Todo lo que presentó en la última 'keynote'

Microsoft hace borrón y cuenta nueva con Windows 10

Lejos de Windows 8 y libre de Internet Explorer. Así es como Microsoft ha presentado su nuevo SO. Muchas novedades sobre la mesa y algunas dudas por resolver

Foto: Microsoft hace borrón y cuenta nueva con Windows 10

Cuando internet entró en la vida de la mayoría de nosotros, había dos estándares principales en la informática de consumo masivo: Windows por un lado e Internet Explorer por el otro. Ayer por la tarde, Microsoft se cargó las dos. Por un lado, porque saltó del sistema operativo 8 al 10, rompiendo la continuidad en un intento por distanciarse de todo lo anterior, especialmente de la catástrofe que fue Windows 8. Por otro, porque dio la patada al que es uno de los navegadores más veteranos presentando a su sucesor, Project Spartan. Pero vayamos por partes.

Primero, el rejón: parece mentira que todo un Microsoft sea incapaz de mantener un streaming en condiciones ante probablemente una de sus presentaciones más importantes, y menos aún cuando se trata de una presentación de, tomen asiento, 2 horas y media.

Segundo, el entusiasmo: la firma parece haberse zafado de una vez por todas de los lastres del pasado mostrando un futuro que pone ya a disposición de los usuarios, y de una manera integrada, al menos en teoría.

Nadella tiene claro que para asegurarse posiciones de honor en tecnología no basta con ser bueno, sino que hay que intentar ser el mejor

Y en tercer y último lugar, la cautela: en esto de la tecnología más que nunca hasta el rabo todo es toro y las keynotes soportan prácticamente todo; falta por ver cómo se integra lo visto en el usuario. En cualquier caso, Nadella tiene claro que para asegurarse posiciones de honor en tecnología no basta con ser bueno, sino que hay que intentar ser el mejor. Y les aseguramos que lo que Microsoft presentó ayer sitúa a la marca a varios cuerpos de distancia, aunque como apuntamos, con la cautela necesaria de ver todo instalado en casa del común de los usuarios y comprobar que no hay asperezas de ningún tipo.

Windows 10 y el adiós a Internet Explorer

En realidad, estábamos todos preparados para la presentación oficial de Windows 10, la versión definitiva que viene a resolver todos los marrones dejados por las precedentes. Sí, aunque el personaje merezca mucho respeto y simpatía, hay que reconocer que Steve Ballmer situó a la firma en una difícil encrucijada en mercados clave, y menos mal que Nadella parece haber encarrilado el asunto.

La nueva versión de Windows llega solucionando errores del pasado, con cierta inspiración en algunas funciones que luce Apple en su plataforma, pero lo más importante del asunto, lo hace habiendo escuchado bien al usuario. Podemos pasarnos horas analizando el esfuerzo en tecnología y desarrollo llevado a cabo en la era Nadella, pero si hay algo que realmente ha tenido claro el nuevo CEO ha sido el no cometer el error del pasado de dar la espalda al usuario. Y Windows 10 es un buen ejemplo de ello, reincorporando de nuevo el botón Inicio tan querido por los usuarios de la plataforma.

A su vez, Nadella ha optado por ir reemplazando poco a poco a uno de los elementos menos populares de su sistema: Internet Explorer. El veterano navegador ha visto cómo su popularidad caía en picado, sustituido por otras opciones como Chrome o Firefox. En la keynote de ayer, Microsoft presentó al que se postula como su sucesor, Project Spartan, un navegador incluido en Windows 10 con un diseño totalmente renovado y que entre otras funciones, permite al usuario hacer sus anotaciones directamente sobre cualquier web y compartirla así con sus contactos o activar un modo de lectura simplificado para leer artículos en internet sin distracciones.

Integración y un año gratis

Pero claro, dos horas y media de presentación dan para mucho, y los de Redmond no se han limitado a ensalzar las ventajas de Windows 10 como plataforma per se, sino que la jornada ha servido para mostrar al mundo de lo que es capaz el gigante fundado por Bill Gates. Los grandes parece que ya tienen bien claro que los dispositivos móviles y los ordenadores deben coexistir en perfecta armonía, y en esto Microsoft parece haber tomado la delantera a Apple llevando esta integración un poco más lejos: Windows Phone ha pasado a llamarse Windows 10 para móviles y habrá aplicaciones comunes en ambas versiones de la plataforma entre otras funciones. 

Esta promesa, sin embargo, queda en el aire cuando recordamos que también Windows 8 pretendía traer la integración entre dispositivos, algo que nunca llegó a cumplir. Habrá que ver si esta vez es la definitiva.

La compañía fue deliberadamente ambigua sobre qué ocurrirá después, si será necesario mantener una suscripción de pago o por el contrario nos habremos librado de pagar para siempre

También nos quedamos con algunas dudas en cuanto a la política de precios que piensa seguir Microsoft con este nuevo sistema operativo. Durante su presentación, lanzaron una oferta que nos sorprendió y encantó: la actualización a Windows 10 será gratuita durante el primer año en que el software esté disponible para todos aquellos usuarios que cuenten con las versiones 7, 8 y 8.1. Sin embargo, la compañía fue deliberadamente ambigua sobre qué ocurrirá después, si será necesario mantener una suscripción de pago o por el contrario nos habremos librado de pagar para siempre.

Según contaba Ars Technica, en el momento de la presentación Microsoft aún no había decidido cómo manejar las actualizaciones una vez transcurrido ese primer año de Windows 10. En una entrada posterior en el blog corporativo, Terry Myerson daba más explicaciones: "una vez que un dispositivo esté actualizado a Windows 10, lo mantendremos al día durante toda su vida útil sin cargo adicional". Se trata de un tema delicado, el del precio, donde esperamos que próximamente sean más explícitos.

Cortana y la realidad aumentada

Pero donde realmente ha tomado la delantera Microsoft ha sido al integrar Cortana en la plataforma desktop. Apple se ha quedado deshojando la margarita con un Siri únicamente disponible en iPhone y iPad en una decisión difícilmente defendible en este clima de integración, y atentos porque la integración del sofisticado asistente de voz en Windows 10 va a ser una de las piezas clave en el futuro de la plataforma.

Y cuando ya estábamos pidiendo banquillo, la firma estadounidense se ha sacado un inesperado conejo de la chistera, y uno enorme, además. No queremos hurgar más en la herida pero… ¿recuerdan Google Glass, verdad? Cuando el equipo de Brin y Page estaban recogiendo todavía los bártulos ante lo que ha sido, se pinte como se pinte, un estrepitoso fracaso, llega de repente Microsoft con HoloLens, una reinterpretación a su manera de las gafas, pero en este caso se trata de unas muy especiales. De hecho, este producto basado en la realidad aumentada es tan importante para la firma, que sus creadores no han dudado en calificarlo como “los nuevos PC”.

¿Por qué pueden triunfar donde Google se estampó? Porque Microsoft parece haber sabido adaptar el producto a necesidades reales de uso: básicamente, en un entorno cerrado (hogar o trabajo), en donde a uno no se le pueda calificar de Glasshole, la verdadera tumba del producto de los californianos. Sin embargo, está por ver qué utilidad tienen y cómo funcionan las HoloLens, de las que solo hemos visto vídeos de demostración. No han mencionado fecha de comercialización, de forma que no esperamos verlas de cerca en un futuro próximo.

Menuda pinta tiene lo que está montando Microsoft, aunque conviene ser cautos y no dejarse llevar por el entusiasmo. Recuerden el punto 3: ahora toca demostrar que todo esto es real, y funciona.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios