"¿Policía? Le llamo desde Madrid para informar de un ataque químico"
  1. Tecnología
¿ES PERJUDICIAL LA ESTELA DE LOS AVIONES?

"¿Policía? Le llamo desde Madrid para informar de un ataque químico"

Las líneas nubosas que se dibujan en el cielo tras el paso de un avión son la base de una teoría conspiratoria que se extiende por internet

Foto: "¿Policía? Le llamo desde Madrid para informar de un ataque químico"
"¿Policía? Le llamo desde Madrid para informar de un ataque químico"

Cualquiera que haya miradoal cielo alguna vez ha visto esaslíneas nubosas que a veces se dibujan cuando pasa un avión. Se llaman contrails o estelas de condensación, y se forman al congelarse el vapor de agua expulsado por las turbinas del avión, formándose diminutos cristales de hielo. La mayoría de nosotros no le hemos dedicado mucho espacio en nuestros pensamientos, más allá de observar distraídamente como se van difuminando hasta desaparecer.

Pero esas formaciones nubosas artificiales son para otros un auténtico quebradero de cabeza, una fuente de preocupación, de indignación y de miedo. Y es que son el centro de una teoría conspiratoria que denuncia que sonchemtrails (chemical trails), estelas de productos químicos diseminados por aviones en la atmósfera bajo las órdenes depoderes ocultos inconcretoscon el objetivo de perjudicar a la población, aunque el objetivo concreto no está del todo claro

Igual que ocurre con muchas otras teorías conspiratorias, su caldo de cultivo está en internet. Hay decenas de foros y blogs (aquí, aquí y aquí hay algunos ejemplos) en los que se presentan supuestaspruebas, se debaten motivos, se proponen acciones de respuesta y, en general, se alimenta la idea de que se están fumigando los cielos con productos químicos nocivos con algún tipo de interés oscuro oculto.

¿Cuáles son las claves de la teoría de los ‘chemtrails’?

El término chemtrails fue utilizado por primera vez en 1999 por William Thomas, un periodista estadounidense que desde entonces ha escrito varios libros autopublicados a través de internet en los que recoge todas las pruebas que dice haber encontrado de que, efectivamente, existe una conspiración a gran escala para fumigarnos con sustancias químicas o bacteriológicas.

Esos escritos pueden leerse en su web, y en ellos mezcla los supuestos chemtrails conlasondas de los aparatos dewifiy las antenas telefónicas como causas de aumentos en los casos de cáncer y de problemas de fertilidad. En otro de los enlaces que recoge, son los sujetadores los culpables de un supuesto aumento en los casos de cáncer de mama.

A partir de entonces, la teoría de la fumigación de productos químicos o bacteriológicos con intenciones oscuras se ha ido extendiendo por el mundo a través de la red, incluida España, donde existen observadores muy activos que recopilan supuestas evidencias de esas actividades para publicarlas y debatirlas como pruebas.

Es más, en los últimos días los chemtrails han recobrado interés en la sociedad debido al vídeo posterior. En la grabación puede escucharse una mujer mientras llama, consternada, a la Policía Nacional y al ministerio del Aire para alertar de un supuesto "ataque aéreo sobre Madrid". Les explica a susincrédulos interlocutores que los aviones del desfile del 12 de octubre están esparciendo aluminio por el aire, para considerar después que la población "está siendo fumigada".

¿Cuáles son estas evidencias? Según defienden, hay estelas distintas que no encajan en el comportamiento que se supone que sigue este fenómeno: algunas sonmás espesas y persistentes, de colores poco habituales, formadas de forma discontinua o a menor altura, dicen, que la que sobrevuelan los aviones comerciales. A veces se ven en el cielo varias estelasformando cuadrículas o líneas paralelas que cubren grandes extensiones de terreno, algo que es es para ellos una prueba irrefutable.

El supuesto motivo para llevar a cabo estas acciones, sin embargo, no está muy claro. Depende del foro consultado, las motivaciones serían distintas, muchas veces confusas y poco definidas. La mayor parte de las veces es un objetivo múltiple. Los más mencionados son tres: causar enfermedades a la población, manipular el clima (muchas veces incluso provocar el calentamiento global, algo que también es resultado de una conspiraciónsegún otras teorías) y contaminar cultivos, favoreciendo a las empresas que investigan con Organismos Genéticamente Modificados, que estarían creando especies resistentes a los productos químicos siendo así las únicas que sobrevivirían. Un auténtico combo tres en uno de la teoría conspiratoria.

Una conspiración para acallar las denuncias

Por supuesto, según los concienciados, hay grandes organizaciones detrás, tanto gubernamentales (el ejército estadounidense, la OTAN, la ONU) como empresariales (aerolíneas, farmacéuticas, semilleras), que cuentan con la complicidad de los gobiernos, los meteorólogos, ingenieros de todo tipo e incluso medios de comunicación. Los defensores de esta idea son, según relatan en sus foros, víctimas de todo tipo de censuras y atropellos que buscan acallar sus denuncias.

Para hacerse oír, este pasado verano organizaron una marcha en ciudades de todo el mundo “en contra de los chemtrails y la geoingeniería”. En España, la concentración estaba convocada en Murcia, Alicante, Barcelona y La Coruña por diversas asociaciones en contra de los chemtrails y las “fumigaciones tóxicas”.

En el tríptico editado para la ocasión, estas asociaciones denunciaban que “se han realizado análisis en todo el mundo con resultados similares. Varios científicos ambientales han sido asesinados después de publicar los resultados de pruebas de laboratorio que vinculan los chemtrails a la muerte masiva de plantas y animales”, a lo que seguía una lista activistas supuestamente muertos por esta causa.

Supuestamente, decimos, porque como explica el periodista Pepe Cervera aquí, “el folleto recluta para su causa héroes ajenos, gentes que pagaron con su vida su compromiso con la defensa real de causas reales. Cuesta pensar en un modo más miserable de defender una conspiranoia”.

¿Hay algo de verdad en todo esto?

"Los chemtrails no existen", dice tajante a Teknautas Emilio Rey, experto en meteorología y divulgación. "Está claro que algo de química tienen esas estelas, porque están formadas en parte porCO², pero es igual que los humos de escape de los coches. De hecho, hay más porquerías en los escapes de los coches, y eso no parece preocupar tanto a esta gente".

Rey explica que como resultado de cualquier combustión se obtienen cuatro componentes: CO², H²O, energía calórica y energía lumínica. "El agua, en forma de vapor, sale a un aire muy frío y por lo tanto se condensa y forma nubes. Es lo mismo que ocurre al nivel del suelo los días que hay niebla".

Ese aire, sin embargo, no es siempre igual, ya que fluye por la atmósfera y sus condiciones son variables: su composición en cuanto a humedad, los vientos, la temperatura, las turbulencias que experimente el avión... Todos esos factores influyen sobre esas estelas de condensación, haciendo que sean distintas cada vez.

"De hecho, los meteorólogos pueden utilizar las estelas como un factor más para realizar una predicción sobre el tiempo de los días siguientes: si se ven más estelas, hay más humedad sobre una ciudad". Rey hace referencia al vídeo (arriba) en el que una mujerllama a la policía alarmada por la abundancia de chemtrails. "No solo había más humedad, es que además se estaba celebrando el Desfile de las Fuerzas Armadas. Era lógico que hubiese más estelas".

No hay, por tanto, ninguna evidencia científica que sostenga esta teoría, sino más bien todo lo contrario: es una teoría sin fundamento sustentada en ideas erróneas, no comprobables, pero que se extendienden y mantienen con facilidad. "En esta ocasión la verdad es mucho más aburrida, pero es la verdad".

Un producto de la época de internet

Luis Alfonso Gámez es periodista y autor del blog Magonia, en el que trata temas relacionados con las pseudociencias desde una perspectiva crítica. Ha escrito sobre chemtrails en más de una ocasión y, en su opinión, es una teoría conspiratoria fruto de la época de internet. "Con todo lo maravilloso que tiene la red, toda las publicaciones de calidad que tenemos a nuestro alcance, también está el otro lado: el acceso sin dificultades a publicaciones conspiranoicas sin fundamento".

Gámez explica que la historia de los chemtrails, de hecho, es insostenible a poco que se analice en detalle. "Se supone que es una conspiración mundial,los ejércitos de todos los países están implicados... Con tanta gente en el ajo, ¿cómo es que nadie ha filtrado nada nunca? Un secreto de ese calibre es imposible de mantener". Además, dice, sería una conspiración maquiavélica, con mentes pérfidas detrás, pero tan sutil que "no hay pruebas de que haya afectado a nadie nunca".

"Hay que enseñar pensamiento crítico en las escuelas. Pero claro, eso es difícil. El resultado mientras tanto es que hay alguna gente que se cree todo lo que lee en internet, igual que antes se creían todo lo que salía en televisión".

El redactor recomienda