internet.

Wetaca: comida para toda la semana

Es un salvavidas al que se agarran con fuerza todos los recién emancipados: la comida de los domingos en la casa materna se salda con una barriga llena y provisiones para el resto de la semana en forma de 'tuppers' bien llenos. Esa es la idea detrás de Wetaca, una 'startup' que te lleva a casa de una vez la comida para toda una semana, de forma que el usuario solo tiene que calentar un plato cada día.

Wetaca es una idea de Efrén Álvarez, exconcursante de Masterchef. Tras salir del programa, pasó por las cocinas de un restaurante donde aprendió cómo muchas salsas y preparados se cocinan al principio de la semana y se conservan para ir utilizándolas cuando es necesario. De ahípasó a trabajar en una consultora, ycomenzó a hacer lo que hacen muchos trabajadores: cocinar los domingos para el resto de la semana.

Juntando ambas cosas, y empezando con amigos y conocidos, Álvarez y su socio se plantearon si sería un buen negocio hacer lo mismo para más gente, cobrando un precio asequible y ampliando la variedad de los platos. Resultó que sí. Lanzaron Wetaca en 2015 con la intención de llevar la cocina de calidad y elaborada a los 'tuppers',y hoy reparten unos 100 pedidos semanales, el 95% de ellos en Madrid, aunque reparten en toda España.

El funcionamiento es el siguiente: cada semana presentan un menú de 12 platos, entre los que el usuario elige los que quiere antes del jueves y los recibe a tiempo para comer la semana siguiente. Se ofertan recetas tradicionales y otras modernas, comida típica casera o internacional y dos postres, presumiendo de técnicas e ingredientes de alta cocina. Se renuevan cada semana, y Álvarez promete que se puede comer todo un mes sin repetir un solo plato.

Todo llega envasado al vacío, de forma que aguanta hasta 10 días en la nevera en perfectas condiciones,con las instrucciones para calentar la comida, y listo. No hace falta nada más que un microondas. El precio final depende de cada plato, pero raro es el que supera los seis euros, así que es posible comer toda la semana por entre 35 y 40 euros. Y todo sin ir a la compra, cocinar, ensuciar cacharros ni fregar.

Glovo hace tus recados por ti

Desde ir a la farmacia cuando tú no tienes tiempo a traerte un café de esa cafetería que tanto te gusta y que está a la vuelta de la esquina pero a la que no te apetece bajar ahora mismo. Aunque parezca mentira, existen servicios para hacer esos recados por ti y que no tengas que moverte de casa o de la oficina si no tienes tiempo o ganas de hacerlo. Lo que para muchos puede parecer un capricho, para otros es un valioso servicio que les facilita la vida.

Eso es Glovo, una aplicación que pone en contacto al usuario con un 'glover' o encargado de los recados, al que puedes pedirle que vaya, venga, lleve o traiga, envíe o reciba cualquier cosa. Basta con descargar la aplicación y elegir el servicio que se desea, de ocho de la mañana a 12 de la noche los 365 días del año. Según prometen, pueden traer o llevar cualquier cosa, excepto animales. Por cada servicio se pagan 4,9 euros, además del precio del producto adquirido, y 3,6 por cada dirección extra a la que tenga que ir el recadero.

Igual que en otras aplicaciones y siguiendo el modelo de economía colaborativa que ofrecen Uber o Airbnb, los 'glovers' no son trabajadores contratados por la 'sartup', sino personas que pueden estar dados de alta como autónomos o no y que dedican parte de su tiempo a esta actividad para obtener unos ingresos extra. Las peticiones les llegan a ellos, que pueden aceptarlas o no según les convenga, y se quedan con una parte de lo que pagan los usuarios.

Washrocks: la ropa limpiaa domicilio

Poner la lavadora, tender, recoger y planchar. Es el ciclo sin fin de la ropa que usamos, y para muchos una tarea tediosa e interminable: rara es la casa en la que el cesto de la ropa sucia se mantiene vacío más de 24 horas. Si a la colada se añaden de forma habitual camisas y otras prendas que es obligatorio planchar, el tedio se multiplica.

Ahí entran en escena las aplicaciones como Washrocks, que se encargan de hacer la colada por ti, así como de llevar a la tintorería las prendas que les pidas. La comodidad para el usuario es absoluta: un mensajero recoge la ropa sucia en tu casa a la hora que elijas, de lunes a domingo y de siete de la mañana a 11 de la noche, y tras las 24 horas mínimas que te pide la 'app', te la devuelve limpia y lista para utilizar de nuevo en el momento que más te convenga. Solo hace falta avisar con una hora de antelación.

Para hacerlo, solo hay que descargar la 'app', registrarse y hacer un pedido: solo planchar, lavandería, tintorería o un servicio especial para la limpieza de edredones nórdicos, así como paquetes específicos por prendas como las camisas. El precio depende del servicio elegido, pero valga un ejemplo: la recogida, limpieza y doblado de cinco kilos de ropa cuesta 10 euros, más los 5,5 por el reparto a domicilio. Washrocks tiene acuerdos con tintorerías de Madrid y Barcelona que son las que realizan el servicio, y subcontratan el transporte a otra empresa, así que ellos actúan básicamente como punto de encuentro.

Este tipo de servicios son muy populares en Estados Unidos, donde es habitual que la gente no tenga una lavadora en casa y acuda a la lavandería semanalmente a lavar su ropa. Aquí es rara una vivienda sin este electrodoméstico, pero Ignacio Espada, cofundador de Washrock, asegura que hay mucha gente que encuentra interesante este servicio, a pesar de que el precio no es bajo. Desde que nacieron en marzo de 2015, han realizado más de 3.400 pedidos, con una tasa de repetición del 67%.

Chefly: comida "como la de mi madre"

Paola García, de Chefly, marca la diferencia entre su 'app' y otras de reparto de comida, como Just Eat o Deliveroo, en el tipo de comida. Chefly se centra en comida "como la que comerías en casa de tu madre". El público son usuarios preocupados por la calidad de su alimentación, que no buscan simplemente salir del paso en una comida o una cena o que piden por impulso, sino que la utilizan de forma habitual para comer comida casera. No son sustitutos, sino complementarios.

Ellos actúan como punto de encuentro entre esos usuarios que quieren comer comida casera y los cocineros que la preparan. De momento cuentan con 55 cocineros, dueños de restaurantes, obradores o 'caterings' que se han registrado en la web. La idea es permitir que los cocineros también puedan utilizarla, pero, a causa de la legislación, deben cumplir con una serie de requisitos.

Los pedidos pueden hacerse con antelación al momento de ir a comer, por ejemplo el día anterior, o para varios días,El precio, el reparto y los demás detalles dependen de cada cocinero, que los especifica en su perfil. Chefly cuenta con un sistema de reparto en bicicleta, subcontratado a otra 'startup', para aquellos cocineros que no cuenten con la opción de repartir sus platos y quieran ofrecer ese servicio a domicilio.

Apps - Aplicaciones Supermercados Ropa
El redactor recomienda