EL MAQUINISTA ACUDE VOLUNTARIAMENTE AL JUZGADO PARA AMPLIAR SU DECLARACIÓN

El autor de la llamada al maquinista fue el interventor que viajaba a bordo del Alvia

La llamada telefónica que recibió en el momento de descarrilar Francisco José Garzón Amo, maquinista del tren accidentado en Santiago, era del interventor que viajaba en

Foto: Inspección del tren descarrilado. (EFE)
Inspección del tren descarrilado. (EFE)

El único imputado por el accidente de Santiago, el maquinista del Alvia, Francisco José Garzón Amo, ha acudido esta mañana voluntariamente a los Juzgados de Santiago de Compostela para confirmar que en el momento del accidente estaba hablando por teléfono con una persona de Renfe, un dato que trascendió ayer tras un primer análisis de los datos registrados por las cajas negras del convoy.

En su declaración, el maquinista ha revelado la identidad de la persona que le llamó: el interventor de Renfe que viajaba en el mismo tren accidentado. Según la investigación policial, se trata de Antonio Martín Marugán, que resultó herido leve en el siniestro. El juez lo llamará a declarar como testigo en las próximas horas. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, su comparecencia se producirá a partir de mañana.  

En su primera declaración en sede judicial, el pasado domingo, Garzón Amo omitió la existencia de esa conversación telefónica. De hecho, afirmó que desconocía por el que se despistó y no frenó el tren antes de llegar a la curva de A Grandeira. El Alvia descarriló a 153 km/h, una velocidad muy superior al máximo de 80 km/h fijado para ese tramo.  

El interventor tampoco reveló a los agentes que le interrogaron en las horas siguientes al accidente que se había producido esa llamada telefónica. Martín Marugán, nacido en 1952 y empleado de Renfe desde 1967, dijo que sólo había hablado una vez con Garzón Amo y que ese contacto tuvo lugar en la estación de Ourense. Sin embargo, las cajas negras han desvelado una llamada posterior entre ambos realizada a través de sus teléfonos móviles corporativos. 

El móvil privado del maquinista ya ha sido analizado por los investigadores en sede judicial. Se trata de una teléfono de la marca Samsung que funciona con tarjeta de prepago. Sin embargo, el móvil corporativo a través del que se produjo la llamada despareció después del accidente. Por ello, el juez ha pedido a las compañías telefónicas de ambos terminarles que aporten a la causa toda la información disponible sobre el tráfico asociado a esos números, como llamadas entrantes, salientes, mensajes... Además, ha pedido un nuevo análisis del móvil privado para descartar que se haya borrado intencionadamente el rastro de llamadas relevantes para la causa.  

El juez pide a Adif datos sobre el radio de la curva

El juez también quiere conocer más datos sobre la trayectoria laboral del maquinista. Por lo pronto, ha solicitado a Renfe que le remita la vida laboral del imputado (resultados de controles de tóxicos realizados en los últimos años por la empresa, resultados de pruebas de condiciones psicofísicas, bajas, experiencia en el trayecto donde se produjo el siniestro, cursos...), información sobre la hora a la que comenzó su jornada el día del accidente y el tiempo efectivo que dedicó a la conducción, el contenido de las cajas negras de otros trenes que hayan realizado el mismo recorrido y documentos sobre las velocidades registradas en la línea, sobre las características de la máquina y sobre la normativa que debe observar el personal en cabina.

Además, el instructor del caso ha pedido a Adif que le remita un informe sobre el estado de las vías y los peraltes en la zona del accidente, y también sobre las señales y balizas físicas y luminosas del trayecto Ourense-Santiago, además de datos sobre el radio de la curva en la que se produjo el descarrilamiento.

La incógnita queda despejada

Hasta ahora, la identidad del interlocutor del maquinista era una incógnita. Las cajas negras sólo captaron la voz de Garzón Amo. Pero el conductor ha admitido este miércoles la existencia de esa llamada y ha identificado a la persona que estaba al otro lado del teléfono. También ha asegurado que el contenido del diálogo, que se prolongó durante dos minutos y terminó segundos antes del descarrilamiento, versó sobre la vía que debía utilizar en su llegada al nudo de Pontedeume, a pocos kilómetros de Ferrol, última parada de ese servicio. Este último extremo ya estaba confirmado por los registros de voz de la cabina.

De la grabación del sonido de cabina también se desprende que en el momento en el que se produjo esa conversación telefónica, el maquinista podía estar comprobando un "plano" o algún documento similar, una circunstancia añadida que pudo contribuir a su desorientación. 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios