según un estudio de la universidad de bournemouth

Alarma entre la población de 40 años por el aumento de casos de demencia senil

La contaminación, el clima y el estrés ayudan a desarrollar problemas cognitivos y de memoria en personas de mediana edad que habitan en países occidentales

Foto: La demencia senil aparece cada vez a edades más tempranas (Corbis)
La demencia senil aparece cada vez a edades más tempranas (Corbis)

Se va colando en nuestras vidas sin que nos demos cuenta. El paso del tiempo lleva a muchas personas a desarrollar demencia senil, pero según un estudio de la Universidad de Bournemouth las personas jóvenes tampoco se libran de ella. Los países occidentales están registrando un alarmante número de casos desarrollados precozmente en personas de poco más de 40 años. La culpa parece tenerla el estrés, el clima y la contaminación ambiental.

Según los expertos, los principales responsables de la demencia senil en personas consideradas de mediana edad son los factores ambientales, incluyendo la intoxicación del aire por los coches y los aviones, aunque también el estrés. “Una tasa de aumento tan alto en tan poco tiempo sugiere una epidemia silenciosa que no sólo se vería afectada por la edad, sino también por las condiciones climáticas”, afirma preocupado Colin Pritchard, científico de la universidad donde se realizó la investigación. 

No significa que tengamos que dejar de lado el mundo moderno

El equipo que ha realizado los análisis también ha determinado que la posibilidad de detectar precozmente la demencia se debe a la mejora de las técnicas de pronóstico, por lo que en sus conclusiones para solucionar el problema no apuntan hacia el abandono de la modernidad. “El cambio climático en los últimos 20 años se ha visto provocado por varias esferas de la vida humana, como el uso de productos petroquímicos, la utilización de insecticidas, los campos electromagnéticos, etc. Pero eso no significa que tengamos que dejar de lado el mundo moderno, sino más bien trabajar para que sea más saludable”, indicó otro experto que investigó en el estudio.

Las mejoras en la forma de vida que ha conllevado el desarrollo de la tecnología ha motivado que crezca la esperanza de vida. Un punto que se convertirá en un grave problema cuando estas personas diagnosticadas con demencia senil a los 40 años vayan envejeciendo. Según la investigación, cada vez habrá más pacientes que requerirán ser tratados y atendidos, lo que implicará un reto para la economía occidental en un futuro cercano. 

Los datos publicados por la Universidad de Bournemouth han tenido en cuenta las cifras de personas con demencia senil en 20 países durante un periodo de 11 años. Los resultados han demostrado un “aumento desproporcionado” en los países occidentales, en particular en las personas con edades comprendidas entre 45 y 74 años y sobre todo en mujeres. Para prevenir los casos, los médicos animan a dejar de fumar, no consumir alcohol, llevar una alimentación sana y hacer ejercicio.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios