no convence a desarrolladores y 'telecos'

Tizen, el sueño de evasión que le está saliendo caro a Samsung

Samsung lleva tiempo planeando una estrategia que aglutina 'software' y servicios móviles. El resultado es Tizen, una plataforma que le está dando problemas

Foto: Tizen, el sueño de evasión que le está saliendo caro a Samsung

Hubo un momento en el que Samsung soñó con tener su propio sistema operativo y urdió una estrategia que aglutinaba software y servicios móviles. El resultado fue Tizen, una plataforma que está llamada a romper el duopolio de iOS y Android, pero que a día de hoy tan solo le está suponiendo un quebradero de cabeza a la surcoreana.

Actualmente, son varias las compañías tecnológicas que disponen de un sistema operativo para sus propios teléfonos. Apple tiene iOS y sus iPhone. Microsoft, Windows Phone y la adquirida Nokia. Y Google cuenta con el todopoderoso Android y su gama Nexus (fabricada por LG). Samsung por contra, depende del gigante de internet.

Según un estudio publicado por IDC, los teléfonos con los sistemas de Google y Apple dominan claramente el mercado de los smartphones. Android acapara más del 80% del total, seguido de iOS, con un 13,9%.

Ante este panorama, los de Seúl crearon Tizen con la ayuda de Intel para disponer de un SO propio en sus dispositivos y de paso ganar más dinero. Y es que las cuentas son bastante claras al respecto. Por poner solo un ejemplo, en su año fiscal más reciente Apple generó 16.000 millones de dólares solo de las ventas de software y servicios.

De la misma forma, Tizen podría proporcionar a Samsung su propia fuente de ingresos por ventas de aplicaciones de terceros, software y servicios en sus dispositivos. Más aún teniendo en cuenta que los fabricantes chinos de teléfonos inteligentes amenazan con tirar los precios de los móviles y reducir los márgenes que genera el hardware. Lo que convertiría al software en el principal motor de ganancias de la industria.

Pero al SO de Samsung le está costando arrancar.

Un proyecto millonario por el que nadie apuesta

Según ha publicado el diario The Wall Street Journal, Samsung lleva invertidos millones de dólares en la creación de Tizen. Además, está dedicando el 60% del total de sus ingenieros de investigación y desarrollo a la innovación de este software, y tiene planes de contratar cientos de programadores más este mismo año.

Todo apuntaba a que pronto podríamos ver los primeros terminales, pero parece que no tomará forma hasta 2015. Uno de sus principales clientes, la japonesa NTT Docomo, canceló recientemente sus planes de lanzar un móvil con Tizen al considerar que "no hay espacio en el mercado para un sistema operativo importante". Pero no ha sido la única.

Conocedora de la importancia de contar con un buen ecosistema, Samsung ya ha lanzado un concurso con suculentos premios para atraer a desarrolladores

La estadounidense Sprint y también Telefónica se han echado atrás y no han adoptado el sistema. La española lanzó el año pasado el primer teléfono móvil con Firefox disponible comercialmente. Otro sistema operativo nuevo que por no tener no tiene ni WhatsApp.

Tizen también está teniendo problemas para atraer a grandes desarrolladores de aplicaciones, quedando en manos de otros más pequeños y relativamente desconocidos.

Conocedora de la importancia de contar con un ecosistema en condiciones, Samsung ya ha lanzado un concurso con suculentos premios para atraer a desarrolladores. Algo que ya hizo BlackBerry el año pasado. De momento, ni siquiera de esta forma ha logrado llamar la atención de algunos gigantes.

¿Quién no teme a Android?

El año pasado, durante la presentación del por entonces nuevo Galaxy S4, la surcoreana no nombró en ningún momento la palabra Android. Era la primera vez que ocurría. Y eso que su dispositivo estrella es el mejor ejemplo de lo que puede dar de sí el SO de Google.

Este hecho que para muchos podría parecer anecdótico, para otros no pasó inadvertido. Sobre todo si tenemos en cuenta que las principales firmas empiezan a mirar con recelo a Google por su posición de liderazgo.

Por todo esto, no es de extrañar que le estén surgiendo cada vez más competidores. El pasado mes de enero sin ir más lejos, China presentó China Operating System (COS), un sistema operativo con tintes oficialistas concebido para dispositivos móviles y PC.

La plataforma está desarrollada por el Instituto Chino para las Ciencias y la empresa privada Liantong Network Communications Technology como una "prioridad estrátegica para la seguridad nacional".

Otra startup finlandesa también sorprendió a propios y extraños con su sistema operativo Sailfish OS.

A pesar de las dificultades con la que se está encontrando, Samsung sigue empeñada en Tizen y todo apunta a que presentará un prototipo en el próximo Mobile World Congress que tendrá lugar en Barcelona. Solo el tiempo dirá si esta plataforma, como tantas otras, podrá finalmente con Android e iOS.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios