Una niña de 9 años encandila con sus ideas de negocio
  1. Tecnología
QUIERE CITAR A LOS JÓVENES PARA JUGAR

Una niña de 9 años encandila con sus ideas de negocio

Estamos en el evento 'TechCrunch Disrupt', la música se detiene y salta al escenario Alexandra Jordan con solo 9 años y un proyecto muy prometedor

placeholder Foto:

Tom Hanks caracterizó a la perfección su personaje en Big,un clásico en el que el protagonista es un niño de muy corta edad que por accidente se ha visto atrapado en el cuerpo de un adulto. Digamos que es la fiesta perfecta: el pasaporte para todo del que disfrutan los mayores de edad, con el limpio espíritu de un niño.

En la película, el protagonista terminó trabajando en una jugueteríacreando nuevos productos. Nadie mejor que un niño para saber qué es lo que les gusta exactamente a los niños. Aquel film fue un éxito rotundo en 1988 y las cadenas de televisión siguen rentabilizando su gancho para disfrute de las nuevas generaciones.

Septiembre de 2013. Se celebra en la ciudad de San Francisco el célebre TechCrunch Disrupt, el típico hervidero de ideas donde los emprendedores más arriesgados exponen sus alocados proyectos ante una audiencia ávida de novedades y que vive al filo de la noticia. Unos los llamarían frikis, otros, emprendedores. Y por el escenario comenzaron a desfilar brillantes ideas con gente curtida en el mundo de los negocios y la tecnología.

Pero de repente, la música se detuvo y saltó al escenario Alexandra Jordan con un proyecto que prometía: una web dedicada a entretener a los niños. Todo normal, si no fuera porque la inminente oradora acababa de cumplir los 9 años.

Una lógica aplastante y un proyecto envidiable

Y ahí se plantó. Hubo que bajar el micrófono y la voz de la niña rebotó en unos altavoces acostumbrados a varones atronando sus ingeniosos proyectos. “Me aburría en casa” arrancó decidida la jovencísima Alex, “y pensé que sería una buena idea crear una web donde poder quedar con otros niños de mi edad para jugar”.

Una lógica aplastante y un producto viable a la vista de todos tal cual se iba presentando. A nuestra jovencísima protagonista le costaba encontrar las palabras que acompañaban a sus ideas, y balbuceaba entre pausas para exponer las bondades de su criatura.

Las palabras fluían con dificultad, pero no así su arrojo, y expuso el fruto de su esfuerzo ante un atónito público cuya mirada bailaba entre la pantalla y esa criatura con una camiseta de gatitos rodeados de corazones rosas que continuaba, accidentada, su exposición.

En realidad, ya se había ganado al público. Y tan pronto como concluyó lo que tenía que decir, juntó las manos aliviada, momento en el que los presentes rompieron a ovacionar a esta emergente figura de las startups.

Un 'startup' para niños ideada por una niña

Pero es que además el proyecto tiene mucho futuro.SuperFunKidTime, (que podríamos traducir como:momento súper divertido para niños),es un punto de encuentro para niños, en el que los usuarios registrados, siempre con la supervisión de un adulto, acuerdan citas para jugar en los colegios en los que están inscritos.

SuperFunKidTime es un punto de encuentro para niños en el que los usuarios registrados, siempre con la supervisión de un adulto, acuerdan citas para jugar en los colegios en los que están inscritos

Se sigue un criterio de edad, centro educativo e intereses, y se cierra la cita. Todo ello a buen recaudo en la nube bajo usuario y contraseña. Lo curioso del asunto es que ha sido la valiente Alex la que ha programado buena parte del proyecto: su padre es aficionado al HTML y enseñó a adentrarse en estas aguas a nuestra protagonista, y por lo que se ve, con buen criterio. La web se encuentra en este momento en fase de desarrollo pero se admiten ya las solicitudes de registro para que los usuarios sean notificados tan pronto como esté operativa.

A estas altura de la historia todavía se desconoce la viabilidad real del proyecto y el modelo de negocio, si es que lo hay, de futuro. Pero da igual. Alex ya se ha hecho un hueco entre los grandes y seguro que volveremos a saber de ella.

Por el momento, se ha llevado como premio un Raspberry Pi y la foto con un entusiasmado Robert Scoble que no dudó en saltar de su asiento para conocer a la nueva estrella, momento quequedóinmortalizadoen la cuenta de Twitter de su orgulloso padre.

Tecnología
El redactor recomienda