Nokia y el 'tercer ecosistema': la última baza de un Microsoft a la deriva
  1. Tecnología
los de redmond compran la compañía finlandesa

Nokia y el 'tercer ecosistema': la última baza de un Microsoft a la deriva

Google tiene Android y Motorola. Apple cuenta con iOS y su iPhone. Y ahora Microsoft y su Windows Phone se han hecho con Nokia para posicionarse como la alternativa

placeholder Foto:

Google tiene Android y su smartphone Moto X. Apple cuenta con iOS y iPhone. Y ahora Microsoft y su Windows Phone se han hecho con Nokia. Parece ser que la guerra por dominar el mercado de los teléfonos inteligentes pasa por aglutinar un fabricante con un sistema operativo. Y los que no estén en la lista, que se vayan preparando.

En una maniobra similar a la que ya hiciera Google en 2011 con Motorola, los de Redmond anunciaron este martes la adquisición de la división de Dispositivos y Servicios de Nokia, licencia de patentes y su servicio de mapas Here.

Los términos del acuerdo contemplan el pago por parte de Microsoft de 3.799 millones de euros por la división de Servicios y Dispositivos y 1.650 millones por las licencia de patentes de la compañía, un precio total de 5.440 millones en efectivo. La operación se estima que finalice el primer trimestre de 2014, una vez se obtenga, tanto la aprobación de los accionistas de Nokia como de los organismos regulatorios y de otras condiciones necesarias para el cierre.

El objetivo de la tecnológica parece claro: situarse en igualdad de condiciones con sus dos grandes rivales (Google y Apple), convertir su ecosistema en una alternativa real a Android e iOS y revertir la tendencia de los últimos años, marcada por las acogidas cada vez más tibias de muchos de sus productos como su sistema operativo para ordenadores y su tableta Surface.

Microsoft, un futuro incierto

El presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, anunció el pasado mes de agosto que dejará el cargo en los próximos 12 meses, tiempo en el que se eligirá a su sucesor.

Ballmer reconoció que le hubiera gustado jubilarse dentro de unos años y guiar a la empresa en su enésima reestructuración, pero finalmente no será así.

Entre los planes de la compañía ahora está el de crear una familia de dispositivos y servicios que los usuarios puedan usar en casa, el trabajo y mientras se mueven. Algo que precisamente ya ha hecho Apple con su gama de ordenadores, iPad y iPhone, su plataforma iOS, iCloud y Apple TV. Y también Google con su Chromebook, su smartphone Moto X, su sistema operativo Android y Chromecast.

Durante el tiempo que sus rivales avanzaban en esta línea, Microsoft daba bandazos con su sistema operativo para ordenadores Windows 8 y su tableta Surface, que no ha cumplido con las expectativas.

Hace tan solo un mes, la tecnológica hizo público su informe anual de resultados donde se reflejaba las débiles ventas que ha obtenido este dispositivo desde su comercialización: la tableta ha generado hasta el momento tan solo 853 millones de dólares.

Con el gadget, Ballmer esperaba meterse de lleno en este mercado en un momento crucial, pero los altos costes en publicidad y una amortización que tuvo que pagar debido a un recorte de precios en Surface RT que no fueron vendidas, empañaron sus resultados. Ante este panorama, el todavía CEO reconoció que quizás habían fabricado demasiadas unidades.

A Ballmer se le ha acusado de no saber vislumbrar a tiempo los cambios de tendencia que han hecho encoger los ingresos de la empresa. Llegó tarde con el negocio de los buscadores y también con el de las tabletas. Dijo que el iPhone no tendría éxito. Que era muy caro y no tenía teclado físico. También se rió de Android, argumentando que era muy complejo. Algo que quiere cambiar la compañía tras su marcha y con la adquisición de Nokia.

El 'tercer ecosistema'

La compra de la división de Dispositivos y Servicios de Nokia por parte de Micrososft puede ser muy positiva para ambas empresas. Para empezar, con este movimiento, los de Redmond se erigen como una compañía de dispositivos, además de software, y acaban de un plumazo con los rumores de compra por parte de otra compañía. Si Nokia dejaba Windows Phone, se acababa su corta historia en el mercado de los móviles.

La integración permitirá también a Microsoft ejercer el control directo sobre los dispositivos. Esto redundará en procesos más rápidos, lo que mejorará el producto final.

Por otro lado, también ganará más por cada dispositivo. Actualmente, Microsoft obtiene 10 dólares por cada Nokia con Windows Phone vendido

"Unir a estos dos grandes equipos acelerará la cuota y los beneficios de Microsoft en el mundo de la telefonía y mejorará las oportunidades tanto para Microsoft como para sus socios en toda nuestra familia de servicios y dispositivos", señaló Ballmer en un comunicado conjunto con Nokia y firmado por Steve y Stephen".

Y no le falta razón. Con este movimiento Microsoft se acerca a la política de Apple: una compañía centrada de forma intensa en un único hardware y software.

El mejor ejemplo en el que se pueden fijar es Google. Antes de la compra de Motorola, el gigante de internet tan solo se limitaba a distribuir su SO para otros fabricantes como Samsung, LG o HTC, que lo modifican a su antojo en sus distintos dispositivos. Más tarde lanzó al mercado su smartphone Nexus gracias a LG y con Android puro, y hace tan solo un mes se estrenó con, esta vez sí, su propio teléfono: el Moto X. Un dispositivo fabricado íntegramente en EEUU.

Nokia por su parte, se gana un aliado que puede salvar sus números. El pasado mes de julio la compañía presentó resultados. Aunque las ventas de Lumia siguieron creciendo desde los 5,6 millones del último trimestre hasta los 7,4 millones (superando de esta forma a BlackBerry), los ingresos se desplomaron un 24% respecto al año anterior, llegando apenas a los 5.700 millones de euros.

Ganadores y perdedores tras la compra

Tras esta adquisición Europa pierde un referente tecnológico histórico y compañías como Samsung, HTC, LG o Sony una carta con la que poder amenazar a Google. Ahora que Microsoft se ha hecho con Nokia, no queda ningún sistema operativo de éxito que no tenga un fabricante detrás.

De momento, en el blog de Windows apuntan a que quieren seguir manteniendo el modelo de sistema operativo con muchos fabricantes. El propio vicepresidente de Microsoft, Terry Myerson, ha asegurado que "la compra de Nokia ayudará a crear más mercado para Windows Phone, Microsoft y los fabricantes con los que hemos trabajado anteriormente".

Algo que está por ver ya que muchas marcas no quieren depender de un creador de una plataforma que además fabrique. Pero las alternativas en este sentido pasan por Firefox OS, Tizen, Ubuntu o Jolla. Sistemas operativos que de momento generan muchas dudas.

También queda por resolver quién será el sucesor de Ballmer. El todavía CEO de Nokia Stephen Elop, vuelve a la que fuera su casa y de momento será nombrado vicepresidente de la división de Dispositivos y Servicios de la nueva Nokia, pero muchos medios ya lo colocan a la cabeza de Microsoft...

Nokia Microsoft
El redactor recomienda