Es noticia
Menú
Un joven borracho, timado por un conductor de Uber: 102 libras por un viaje de 15 £
  1. Tecnología
de 10 a 32 kilómetros

Un joven borracho, timado por un conductor de Uber: 102 libras por un viaje de 15 £

Daniel Kaizen se quedó dormido después de indicarle al 'chófer' dónde quería ir. Cuando despertó, el ticket indicaba que debía pagar el triple de lo que había previsto

Foto: Daniel Kaizen, el joven engañado por un conductor de Uber (Facebook/Daniel Kaizen)
Daniel Kaizen, el joven engañado por un conductor de Uber (Facebook/Daniel Kaizen)

Quedarse dormido en un coche contratado a través de Uber le salió caro… literalmente. Después de haber indicado al conductor que le llevase desde la londinense calle de Old Street hasta Wood Green, Daniel Kaizen se durmió en el asiento trasero del vehículo que pidió el lunes pasado. La distancia que separa estas dos vías es de algo menos de 10 kilómetros, pero el conductor aprovechó que su cliente no se daba cuenta de por dónde iban y bordeó la ciudad para hacerle llegar a su destino.

En total, el recorrido abarcó 32 kilómetros, más del triple de lo que hubiera supuesto el camino más rápido. Si el conductor hubiera sido legal, la tarifa que Kaizen hubiera tenido que pagar no habría superado las 15 libras –unos 19 euros–. Tras el engaño, el joven de 26 años tuvo que abonar 102,7 libras –131 euros–. Daniel no podía salir de su asombro cuando fue informado de la cuantía, por lo que consultó en su móvil el trayecto que había trazado el coche de Uber y se percató del timo.

Kaizen utilizó sus redes sociales para informar del abuso, y pronto recibió las disculpas de Uber. “Buen comienzo para mi lunes de Pascua”, escribió en su cuenta de Twitter a la vez que publicó la captura de pantalla del trayecto recorrido. En su Facebook se pudo leer: “Vale, estaba borracho, pero joder, Uber, 105 libras por un viaje de 15...”. La empresa se ofreció a reembolsarle el montante de la factura en los próximos cinco días.

Well, I was drunk, but DAAAAAAAMN UBER£105, for a £15 journey

Posted by Daniel Kaizen on Lunes, 28 de marzo de 2016

Su problema recuerda al protagonizado por Jonny Bee, otro pasajero de Uber que tuvo que pagar 93 libras –más de 118 euros– por un recorrido de cinco minutos. En su caso, el error fue que se le cobró como si hubiera viajado en un coche de lujo, ya que el conductor se olvidó de eliminar esa opción en el ticket.

Quedarse dormido en un coche contratado a través de Uber le salió caro… literalmente. Después de haber indicado al conductor que le llevase desde la londinense calle de Old Street hasta Wood Green, Daniel Kaizen se durmió en el asiento trasero del vehículo que pidió el lunes pasado. La distancia que separa estas dos vías es de algo menos de 10 kilómetros, pero el conductor aprovechó que su cliente no se daba cuenta de por dónde iban y bordeó la ciudad para hacerle llegar a su destino.

Timos
El redactor recomienda