desde este viernes, 31 festejos

San Isidro 2015... Empieza la Fiera

Con 31 tardes seguidas en las que priman los carteles formados por toreros jóvenes, otro año más con la ausencia de José Tomás, comienza este viernes la mejor feria de toros del mundo

Foto: Vista general de la plaza de Las Ventas. (EFE)
Vista general de la plaza de Las Ventas. (EFE)

Empieza la fiera... La fiera que devora aficiones, desmantela futuros, arrasa ilusiones, condena mediocridades y en su máxima expresión de crueldad también destroza talentos inmensos de forma injusta y descaradamente superficial... Empieza la fiera de 31 jornadas consecutivas de paseíllos, tertulias, sobreros, frío (si no lluvia) hasta el cuarenta de mayo, o calor al sol precoz y de global cambio climático de los nuevos junios agostados. Reencuentros entre el amor y el odio con asientos incómodos de rodilla sobre omóplato, tardes de sonora protesta y deci-belíco vecino, por ruidoso y por guerrero... Y muchas veces por amigo...

31 tardes de carteles compuestos con un escalafón del que han desaparecido prácticamente del todo toreros por encima de cuarenta años, carteles de los que han desaparecido los toreros añejos, esos de más de 20 años de alternativa que, o bien por figuras o bien por orgullo, o en el más cruel  de los casos por caninos, alimentaban la parte más morbosa de la afición que suele presumir de clásica, y que lo mismo despertaban a la fiera con monstruosas e inolvidables broncas que con aclamaciones de sorpresa y reconocimiento tardío e inolvidable...

Plantel de toreros jóvenes

Pero también empieza la Feria de San Isidro... La de la verdad y la de la grandeza del toreo... La más importante del mundo... La de los olés roncos que se te clavan en la mente para los restos... La de los llenos, la de los quites, la de los sustos y los toreros a hombros por la puerta más grande y deseada... La del triunfo exaltado del que empieza y el refrendo consecuente de la figura, la que entiende de toreros anónimos susceptibles de éxito sin carnet de procedencia ni altavoces de la prensa...

Empieza la Feria con un gran plantel de toreros jóvenes. Con unas combinaciones interesantes aunque menos sonoras que otras veces: una sola tarde de Morante o Manzanares contrastan con las tres de Talavante o Perera quien, además, junto con el Juli, anunciado dos tardes, protagoniza uno de los episodios más esperados: su mano a mano en la Corrida de la Beneficiencia con los toros de Victoriano del Río (¿presidirá el nuevo Rey la corrida?). Otros atractivos singulares se pueden encontrar en el gesto del Cid de matar seis Victorinos en solitario al estilo de los maestros de los noventa Capea o Roberto Domínguez. Y muchos  toreros del gusto de Madrid salpican el resto de los carteles: Serafín Marín, Uceda Leal, Joselito Adame, Eugenio de Mora, Antonio Ferrera... Aparecen Luque, Padilla, Diego Urdiales...

Carteles a tener en cuenta

De los carteles escondidos y que ojalá escondan alguna sorpresa destacaría el 26 de mayo: Ferrera, Abellán y Luque con los del Puerto de San Lorenzo. O para aficionados más toristas aún la del 4 de junio con Urdiales, Castella y Escribano con los Adolfos... "Van a pasar cosas", que diría un amigo mío.

Las novilladas encajadas los lunes de la feria y que merecerían los mismos llenos que las tardes de relumbrón muestran lo mejor del escalafón actual y prometen, por las ganaderías elegidas, movilidad, emoción y verdad aderezada por la pasión y entrega de quien, empezando en esto, tiene la oportunidad de darse a conocer a todo el mundo taurino con el altavoz inmenso de la puerta grande...

La reciente y exitosa reaparición de José Tomás en Aguascalientes le dará a la fiera y a la Feria el protagonismo de su ausencia, de la que se seguirá hablando hasta que José Tomás quiera... Quiera volver a Madrid, se entiende.

La nostalgia de toreros cuarentones o en cuarentena, por distintos o escondidos motivos, y la ausencia de un mayor compromiso con Madrid de las figuras no presuponen una mala Feria. Al contrario, la fiera se amansa con los toreros desconocidos o en trances de poco éxito, la selección y aprobación del ganado se hace con menos prejuicios y el público, sabedor de su poder, puede que se concentre este año más en sacar héroes que en castigar reyes... Que de ambas cosas lleva haciendo gala desde que Don Livinio inventara la Feria de San Isidro a finales de los cuarenta... ¡Con cinco corridas de abono, qué poco de fiera tenía por entonces la Feria...!

Se nos viene encima la fiera... Y con más ánimo, afición, e ilusión que nunca aquí estamos para lidiar con ella y componer con el trasteo del "tarde a tarde" una Feria que, ojalá, se nos haga inolvidable.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios