A LA VENTA EN 2014 POR 499 DÓLARES

Probamos las Google Glass en Madrid

Son tan ligeras que no te enteras de que las llevas puestas. Tampoco molestan. Al no incluir cristales ni montura inferior permiten ver con total claridad

Foto: Probamos las Google Glass en Madrid
Probamos las Google Glass en Madrid

Son tan ligeras que no te enteras de que las llevas puestas. Tampoco molestan. Al no incluir cristales ni montura inferior permiten ver con total claridad todo lo que hay en tu entorno, pero también acceder a internet. Hablamos del gadget estrella del momento: las Google Glass, que están llamadas a revolucionar la forma que tenemos de conectarnos a la red.

Hace un año, la tecnológica presentó sus gafas inteligentes en el congreso para desarrolladores que celebra todos los años en San Francisco, sin embargo, aún falta mucho para que lleguen al mercado. En concreto, a principios de 2014, en el próximo I/O de Google y a un precio de 499$. El secretismo que ha rodeado desde entonces al dispositivo ha sido máximo y más aún sobre sus componentes.

Teknautas ha tenido acceso a las gafas gracias al desarrollador español Julián Beltrán, de la compañía Glassters, especialista en desarrollo de aplicaciones para Google Glass.

El nuevo aparato tecnológico de Google consiste en un dispositivo con cámara de 5 megapíxeles, GPS, micrófono y un pequeño visor. En la patilla se encuentra la batería (que en esta versión para desarrolladores sólo dura 6 horas, pero la final aguantará todo un día), un conector micro-USB, distintos sensores como por ejemplo el de vibración, además del resto de la electrónica compuesta de un procesador, memoria RAM y conectividad bluetooth y wifi. 

Más fácil de usar que un 'smartphone'

Pero lo que más sorprende es el manejo tan sencillo, al igual que los comandos que se deben ejecutar para que funcione. La pantalla se activa simplemente tocando la patilla derecha, que es táctil. Para moverse por los menús tan sólo es necesario mover el dedo por su superficie. Se puede observar la información a través de un pequeño proyector y un prisma que rebota la luz y se ajusta a cada ojo. Para ello hay que orientar un poco la vista hacia arriba a la derecha

También funciona emparejado de forma inalámbrica a otros dispositivos como nuestro smartphone, mostrando avisos y notificaciones en la pantalla.

Glass tiene, además, un botón para tomar fotografías y vídeos, aunque esto es posible hacerlo por voz. Diciendo "Ok, Glass" y después "take a picture" o lo que se quiera hacer, las gafas reaccionan exactamente igual que un asistente de voz. El tiempo de respuesta es de un segundo aproximadamente, no tardando prácticamente nada entre el momento en que se da la orden hasta que se obtiene un resultado.

En Teknautas lo hemos probado en un sitio cerrado con unos resultados realmente espectaculares y según Beltrán en exteriores tampoco decepciona. "Cuando hay ruido, el dispositivo también distingue perfectamente la voz del propietario gracias a las vibraciones de su laringe, lo que hace que funcione mejor que otros asistentes como, por ejemplo, Siri".

"Las gafas reproducen el audio a través de un sistema de conducción directa a los huesos cercanos al oído, ofreciendo un sonido nítido y eliminando todo tipo de interferencias", ha añadido Beltrán.

La sensación al interactuar con ellas es sorprendente. No deja de resultar chocante poder acceder a infinidad de contenidos desde cualquier parte sin tener que sacar el smartphone del bolsillo. También lo es verlo desde fuera. Insistimos en que el usuario tiene que levantar la mirada ligeramente hacia su derecha para consultar los distintos contenidos al mismo tiempo que sigue con su día a día, algo que puede resultar desconcertante para cualquier interlocutor.

Cuesta imaginar un futuro en el que todos los ciudadanos tengan unas gafas inteligentes con las que puedan consultar internet, el GPS, la cartelera de cine, tomar fotografías, hacer vídeos u obtener la información de un edificio emblemático en concreto al mismo tiempo que caminan por la calle. Pero también resultaba difícil hace años pensar que todos estaríamos conectados permanentemente a un teléfono móvil inteligente y que con él podríamos consultar el tiempo, mirar nuestro correo electrónico o abrir la puerta de nuestra casa. De momento, tendremos que esperar a 2014 para ver la aceptación que tiene este gadget en el mercado, pero todo apunta a que puede revolucionarlo.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios