El industrial millonario que jamás se dejaba afeitar

El industrial millonario que jamás se dejaba afeitar

Llegó a ser el hombre más poderoso de Barcelona y durante los últimos meses de su vida residió en Suiza, temeroso de que si volvía a España acabara en la cárcel por fraude fiscal