Lo que el ADN de los huesos podría revelar de las niñas del caso Alcàsser: ¿hubo fallos en la investigación?
  1. Sucesos
se confirman las sospechas

Lo que el ADN de los huesos podría revelar de las niñas del caso Alcàsser: ¿hubo fallos en la investigación?

Los huesos de falange hallados en la fosa de La Romana hace un año por un excursionista pertenecen a una de las tres víctimas del crimen de Alcàsser pero, ¿a quién?

placeholder Foto: Las 'niñas de Alcàsser': 27 años del triple crimen que tuvo en vilo a españa
Las 'niñas de Alcàsser': 27 años del triple crimen que tuvo en vilo a españa

Después de que se publicara el documental lanzado por Netflix, la supuesta tercera vía anunciada por el doctor Frontela a principios de año y la muerte del periodista Juan Ignacio Blanco sin que se llegara a desvelar la existencia de la supuesta cinta de 'snuff' — todo ocurrido en el pasado año 2019 — nadie pensó que podrían surgir más novedades sobre el caso de Alcàsser, uno de los crímenes más polémicos del país. Fue justo en pleno verano, cuando la investigación había vuelto a despertar el interés y levantar heridas para muchos, cuando salió a la luz otra impactante noticia: el hallazgo de huesos humanos en la fosa donde hallaron a las tres víctimas. Ahora, meses después de que se analizaran estos restos, finalmente han confirmado que pertenece a una de las tres víctimas del triple asesinato. Pero, ¿a quién?

Según han confirmado fuentes judiciales a Europa Press, los huesos pertenecen a Miriam García, Toñi Gómez ó a Desireé Hernández. El informe forense que se ha trasladado al Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira (Valencia), que investigó los hechos, ya ha sido trasladado a la familia de la adolescente.

Foto: Toñi, Miriam y Desirée 'El caso Alcàsser' (Netflix)

El pasado mes de julio, la Guardia Civil anunció que abrían una investigación sobre unos huesos que una pareja había encontrado en la fosa ubicada en el Barranco La Romana (Valencia) mientras hacía la tan popular ruta que muchos curiosos realizan para repetir el recorrido que presuntamente realizaron Miriam García, Toñi Gómez y Desireé Hernández en el mes de junio de 2019. Según aclaró uno de los excursionistas, la pareja se sentó bajo el mismo árbol que rodea la fosa en la que fueron encontrados los cuerpos de las tres menores y vieron "algo blanco que parecía una colilla".

Después de acercarse y comprobar que se trataban de huesos, los excursionistas avisaron a las autoridades competentes y estas pasaron el caso a los laboratorios de criminalística. Después, la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia (IML) encargada de examinar los restos confirmó que los tres pequeños huesos de falange pertenecía a un ser humano. Con esta noticia quedó descartada la teoría inicial de que pudieran ser de animales.

placeholder Localización exacta del Barranco La Romana donde aparecieron los cuerpos, y el caserón en el que ocurrieron los hechos. Foto: Fuente propia
Localización exacta del Barranco La Romana donde aparecieron los cuerpos, y el caserón en el que ocurrieron los hechos. Foto: Fuente propia

A partir de ahí, el caso pasó a manos del Juzgado de Instrucción de Alzira que dirige la investigación desde entonces y ha sido el encargado de anunciar la última novedad del caso este jueves. Según ha adelantado el diario Las Provincias, los expertos han encontrado restos de ADN en los huesos de falange hallados en la fosa y, además, ha disuelto una de las dudas sobre a quién de las tres víctimas podría pertenecer.

Foto: Desireé, Miriam y Toñi, las 'niñas de Alcàsser'. (EFE)

Según ha determinado un estudio antropológico, estos resto óseos no pueden ser de Toñi, una opción que ha sido descartada por los investigadores tras revisar las autopsias realizadas en 1993 y corroborar que a la joven de 15 años no le faltaban dedos de la mano. Sin embargo, aún quedan otras dos posibilidades por descartar — teniendo en cuenta, además, que cuando descubrieron sus cuerpos, sobresalía una mano deshuesada sobre la tierra y que en esta última revisión de la autopsia descubrieron que faltaban dedos de los cuerpos de García y Hernández —, por lo que el Instituto de Medicina Legal de Valencia ha solicitado al juzgado extraer unas muestras de saliva a Rosa Folch (madre de Miriam) y Fernando García (padre de Desireé).

En 2017 hallaron un diente en la fosa que no pudo ser cotejado por su deterioro

Sin embargo, es decisión del juez autorizar o no estas pruebas y sin ellas no habría forma de demostrar que los restos corresponden al de una o dos de ellas. A pesar de que para el forense Francisco Etxeberria la respuesta está clara y considera que los restos pertenecen a las víctimas. Verdad o no, lo cierto es que estos huesos no modificarían el transcurso de la investigación o para esclarecer lo que realmente ocurrió en enero de 1992, como bien dijo en su momento el delegado de Gobierno de la Comunitat Valenciana.

placeholder Las niñas de Alcàsser.
Las niñas de Alcàsser.

Pero sí podría aportar dos nuevas percepciones. Una de ellas despertaría otras dudas al margen del triple crimen, ya que, en caso de que las pruebas de ADN dieran negativo, cabría preguntarse a quién pertenecen entonces esos huesos humanos y cómo fueron a parar en la fosa de La Romana. La otra, si los análisis finalmente coinciden con el de Miriam García o Desireé Hernández, podría alimentar los argumentos de aquellos que creen en la teoría de la conspiración, una de las vías que se han creado en torno al crimen de Alcàsser.

¿Fue un "trabajo chapuza" de la Guardia Civil?

De ser cierto que los restos óseos pertenecen a las víctimas, esto dejaría de manifiesto que hubo fallos en el levantamiento de los cuerpos (1993) por parte de los agentes — lo que apoyaría los argumentos que muchos sostienen acerca del "trabajo chapuza" de la Guardia Civil llevando el caso — o la falta de recursos por su parte en aquella época.

Pero, ¿cómo es posible que los huesos hayan aparecido ahora, 26 años después del triple asesinato? Según explicó el forense Etxeberria al diario valenciano, las lluvias que han azotado la zona a lo largo de los años podrían haber afectado al rastreo de estos huesos que se hicieron en su momento. La misma respuesta que dio después de que apareciera un diente en la misma fosa en febrero de 2017, aunque entonces no se pudo extraer el ADN por el deterioro del mismo.

La respuesta a estos análisis de ADN no aportaría nada nuevo al caso, pero sí serviría para que "la familia pueda cerrar el duelo", según opina el periodista Javier Martínez, quien cubrió toda la investigación de los crímenes desde entonces hasta ahora. "Lo que yo planteo es que la Guardia Civil haga otra criba de la tierra y recojan todos los restos", apunta el periodista.

Por el contrario, en caso de que se demuestre que los restos biológicos no corresponden con los de las menores, este hallazgo arrojaría nuevas dudas sobre el paradero de unos huesos en ese lugar que durante más de una década ha sido el foco de atención de gran cantidad de turistas y curiosos que han acudido a Alcàsser con el deseo de 'revivir' el crimen. "Han parado a gente que ha ido ahí a hacer sesiones de espiritismo", señala Martínez, quien añade, además, que está "convencido", como el doctor Etxebarría, de que el cotejo dará positivo.

Crimen de Alcàsser ADN
El redactor recomienda